Aftas o llagas bucales: remedios y consejos

 

Las aftas o llagas son lesiones redondeadas que aparecen en la cara interna de mejillas, labios o la propia lengua.  Pueden tener aspecto inflamado y los colores van del blanco al rojo, pasando por el gris o el amarillento. Causan dolor y molestias al comer y hablar, pero no son graves y desaparecen en un par de semanas.  Los tratamientos disponibles en la farmacia ayudarán a que la cicatrización se acelere, y también disminuirán el dolor y la inflamación.

 

¿Por qué tengo aftas bucales?

 

Muchos factores influyen en la aparición de aftas bucales, y no todos fáciles de controlar.  Entre ellos:

  • Estrés
  • Cambios hormonales como los propios de pubertad, embarazo o menopausia
  • Carencia de hierro
  • Carencia de vitamina B12
  • Factores genéticos
  • Algunas enfermedades como el síndrome de Behcet o la enfermedad de Crohn
  • Cesación tabáquica. Al dejar de fumar algunas personas sufren aftas durante un tiempo
  • Aparatos bucales mal ajustados: ortodoncia, dentaduras, o incluso material sobrante de una reparación de un diente pueden rozar contra la mucosa, causando una herida.

 

¿Qué productos pueden tratar las aftas bucales?

 

Hay muchos productos que te permitirán cuidar tu boca y bajar las molestias causadas por un afta. Entre ellos tenemos:

  • Caramelos de hidrocortisona:  Se utilizan por su efecto antiinflamatorio. Existía una versión infantil, pero ahora sólo se comercializa su versión para adultos. La idea detrás de este cambio es no exponer a los niños a la hidrocortisona, ya que existen productos muy efectivos y más adecuados para su edad.
  • Gotas o colutorios medicados: Permiten que las aftas se curen con más rapidez y que el dolor disminuya.  Entre los principios activo utilizados hay salicilatos, anestésicos locales, antisépticos y corticoides. Suelen ser muy efectivos, pero pueden escocer un poco en el momento de utilizarlo. Se comercializan como gotas para aplicar localmente o como colutorios para realizar enjuagues bucales.
  • Productos en base a ácido hialurónico: son los productos más nuevos. El ácido hialurónico es un producto natural con actividad anti edema que es capaz de hacer una muy buena barrera, con lo que la lesión se aísla del medio y puede repararse más rápidamente. Hay presentaciones para todas las edades y estilos: geles adhesivos, colutorios, e incluso en spray.

 

¿Qué puedo hacer si me sale un afta?

 

Además de tratarla con productos específicos, puedes tomar una serie de precauciones que favorezcan la curación del afta:

  • Evita comidas muy duras, picantes, calientes o muy saladas.
  • Es mejor sorber las bebidas con cañita y no beberlas directamente del vaso.
  • Cuida no lastimar la zona de la herida al cepillarte los dientes
  • Evita la goma de mascar
  • Deja el afta tranquila, ya que morder y repasar la zona con la lengua retrasa la curación

 

¿Cuándo debo visitar al médico por las aftas?

 

Debes visitar al médico si las aftas no se curan en 2-3 semanas, si se extienden, o si empeoran el dolor y aspecto aun utilizando el tratamiento recomendado. El médico podrá recetarte tratamientos más adecuados para tus aftas que los que se pueden dar sin receta. También es importante que el médico revise las lesiones que parecen aftas pero no duelen nada, y que en vez de ser suaves se sientes ásperas y duras al tacto.