Salud, Respuestas de Salud

¿Cuándo hay que tomar simvastatina?

La simvastatina es un medicamento que pertenece a la familia de los hipolipemiantes: es capaz de bajar el nivel de colesterol en sangre y disminuir el riesgo de problemas cardiovasculares. Los medicamentos con simvastatina son de los más recetados en el sistema de salud pública española, llegando al top 3 por número de envases facturados. Pero ¿qué es exactamente la simvastatina? ¿cómo funciona? ¿cuándo hay que tomarla? Estas y otras dudas más las respondemos en este artículo.

¿Qué es la simvastatina?

La simvastatina es una molécula capaz de bajar el colesterol en sangre que pertenece al grupo de las estatinas (simvastatina, atorvastatina, rosuvastatina y otros fármacos con la misma terminación). Es un producto derivado de la lovastatina, el primer hipolipemiante conocido de este grupo. La lovastatina también es llamada monacolina K, que es la molécula responsable de bajar el colesterol contenida en la levadura roja de arroz. Pero la industria química modificó la lovastatina un poquito para crear la simvastatina, una molécula más segura para el hígado y capaz de reducir más aún los niveles de colesterol que la lovastatina original.

¿Cómo funciona la simvastatina?

Todas las estatinas funcionan inhibiendo una enzima clave en la síntesis del colesterol, la betaHidroxi-betaMetilG-Coenzima A-reductasa (HMG-CoA-reductasa). Esta enzima sintetiza ácido mevalónico y, 9 reacciones químicas más tarde, el ácido mevalónico da lugar al colesterol. Nuestro cuerpo sintetiza colesterol porque es una molécula fundamental para la vida: el colesterol es parte de las membranas de las células de nuestro cuerpo, es precursor de las hormonas sexuales y del cortisol, es fundamental en el metabolismo de la vitamina D… pero como en exceso también es un problema, las estatinas son unas herramientas muy útiles para tener a raya al colesterol.

¿Cuándo hay que tomar simvastatina?

La respuesta “fácil” es cuando lo diga el médico, pues la simvastatina no es un medicamento de autocuidado. Es el médico el que escoge qué tratamiento instaurar para obtener el máximo beneficio con la menor cantidad de efectos adversos posibles. Molécula, dosis, seguimiento… todo eso lo controla el médico. Pero sí que podemos decir que se utiliza cuando:

  • El colesterol está por encima de los límites aceptables y no baja con dieta y ejercicio.
  • Cuando ha habido problemas de salud en los que es fundamental mantener bajos los niveles de colesterol total (ictus, infarto de miocardio, diabetes…). La simvastatina y otras estatinas han demostrado proteger de eventos cardiovasculares adversos y puede recetarse aún si el colesterol no está “disparatadamente alto”.

Hay algunas líneas básicas respecto al tratamiento con simvastatina:

  • Se suele instaurar junto con modificaciones en el estilo de vida que ayuden a reducir el nivel de colesterol, como cuidar la dieta y hacer ejercicio según las capacidades de cada uno.
  • La simvastatina complementa estas medidas, no está para compensar los excesos (ya hemos visto a quien que cree que con subir la dosis ya puede comer lo que le da la gana y no es así). Esto es válido para todas las estatinas.
  • La dosis depende del riesgo cardiovascular de cada uno. Este riesgo depende del nivel de colesterol en sangre (normalmente se mira el colesterol-LDL o el colesterol total), de la historia familiar, de la presión arterial, de otras enfermedades como la diabetes, si se es fumador o no… de ahí la importancia de la valoración médica.

Una vez que comienza el tratamiento es importante vigilar la aparición de efectos adversos. El médico los valora a través de analíticas y a través de la información que recaba el paciente durante los primeros meses de tratamiento.

¿Cuáles son los efectos adversos más frecuentes?

La simvastatina es un medicamento muy bien tolerado, de ahí que sea uno de los medicamentos más recetados en nuestro sistema público de salud. Los efectos adversos más frecuentes de la simvastatina se clasifican como “raros”, es decir, le ocurren a hasta 1 de cada 1000 personas. Entre ellos encontramos:

  • Dolor muscular.
  • Dolor de cabeza.
  • Estreñimiento.
  • Dolor abdominal.
  • Erupciones en la piel.

Estos problemas se resuelven hablando con un profesional de la salud: habla con tu médico o tu farmacéutico, pero no abandones la medicación por cuenta propia. Hay muchas estrategias según las molestias. Por ejemplo, si hay dolor muscular el médico puede optar por cambiar el medicamento o por retirar momentáneamente la simvastatina para luego reintroducirla a una dosis menor. 

¿Puede la coenzima Q10 disminuir los efectos adversos de las estatinas?

La evidencia no es contundente aún, pero parece que la coenzima Q10 podría ayudar en algunos casos. Algunos efectos adversos de las estatinas podrían estar relacionados con la disminución de la coenzima Q10 y no tanto con una interacción orgánica con la propia simvastatina, pues la coenzima Q10 también se sintetiza a partir del ácido mevalónico y requiere la intervención de la HMG-CoA reductasa. Así, bloquear la síntesis de colesterol lleva a bloquear la síntesis de coenzima Q10, una molécula fundamental para nuestro organismo. Pero los ensayos clínicos no han sido contundentes aún por lo que, antes de comenzar a tomar suplementos de coenzima Q10, habla con tu farmacéutico de confianza para que te ayude a valorar tu caso.

facebook twitter linkedin