Analgésicos para hipertensos

No todos los medicamentos son adecuados para pacientes hipertensos, y los analgésicos son uno de ellos.

 

 

¿Qué tipos de analgésicos hay?

 

El ácido acetilsalicílico (Aspirina®) y el paracetamol se consideran los analgésicos de elección para dolores leves a moderados en pacientes hipertensos sin otros problemas de salud. Los AINEs (Anti-Inflamatorios No Esteroideos) como el ibuprofeno no se consideran medicamentos de primera línea para pacientes hipertensos, ya que pueden subir temporalmente la tensión arterial. Otro tipo de medicamentos para el dolor más severo, como los opioides o ciertos antidepresivos, no se deben utilizar sin consejo médico y no los trataremos aquí.

 

 

¿Por qué los AINEs suben la tensión?

 

Sin entrar en detalles farmacológicos aburridos, podemos decir que los AINEs causan un aumento temporal de la tensión arterial que no puede ser separado de su acción analgésica. Los AINEs interfieren con la labor del riñón, uno de los grandes controladores de la tensión arterial, a través de los siguientes mecanismos:

 

  • El riñón filtra el líquido corporal para crear orina, y los AINEs alteran esta función. Más líquido en las arterias lleva a más presión arterial.
  • Parte del control del calibre arterial, es decir, de la abertura que tiene la arteria para dejar pasar sangre, se gestiona desde el riñón, y los AINEs alteran esta gestión estrechando las arterias. Si las arterias son más estrechas la tensión arterial sube, ya que el mismo líquido hace más fuerza al pasar por una arteria pequeñita que por una arteria grande.

 

Una persona sin hipertensión, que puede absorber o compensar estos cambios en la tensión arterial, no tiene problemas al utilizar AINEs por tiempos cortos hasta que el dolor desaparezca. El problema con los hipertensos es que este sistema ya está “tocado” y el medicamento le puede complicar más aún el cuadro.

 

 

¿Qué pasa si un hipertenso utiliza AINEs?

 

Dependerá del hipertenso, no será lo mismo un hipertenso controlado que un hipertenso no controlado, o un hipertenso sin otros problemas comparado con un hipertenso que además tenga otras patologías cardiovasculares. Muchos hipertensos verán cómo su tensión arterial aumenta al utilizar AINEs, sobre todo si la hipertensión estaba mal controlada al empezar el tratamiento para el dolor. Y la hipertensión elevada aumenta el riesgo de que aparezcan otras enfermedades cardiovasculares como el infarto agudo de miocardio o el accidente cerebro vascular.

No le pasará a todo el mundo: habrá a quien le pase, y habrá a quien no, pero es difícil saberlo con anterioridad a la toma del medicamento. Las probabilidades de problemas aumentan cuanto más altas son las dosis que se emplean, cuanto más tiempo se utilizan, y cuanto más agresivo con corazón y arterias sea el AINE en cuestión.

 

Por todo esto es fundamental que un hipertenso no se automedique con lo que encuentra en el botiquín familiar cuando siente dolor: si al tomar paracetamol uno o dos días no controla el dolor hay que consultar a un profesional de la salud antes de automedicarse con lo que le fue bien a la pareja, al hermano o al vecino. El medicamento que va muy bien para unos puede ir mal para otros, y el médico es el que debe decidir qué recetar a quién.

 

 

¿Por qué mi médico me receta antiinflamatorios si soy hipertenso?

 

En algunos casos el médico autorizará el uso de AINEs, pero dependerá mucho de cada paciente, del tipo de dolor, y de la duración del tratamiento. Es posible que un paciente con la tensión bien controlada y que tiene un dolor intenso que no se va con paracetamol salga de la consulta médica con una receta de anti-inflamatorios y el consejo “úsalo pocos días y vigila tu tensión arterial mientras lo usas”. Lo fundamental en estos casos es seguir el consejo médico: parar el uso del AINE si sube la tensión, y no prolongar el tratamiento más allá del tiempo necesario.

 

 

¿Puede un hipertenso usar AINEs en crema?

 

La evidencia que tenemos al día de hoy estaría indicando que el riesgo de que suba la tensión es muchísimo menor al usar los AINEs por vía tópica que por vía oral, pero todavía no se puede afirmar que es nulo.

 

Si sufres un dolor que puede ser tratado por vía tópica tu farmacéutico de confianza valorará contigo las opciones disponibles. No hay cremas basadas en paracetamol, pero sí hay cremas basadas en derivados del ácido acetilsalicílico como el Algesal®. También hay productos como ecovital Compleat Arnicrem®, basada en extracto de árnica, o los productos de la línea Aromalgic® de Pranarom, formulada con aceites esenciales analgésicos. Ahora bien, si tu tensión arterial está bien controlada, el área en la que aplicarás la crema es pequeña, y se espera que el tratamiento dure sólo unos pocos días, se podría valorar la utilización de cremas con AINEs como Ibufen® o Cinfadol®.