Cómo reafirmar la piel flácida

Para saber cómo reafirmar la piel flácida, primero debemos conocer sus causas. La flacidez se produce cuando hay una falta de firmeza y volumen en la piel, dándole aspecto “caído”. Las dos causas más comunes de flacidez en la piel son el paso del tiempo y un estilo de vida poco sano.

¿Cómo influye el paso del tiempo en la flacidez de la piel?

El paso del tiempo influye de dos maneras importantes en la firmeza de la piel. A medida que nos hacemos mayores cambia la estructura de las diferentes capas de la piel, disminuyendo la capacidad de la piel de sostenerse, su elasticidad y su volumen.

Estos cambios se traducen en flacidez, sobre todo en la zona de:

  • Los bíceps
  • El cuello
  • Las mejillas
    • Las mejillas ya no se ven altas y llenas, sino que parecen más bajitas y desinfladas.
  • La mandíbula
    • La línea de la mandíbula pierde definición y las comisuras de la boca apuntan hacia abajo en vez de hacia arriba, dando un aspecto más severo a la expresión facial..

 

En el cuerpo puede verse una piel menos firme en bíceps, muslos e incluso abdomen, cambiando la silueta.

 

El sol uno de los causantes de la flacidez

Tenemos que tener en cuenta que cuanta más edad tenemos, más tiempo hemos pasado al sol. Aunque la luz solar hace maravillas con nuestro tono de piel en verano, resulta que también es la responsable del fotoenvejecimiento cutáneo, es decir, de favorecer la aparición de arrugas, flacidez e incluso cáncer de piel debido a los cambios que la luz solar causa en nuestra estructura celular.

 

¿Cómo influye el estilo de vida en la flacidez de la piel?

  • La alimentación tiene mucho que ver en el aspecto de la piel. Cuando comemos muchos alimentos procesados, azúcares y grasas, y no consumimos suficientes alimentos frescos y variados, se observan cambios a nivel celular en la piel.
  • Las dietas agresivas también destrozan el aspecto de la piel porque no le dan tiempo a adaptarse a la rápida pérdida de volumen corporal, causando flacidez.
  • El sedentarismo y la falta de ejercicio también añaden su granito de arena. No será igual el aspecto de una piel que se apoya en un sistema muscular entrenado que el aspecto de una piel que no tiene un soporte firme. Por lo general, se observan pieles más tonificadas en personas que tienen un sistema muscular y cardiovascular en buen estado.

 

El tabaco, enemigo de una piel bonita

Finalmente, el tabaquismo también lleva a la flacidez, por lo nocivo que resulta el humo de tabaco para nuestra piel. Las pieles de los fumadores son menos firmes y más opacas que la de un no fumador.

¿Cómo podemos prevenir la piel flácida?

Podemos prevenir e intentar reafirmar la piel flácida (no curar del todo) la flacidez de la piel. La prevención tendrá que ver con evitar todos los factores que hemos comentado anteriormente:

  • Una buena dieta
  • Vida activa
  • No fumar
  • Hidratarse bien por dentro y por fuera
  • Utilizar fotoprotector a lo largo del año permitirá prevenir una parte importante del daño celular que se traduce como flacidez.

 

Sin embargo, no podremos evitar el paso del tiempo, con lo que tendremos que utilizar estrategias para mejorar el aspecto de nuestra piel compensando el daño causado a medida que cumplimos años.

¿Cómo podemos reafirmar la piel flácida?

Para reafirmar la piel flácida podemos aplicarnos cremas, recurrir a procedimientos no invasivos como láser o radiofrecuencia, o pasar por el quirófano. Los productos cosméticos pueden dar una cierta mejoría al aspecto de la piel. Combinan activos hidratantes con activos antiedad que estimulan la renovación de la piel. Muchos son bien conocidos, como la glicerina, el ácido hialurónico o el retinol, mientras que otros son más difíciles de conocer porque están patentados por la empresa que los comercializa.

En cualquier caso, esta mejoría es sutil y desaparece cuando el producto antiedad se deja de aplicar, porque los cosméticos no pueden detener la tendencia de la piel a la flacidez, sino solamente compensarla. Hay procedimientos no quirúrgicos que estimulan la formación de colágeno como el láser, la radiofrecuencia o el ultrasonido. La mejoría en la firmeza con estos métodos puede durar varios meses, y cuantas más sesiones usualmente se nota una mejora más importante de la firmeza de la piel. Algunos de estos tratamientos se aplican por fuera de la piel, mientras que otros son un poco más invasivos: un dermatólogo será el que te los recomiende y aplique.

Finalmente, el cambio más radical lo puede dar la cirugía estética. Pero este procedimiento no es para todos, tanto por la parte económica como por las complicaciones que puede causar. Será un dermatólogo el que te ayude a decidir cuál de estas opciones son mejores para ti según tus objetivos de belleza y lo que le convenga a tu cuerpo.