Cáncer de mama: causas y prevención

 

Nuestro cuerpo es maravilloso, y requiere un alto nivel de coordinación para funcionar tan bien como lo hace. Contamos con mecanismos bioquímicos que indican a las células cuándo deben reproducirse, cuándo y cómo deben llevar a cabo sus diferentes funciones, y cuándo deben morir de forma controlada. Si el hígado cabe en nuestro cuerpo, la piel se pega perfectamente a los músculos o el páncreas controla bien nuestra glicemia, es porque estos mecanismos funcionan correctamente y permiten la conservación de nuestra estructura y nuestra funcionalidad.

 

Pero hay veces que estos mecanismos de control fallan, y las células comienzan a reproducirse en forma desordenada. Estas células rebeldes consumen más nutrientes de los que les tocan, ya no cumplen con su función, y en el caos que generan alteran el funcionamiento de células que todavía intentan funcionar adecuadamente. Este problema recibe el nombre de “cáncer”, y cuando esta rebeldía celular sucede en las mamas, hablamos del “cáncer de mama”. El cáncer de mama es una enfermedad que afecta a cerca de 1 cada 8 mujeres, uno de los más diagnosticados en el sexo femenino. Un hombre también puede padecer cáncer de mama, pero en este caso es menos del 1% del total de los tumores que se dan en el sexo masculino.

 

¿Cómo me doy cuenta si tengo cáncer de mama?

 

A medida que las células rebeldes ocupan tejido mamario pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Nódulo o engrosamiento mamario, que puede sentirse diferente al resto de la mama.
  • Cambio de tamaño, forma o apariencia del pecho.
  • Inversión del pezón: el pezón se esconde en el interior del pecho, en vez de salir hacia afuera.
  • Enrojecimiento, depresión o cambios en el aspecto de la piel de la mama.
  • Alteraciones en la piel de la mama.

 

 

Las modificaciones del tejido se ven en imágenes médicas antes de que se desarrollen estos síntomas, por lo que a partir de cierta edad se recomienda realizar una mamografía, incluso si el pecho no ha cambiado. El Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama del departamento de Salut de la Generalitat de Catalunya permite a todas las mujeres de entre 50 y 69 años de edad realizarse una mamografía gratuita cada dos años. Es posible también que el médico ordene realizar una mamografía a una mujer mayor, o incluso a una chica más joven, según su historia clínica y familiar. De esta forma es posible detectar un cáncer antes de que empiece a causar molestias y mejora el pronóstico de la paciente.

La ecografía del pecho también da información sobre la estructura del pecho y de las lesiones presentes. El diagnóstico final se hará con una biopsia: se extrae una pequeña porción de tejido mamario y se analizan sus características para confirmar que es un tumor.

 

¿Qué puedo hacer para prevenir el cáncer de mama?

 

Existen factores que indican una mayor posibilidad de padecer cáncer de mama. Los factores de riesgo no modificables solamente pueden ser aceptados, porque no hay cómo influir sobre ellos. Ejemplos son:

  • El sexo: la relación entre mujeres y hombres que padecen cáncer de mama es de 100:1.
  • Edad: la mayor incidencia se encuentra entre los 50 y los 65 años.
  • Factores hormonales: empezar a menstruar muy jovencita o tener una menopausia tardía hace que se alargue la exposición de la mama a estrógenos, aumentando el riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama: hay genes que se sabe que están relacionados con la mayor incidencia de cáncer de mama.

 

Pero hay otros factores, los “factores de riesgo modificables”, que están asociados con una mayor incidencia de cáncer de mama, pero estos SÍ podemos cambiarlos. Entre ellos están:

  • La obesidad o sobrepeso en la post-menopausia.
  • El tabaquismo.
  • El consumo regular de alcohol.
  • Tratamiento hormonal sustitutivo (THS): básicamente es un tratamiento en el cual una mujer menopáusica toma hormonas por vía oral para suplir las que ya no fabrica por sí misma, disminuyendo los síntomas de la menopausia. En el pasado se utilizaba más, pero ahora se reserva para casos en que los síntomas son realmente muy molestos y se receta durante el menor tiempo posible, ya que el THS está relacionado con el cáncer de mama.
  • El sedentarismo.
  • Una dieta rica en grasas y pobre en vegetales y fibras.

 

 

Los factores de riesgo no garantizan que tendrás cáncer de mama, pero sí se ha visto que aumentan la probabilidad de padecerlo. Desde la farmacia estaremos encantados de ayudarte a controlar estos factores: podemos ayudarte a abandonar el tabaco, conocemos productos que mejoran los síntomas de la menopausia distintos al THS, y sabemos aconsejarte para controlar el sobrepeso. ¡Cuenta con tu farmacéutico de confianza para disminuir el riesgo de cáncer de mama!