¿Cómo eliminar la caspa?

Esta es una pregunta que se hace aproximadamente la mitad de la población mundial. Pero para poder responder a esta pregunta es necesario saber antes, ¿qué es la caspa? Conociendo cómo funciona el problema, podemos comenzar a solucionarlo.

 

 

¿Qué es la caspa?

 

La caspa es un problema del cuero cabelludo que cursa con descamación, picor e incluso sequedad del cuero cabelludo. La caspa requiere más de un factor para aparecer, pues está relacionada con factores propios del paciente y ambientales:

  • Hongos de la especie Malassezia. Estos hongos se encuentran en partes de nuestro cuerpo capaces de segregar grasa, pero un desbalance en el equilibrio defensas de la piel-hongo hace que Malassezia crezca más de lo debido, altere con su metabolismo los lípidos del cuero cabelludo, y cause una alteración de la piel que cursa con picor, irritación y mayor descamación.
  • Susceptibilidad individual. Cambios en la respuesta inmune, factores genéticos, y mayor estrés están relacionados con la aparición o empeoramiento de la caspa.
  • Mayor secreción sebácea. Hay una correlación entre mayor cantidad de grasa en el cuero cabelludo y la aparición de caspa, aunque su efecto no es tan importante como el de los otros factores.

Para controlar la caspa es importante actuar sobre todos los factores que podamos, por lo que las fórmulas anticaspa suelen intentar controlar la población de hongos y la secreción sebácea, así como el picor.  Cuando el cabello está claramente grasoso en las raíces y la caspa se queda cerca del cuero cabelludo hablamos de caspa grasa, mientras que si el cabello tiene aspecto menos oleoso y la caspa cae en los hombros hablamos de caspa seca.

 

 

¿Qué productos existen para eliminar la caspa?

 

El vehículo más común para los productos anticaspa es el champú, ya que es una forma muy cómoda de hacer llegar medicación al cuero cabelludo a través del cabello. Es frecuente que un champú anticaspa tenga uno o varios de estos principios activos:

  • Piritiona de zinc: es un antifúngico muy utilizado, ya que funciona muy bien en champús.
  • Sulfuro de selenio: otro antifúngico, que además, evita la proliferación excesiva de las células del cuero cabelludo. En concentraciones altas, como las que se usan en medicamentos, puede causar decoloración del cabello teñido. Le da un olor muy particular a los champús, que puede ser difícil de enmascarar.
  • Ketoconazol: antifúngico con actividad antiinflamatoria y con mayor poder residual que otros antifúngicos, pero también con mayor potencial para irritar la piel.
  • Ciclopirox olamina: es otro antifúngico y antiinflamatorio, útil para caspa y dermatitis seborreica.
  • Surfactantes suaves: los champús con surfactantes más agresivos pueden resecar el cuero cabelludo, empeorando la situación de descamación y el picor.
  • Productos lipídicos: es frecuente añadir ácido esteárico y otros lípidos de fácil asimilación para el cuero cabelludo seco, para que el champú no empeore la sequedad del cuero cabelludo.
  • Glicerina: la glicerina ayuda a retener agua, con lo que mejora la sequedad del cuero cabelludo y las molestias asociadas a la sequedad.
  • Ácido salicílico: el ácido salicílico es un agente queratolítico, es decir, que acelera la descamación de la piel. Así, en vez de caer a lo largo de los días, la piel se afloja y se va en la ducha. Además, ayuda a disminuir la hiperproliferación de la piel y mejora el picor del cuero cabelludo.
  • Brea de hulla: la brea de hulla es un antifúngico, antiinflamatorio, queratolítico y reduce la producción de sebo. Parece la solución para todo pero es bastante agresiva, ya que puede causar foliculitis, atrofia de la piel, hiperpigmentación, telangiectasias, hipersensibilidad al sol e irritación. La brea de hulla es mejor utilizarla bajo consejo del médico o del farmacéutico.

 

El producto final que escojas puede combinar uno o varios de estos activos. Dependiendo la severidad de la caspa y los productos que hayas utilizado en el pasado puede convenirte más uno u otro. Lo fundamental es:

  • Respetar las modalidades de uso. Algunos champús se deben dejar un tiempo, otros se deben aclarar con mayor rapidez. Sé cuidadoso con el aclarado, porque dejar champú en el cuero cabelludo puede empeorar la sequedad y la descamación.
  • Tener paciencia. La mayoría de los champús requieren cuatro semanas para producir un cambio notorio.
  • Cambiar el producto si ves que ha dejado de funcionar.
  • Detener el uso del champú si ves que te irrita, reseca o empeora tu estado.
  • Visitar al dermatólogo si diferentes productos de venta libre no te ayudan. Hay condiciones que se parecen a la caspa, como la dermatitis seborreica o la psoriasis, que pueden requerir otros tratamientos.

 

 

Y además del champú, ¿qué hay?

 

Por un lado, existen productos como geles exfoliantes o lociones calmantes. Las diferentes marcas tienen diferentes propuestas para complementar el tratamiento básico, pero casi siempre son eso, complementos que aceleran la descamación y aportan sensación de frescor y calma al cuero cabelludo irritado.

Por otro lado, verás que por internet corren varios “remedios caseros” que prometen quitar la caspa del todo. Muchos están basados en principios similares a los que te hemos explicado, como ayudar a liberar las escamas durante los lavados, o evitar el crecimiento de los hongos. Pero con los remedios caseros, a diferencia de los productos preparados, es difícil controlar la potencia, los efectos adversos, y la cosmeticidad del tratamiento a la vez. Por ejemplo: puedes intentar echarte vinagre diluido en el cuero cabelludo, pero el olor a vinagre puede que te acompañe durante un tiempo después de aclararlo. Si diluyes demasiado no funciona, si lo pones muy concentrado irrita y apesta… en cambio, con los champús esto no sucede; la potencia de los activos está controlada, y los efectos adversos, cuando los hay, son conocidos y poco frecuentes.

 

 

Porque no todo es echarse productos…

 

Como la caspa está relacionada con el estrés, la reducción de tus niveles de estrés puede relacionarse con una mejoría de la caspa. Una buena alimentación puede ayudar también con la seborregulación, evitando una gran secreción de sebo y controlando la caspa. Pero la caspa no es sencilla de curar, sino que es posible que, aún con champú, buena dieta, y vida relajada notes que mejora y empeora sucesivamente con el paso del tiempo. Tu farmacéutico de confianza puede ayudarte a escoger los mejores productos para eliminar la caspa en cada uno de estos momentos.