Asma y COVID-19

¿Por qué hablar de coronavirus y asma?

 

Aunque los coronavirus están presentes en nuestras vidas desde siempre (prácticamente todo el mundo se puede infectar con uno de estos virus alguna vez en la vida), ha surgido uno nuevo en Wuhan (China), que al parecer se ha transmitido de animales a personas y posteriormente entre personas. Este virus  se ha designado como coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV2).

La enfermedad causada por el virus se denomina oficialmente COVID-19 (del inglés COronaVIrus Disease-19) y cursa con fiebre, tos y dificultad respiratoria. Como la tos y la dificultad respiratoria son también síntomas de asma, Respirar/To Breathe ha decidido aportar información a los pacientes con asma sobre esta nueva enfermedad.

 

 

¿Quién está en riesgo de infectarse y enfermar por el coronavirus?

 

En este momento, se sabe poco sobre cómo el coronavirus afecta a las personas con asma . Un estudio reciente de 140 casos no mostró relación con el asma1. Según la OMS, los grupos de mayor riesgo incluyen:

  • Personas que cuidan a alguien que está enfermo con coronavirus
  • Personas mayores de 60 años.
  • Personas con afecciones médicas crónicas como:
    • Hipertensión arterial
    • Enfermedades del corazón
    • Diabetes
    • Asma

Las personas con asma deben tomar precauciones como  cuando cualquier tipo de enfermedad respiratoria se está extendiendo en su comunidad, como la gripe.  Se han identificado relativamente pocos niños pequeños y los infectados parecen tener una enfermedad leve3.

 

 

¿Cuáles son las medidas más eficaces para prevenir el contagio?

 

Las medidas generales para la prevención de infecciones respiratorias virales incluyen las siguientes4:

    • Lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Se puede usar un desinfectante para manos a base de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.  Video sobre el lavado correcto de manos
    • Las personas deben evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
    • Las personas deben evitar el contacto cercano con personas enfermas.
    • Las personas enfermas deben quedarse en casa (p. Ej., del trabajo, la escuela).
    • Cuando se tosa o estornude  hay que cubrirse con un pañuelo de papel, seguido de la eliminación del pañuelo en la basura.
    • Los objetos y superficies que se tocan con frecuencia deben limpiarse y desinfectarse regularmente con hipoclorito sódico (lejía) al 1%. Se puede preparar  agregando a 100 ml de lejía 900 ml de agua.

 

 

¿Es recomendable el uso de mascarillas para prevenir la COVID-2019?

 

Con los datos que disponemos actualmente hay que responder que sí. 

Desde que empezó la pandemia la recomendación del Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU. ha sido la de no utilizar mascarillas por la población sana,  (Respirar se hizo eco de esta recomendación al inicio de esta página) pero no está basado en pruebas científicas.

Una revisión de 67 estudios sobre en el uso de mascarillas y/o lavado de mano concluye que son de utilidad para para reducir la transmisión de los virus respiratorios epidémicos4. Una de las medidas que han mostrado ser eficaces en Corea para el control de la epidema es el uso de mascarillas.

En el momento actual de la pandemia donde hay portadores asintomáticos es crucial el uso de mascarillas por toda la población si tiene que salir del confinamiento (actualmente recomendado) para acudir a la farmacia, alimentación o servicios sanitarios. Cualquiera podria ser un portador asintomático y ha qye evitar a toda costa la transmisión del virus. Esto es para proteger a otros del riesgo de infectarse. El uso de máscaras faciales también es obligada para los trabajadores de la salud y otras personas que cuidan a alguien infectado con COVID-19 en entornos cercanos (en el hogar o en un centro de atención médica).

 

 

¿Existe tratamiento para la COVID-19?

 

En la actualidad no se dispone de un tratamiento eficaz para COVID-19, por lo que la prevención es de primordial interés, y parte de esta implica identificar a contactos cercanos de personas con infección por el virus confirmada.

 

Si mi hijo tiene asma y presenta fiebre, tos y dificultad respiratoria ¿cómo saber si puede haber contraido la COVID-19?

Las crisis de asma (que con frecuencia  se presentan con aumento de la tos y dificultad respiratoria) a veces son producidas por infecciones víricas respiratorias (que en general se acompañan de fiebre). Lo más probable es que estos síntomas  se deban a una infección por  los virus que habitualmente nos infectan desde siempre (como los de la gripe y el resfriado común) y no por el coronavirus.

En 7 estudios provenientes de China5 que se han publicado desde enero a marzo de 2020 en 115 niños diagnosticados de COVID-19, solamente uno tenía asma y los síntomas que presentaron fueron los siguientes:

  • Tos 64/115 (55.7%)
  • Fiebre 72/115 (62,6%
  • Dolor de garganta 9/40 (22,5%)
  • Moco nasal: 10/75 (13.3%)
  • Gastroenteritis 17/98 17,7%
  • Los estudios radiológicos que se hicieron fueron:
    • Rx de tórax convencional: normal en el 52%   //  un pulmón afectado en el 32, 6% y dos pulmones afectados en el 15,2% de las realizadas
    • TAC pulmonar: : normal el 30,2%  // un pulmón afectado en el 32,3 y dos pulmones afectados en el 36,5% de las realizadas

Por tanto los criterios clínicos que se nos proponía para sospechar COVID-19, en el momento actual de extensión comunitaria del coronavirus, no son muy útiles por el  aumento de personas infectadas que están asintomáticas y en el caso de tener asma lo más importante es actuar frente los síntomas de asma tos, pitos que salen del pecho, dificultad respiratoria y opresión del pecho.

No obstante si su hijo o hija ha estado en contacto con un caso confirmado de coronavirus y tiene cualquiera de los síntomas que se han detallado debe comunicarlo a su médico o pediatra por vía telefónica preferentemente o al teléfono que tenga habilitado su servicio de salud.    

 

 

Coronavirus: consejos de salud para personas con asma

 

Cuando las personas con asma contraen infecciones respiratorias, pueden desencadenarse sus síntomas de asma. Si se siente preocupado por lo que podría suceder si contrae el coronavirus , la mejor acción que puede tomar es seguir las recomendaciones de su médico para el control del asma:

  • Siga administando a su hijo/a el inhalador preventivo (corticoides inhalados) diariamente según lo prescrito. Esto ayudará a reducir el riesgo de un ataque de asma provocado por cualquier virus respiratorio, incluido el coronavirus.
  •  No haga caso de bulos y “fake news”. Tomar el tratamiento preventivo no enmascara los síntomas, simplemente te protegerán de tus factores desencadenantes (ácaros, pólenes, resfriados, ejercicio, …)
  • Lleve consigo su inhalador de alivio azul todos los días, por si los síntomas de asma se agravan.
  • Solicite a su médico o pediatra un plan de acción para el asma que lo ayude a reconocer y controlar los síntomas del asma cuando aparezcan.
  • Si tiene gripe, un resfriado o cualquier otra infección respiratoria, siga nuestros consejos para cuidar su asma cuando no esté bien .

Si los síntomas de asma empeoran en algún momento, solicite una cita al día siguiente con su médico de cabecera o pediatra, pero no se olvide que

  • OJO!! NO nebulizaciones. SI a los inhaladores con cámara y/o mascarilla facial. En todos los ámbitos asistenciales.
  • ¡Si empeora su asma acudan al centro sanitario con su propia cámara de inhalación!
  • Si tiene un ataque de asma, siga los pasos de su plan de acción para el asma y si es necesario llame al  061.

Si sospecha que puede tener coronavirus, llame al teléfono 112 y tenga presente las pistas ofrecidas en la tabla anterior para sospecharlo, (no vaya a ver a su pediatra o médico de cabecera).