Vitaminas, Respuestas de Salud

¿Qué es la coenzima Q10?

|

La coenzima Q10 (CoQ10) está presente en muchos productos de farmacia: complementos alimentarios, complejos vitamínicos o cosméticos contienen CoQ10 en su composición. La mayoría de nosotros somos capaces de sintetizar coenzima Q10 para nuestras necesidades diarias, de ahí que no sea considerada un nutriente esencial o una vitamina. Pero como en algunas situaciones es necesario suplementar la dieta con coenzima Q10, diremos que es un nutriente condicionalmente esencial. Hablamos en este artículo sobre la naturaleza de la CoQ10, su funcionamiento, y las condiciones en las que puede ser necesaria la suplementación con CoQ10.

¿Qué es exactamente la coenzima Q10?

La CoQ10 pertenece a la familia de las ubiquinonas, unas moléculas con cierto parecido a la vitamina  E o la vitamina K. Las ubiquinonas contienen un núcleo tipo “quinona”, no muy diferente al de la vitamina K. Por otro lado, tienen una “colita” formada por la unión repetitiva de una molécula llamada isopreno, como algunas formas de vitamina E (específicamente los tocoferoles). Originalmente se las llamó “vitamina Q”, después “coenzima Q” cuando se vio que no eran vitaminas y que las podíamos sintetizar por nosotros mismos.  El subíndice “10” se refiere al número de isoprenos en la colita: CoQ10 indica que tiene 10 isoprenos en su colita. Esta estructura hace de la CoQ10 una molécula afín a las membranas celulares e insoluble en agua.

La coenzima Q10 participa en reacciones químicas con las que las células obtienen energía, reacciones que están muy conservadas en los distintos seres vivos. Encontramos CoQ10 (así como otras coenzimas Q) en muchos seres vivos además de los humanos.

¿De dónde proviene la coenzima Q10?

Nosotros sintetizamos nuestra propia coenzima Q10 a través de varias reacciones químicas que parten del aminoácido tirosina, del oxígeno que respiramos y de nutrientes como los carbohidratos o los lípidos. También proviene de la dieta: está presente en muchos alimentos de origen vegetal y animal, pero sobre todo la encontramos en tejidos que sintetizan o gastan energía (músculos, corazón e hígado).

¿Qué funciones cumple la coenzima Q10 en nuestro cuerpo?

La coenzima Q10 está involucrada en reacciones en las que las moléculas intercambian electrones, pues su estructura le permite acomodar muy bien la carga negativa de los electrones. Entre ellas encontramos:

  • Respiración celular. Respiración celular es el nombre del conjunto de reacciones que realiza una célula para obtener energía a partir de los nutrientes. La CoQ10 es un intermediario, pasando electrones desde un punto a otro de la cadena respiratoria.
  • Antioxidante. La CoQ10 evita que se produzcan reacciones de oxidación en moléculas que no queremos que se oxiden. A cambio se oxida ella misma, pero acomoda y libera electrones con facilidad y podemos sintetizar más, por lo que el cuerpo prefiere oxidar a la CoQ10 que a otras moléculas. Protege de la oxidación a lípidos, al colesterol LDL, a proteínas, al ADN e incluso a la propia vitamina E (se oxida antes que ella).
  • Participa en reacciones de regulación del metabolismo. La CoQ10 está involucrada en reacciones de regulación del desarrollo celular, del funcionamiento de la mitocondria (organelo celular donde se obtiene energía) y de la promoción de la apoptosis (muerte celular ordenada).
  • Antiinflamatorio. La CoQ10 estimula a los linfocitos para iniciar reacciones que regulan la inflamación mediada por el sistema inmune.

¿Qué beneficios se pueden obtener al tomar coenzima Q10?

La mayoría de nosotros no necesitamos añadir coenzima Q10 a la dieta pues sintetizamos la propia. Pero algunos casos sí que se podrían benefician al tomar CoQ10:

  • Algunas personas mayores. La síntesis de CoQ10 disminuye con la edad, con lo que algunos casos podrían verse beneficiados al tomar CoQ10, particularmente si no toman carne o hígado.
  • Usuarios de estatinas. Curiosamente, la síntesis de colesterol y de CoQ10 comparten reacciones químicas. Al tomar estatinas para frenar la síntesis de colesterol (simvastatina, atorvastatina, etc) también disminuye la síntesis de CoQ10.
  • Ciertas migrañas. La CoQ10  mostró disminuir la frecuencia de ciertos tipos de migraña en un pequeño ensayo clínico.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva. La CoQ10  puede reducir la falta de aire, el edema y la frecuencia de hospitalización de pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Enfermedades cardiovasculares. La CoQ10  puede ayudar a reducir la hipertensión, los problemas cardíacos después de un infarto, o a reducir los valores de marcadores de inflamación en pacientes con problemas en las arterias coronarias.
  • Problemas neurológicos. La suplementación con CoQ10 puede ayudar modestamente con algunos síntomas de Parkinson.

Ahora bien, estos ensayos clínicos se han hecho con diferentes cantidades diarias, durante distintos tiempos, y en ciertas poblaciones de pacientes. Si crees que te puedes beneficiar con el uso de coenzima Q10 comparte tus inquietudes con tu farmacia de confianza, donde sabrán indicarte si la CoQ10  es adecuada para tu caso, en qué cantidades y durante cuánto tiempo.