Salud, Respuestas de Salud

¿Cómo curar las ampollas de los pies?

Las típicas ampollas en los pies aparecen cuando la capa superficial de la piel (epidermis) se separa de las capas inferiores por culpa de la fricción o la presión. Ya sea porque el calzado es nuevo, los calcetines aprietan o los kilómetros son muchos, la respuesta del pie es la misma: los tejidos de la zona lesionada exudan líquido para rellenar el espacio generado y para proteger los tejidos más profundos de la piel. ¿Qué podemos hacer para favorecer la curación de estas heridas? ¿Cuándo hay que ver a un médico por tener ampollas en los pies?

¿Cómo curar una ampolla en los pies?

Una vez que ha aparecido una ampolla en los pies debido a la fricción del caminar o la presión de los zapatos podemos actuar de dos maneras:

  • Dejarla estar. La piel eventualmente reabsorbe el líquido por sí misma en un par de días, sin necesidad de intervenir. Esto tiene la ventaja de permitir la reparación de la piel mientras está protegida por el líquido de la ampolla. El líquido favorece la curación y, al haber un aislamiento del exterior, la piel de la herida no puede infectarse. Las ampollas pequeñas y poco molestas pueden ir por esta vía pero, si la ampolla es muy grande y dificulta la vida diaria, es posible que necesites drenarla.
  • Drenarla. No es la opción preferible por defecto, ya que se pierde el líquido protector y facilita la aparición de infecciones, pero puede ser la única opción para seguir caminando con comodidad. El médico que pincha la ampolla lo hace condiciones asépticas: desinfecta bien la piel de la ampolla, lava bien sus manos y utiliza una aguja estéril para perforar la ampolla sin romper la piel exterior más que en un punto.

En cualquiera de los dos casos el final es el mismo: hay que cubrir la ampolla con un apósito para que no se rompa (en el primer caso) o para mantenerla limpia, seca y que no se infecte (en el segundo caso). Si la ampolla se rompe sola corresponderá desinfectarla y cubrirla para evitar una infección.

¿Con qué cubrir una ampolla en los pies?

Los apósitos normales pueden ofrecer una cierta protección, y los que están acolchados aún más. Pero los mejores productos son los apósitos hidrocoloides (Compeed®, Urgo®, Hansaplast® y otros). Estos geles absorben el exceso de fluido, protegiendo del dolor y de la fricción de forma superior a los apósitos más básicos. Además mantienen la humedad en la zona, permitiendo que la herida repare mucho mejor y sin riesgo de infección que dejándola secar al aire libre. Frente a la duda, en la farmacia sabrán ayudarte a escoger el mejor apósito y el mejor tratamiento para tus ampollas en los pies.

¿Cuándo ver a un profesional por una ampolla?

Normalmente una ampolla en los pies es una herida menor que se resuelve por sí sola, pero estos casos requieren que un profesional de la salud (medicina, enfermería) la revise:

  • Cuando está infectada (el líquido en el interior es amarillo, verde, opaco y espeso en vez de transparente y fluido).
  • Cuando el área alrededor de la ampolla está roja o adolorida.
  • Cuando pasan los días y la ampolla no se cura.