Creatinina: indicadora de la salud renal

La creatinina es un producto de desecho de nuestro metabolismo energético. La fosfocreatina, una molécula capaz de almacenar energía para el uso y disfrute de los músculos, reacciona con el agua de los tejidos de forma espontánea dando lugar a la creatinina y a fosfato inorgánico. Esta creatinina ya no nos es de utilidad, con lo que el riñón la elimina a través de la orina.

La producción de creatinina en condiciones normales depende de nuestra masa muscular, de nuestra actividad física, y de la proteína con la que nos alimentamos. También puede verse influida por condiciones patológicas como la cirugía, atrofia muscular, o incluso el avance de la edad. Pero el gran interés de medir el valor de la creatinina radica en que el riñón es capaz de excretarla sin transformarla, con lo que la relación entre la creatinina en sangre y orina es un excelente marcador de la salud renal.

 

 

¿Por qué aparece creatinina alta en sangre?

 

Varios motivos pueden estar atrás de una creatinina elevada.

  • Deshidratación
  • Dieta rica en proteínas
  • Ejercicio intenso
  • Uso de medicamentos como la cimetidina, trimetoprim, o salicilatos
  • Problemas renales variados como resultado del daño que causa la hipertensión, problemas autoinmunes, obstrucciones por tumores, etc.

Los diferentes problemas renales se pueden valorar juntando el valor de creatinina en sangre con los valores de urea en sangre y con el valor de creatinina en orina. Uniendo estos resultados al resto del cuadro clínico, al sedimento de la orina, y a otras analíticas es posible “ver el cuadro completo” de tu salud renal.

 

 

¿Por qué aparece creatinina baja en sangre?

 

La creatinina baja en sangre es menos frecuente y no indica daño renal. Es normal durante el embarazo, ya que los cambios en la cantidad de líquido y en el funcionamiento cardiovascular inducidos por las hormonas generan una diminución de la creatinina en sangre que se normaliza unos meses pasado el parto. Pero la creatinina baja en sangre también puede indicar una pérdida de masa muscular: el envejecimiento, dietas fuertes, la malnutrición o problemas como la atrofia muscular pueden expresarse como niveles bajos de creatina en sangre.

 

 

¿Y qué pasa con la creatinina en la orina?

 

La creatinina en orina también puede subir o bajar, dependiendo lo que suceda con el riñón y con la dieta. Para medirla se suele utilizar la orina de 24 horas, una prueba en la que te pedirán que juntes toda la orina que emites en 24 horas. Los resultados se interpretan junto al resto de las analíticas, ya que la creatinina en orina por sí sola da poca información.

Hay un caso en el que la creatinina baja es un marcador de interés, y es en el dopaje o control de drogas. Cuando la creatinina de una muestra de orina aparece muy diluida es de sospechar que la persona ha intentado disminuir su valor de drogas en orina bebiendo mucha agua, utilizando diuréticos o incluso diluyendo la propia orina.

 

 

¿Qué puedo hacer para mantener una buena salud renal?

 

Para cuidar tus riñones puedes seguir una serie de consejos básicos:

  • Bebe la cantidad adecuada de líquido, que suele estar entre 1,5-2 litros diarios.
  • Controla tu tensión arterial. La hipertensión sin control lleva a daño renal irreversible con el paso del tiempo.
  • Evita el tabaco. Los productos nocivos del tabaco se filtran por los riñones, afectándolos con el tiempo.
  • Haz ejercicio con regularidad. El ejercicio ayuda a mantener la tensión arterial baja y evita el sobrepeso, disminuyendo el impacto en los riñones.
  • Controla tu glucosa en sangre. Otra fuente de daño renal es la glicemia descontrolada en el caso de los diabéticos.
  • Cuida tu dieta, evitando el exceso de ultraprocesados y bollería.
  • Evita la automedicación. Algunos medicamentos de uso común, como los antiinflamatorios, pueden impactar la salud renal si no se utilizan correctamente.
  • Indica a tu médico si estás tomando medicamentos en el momento de hacerte una analítica, sobre todo si hay sospecha de que no estén en tu historia clínica, ya que es una información importante a la hora de valorar los resultados.

 

Y sobre todo, consulta con un profesional de la salud antes de intentar resolver un problema de creatinina alta por tu cuenta cambiando la dieta o tomando suplementos. Es importante valorar todo tu cuadro para saber exactamente qué está pasando en tu organismo, y eso tiene que hacerlo un profesional cualificado para ello.