Cereales sin gluten

En la naturaleza existen muchos cereales y pseudocereales que están naturalmente libres de gluten y pueden ser consumidos por una persona celíaca sin mayores problemas. Habrá que prestar atención a algunos detalles, pero básicamente puedes consumir:

  • Maíz
  • Arroz
  • Soja
  • Quinoa
  • Amaranto
  • Productos hechos a base de harina de patata o de judías

 

 

¿Qué hay que mirar en los cereales sin gluten y sus derivados?

 

Hay algunos detallitos que hay que mirar cuando compras alimentos basados en cereales sin gluten:

  • Compra cereales sin gluten o harinas sin gluten envasadas, no a granel. Los productos a granel pueden contaminarse fácilmente con otros cereales durante su manipulación.
  • Algunas marcas ponen la concentración de gluten en el alimento final. Puedes consumir un alimento con menos de 20 partes por millón (20 ppm) de gluten, es decir, menos de 20 mg de gluten en un kg de alimento.
  • Cuidado con las que ponen “muy bajo contenido en gluten” o alguna cantidad mayor a 20ppm de gluten. Puede que el contenido sea muy bajo pero no se recomienda para los celíacos, sino para gente con problemas con el gluten diferentes a la celiaquía que sí pueden tolerar bien estas pequeñas cantidades.
  • Aunque el alimento no contenga cereales con gluten entre sus ingredientes, aún puede contener gluten debido a contaminación cruzada. La contaminación cruzada se puede dar cuando se fabrica algo sin gluten en sitios donde antes se fabricó con gluten, o se fabrican al mismo tiempo, llegando el gluten a un alimento que no debería tenerlo. Algunas empresas identifican esto con el texto “puede contener trazas de gluten”.

 

Frente a la duda puedes llamar al centro de atención al cliente del fabricante del alimento y preguntarle si es apto para celíacos. Pero si esto no es una posibilidad, no te arriesgues y no consumas el alimento: hay muchos alimentos que sí se envasan como “aptos para celíacos”.

 

 

¿Qué hay de la avena?

 

La avena está naturalmente libre de gluten, pero tiene una proteína que se le parece mucho y además puede contaminarse de gluten durante su manipulación con mucha facilidad. Algunos celíacos no toleran la avena, mientras que otros la tolerarán bien si no se ha contaminado con trigo durante su manipulación. La recomendación de los profesionales de la salud es eliminar la avena cuando se comienza con la dieta sin gluten, para luego reintroducirla bajo control médico.