¿Cómo desinfectar las mascarillas FFP2 en casa?

Las mascarillas N95 o FFP2 son las mascarillas diseñadas para evitar tanto que salgan partículas al exterior como para que no entren partículas del ambiente exterior hacia el interior de la mascarilla. Estas mascarillas son las que más se usan en hospitales, pacientes inmunosuprimidos, etc. Sus propiedades aislantes dependen de:

  • La integridad del material de la mascarilla, ya que si el filtro se daña, más partículas pasan a través de la mascarilla.
  • El correcto ajuste de la mascarilla a la cara, ya que si este ajuste falla, deja pasar más partículas entre el espacio que queda entre la mascarilla y la cara.

 

A medida que el filtro o el ajuste se degradan, menos protegerá la mascarilla, por lo que debes tirar la mascarilla después del uso, a menos que el propio fabricante diga cómo y en qué condiciones reutilizarla. Sin embargo, como las mascarillas han llegado para quedarse durante mucho tiempo, se plantea la posibilidad de reutilizarlas, es decir, quitárnosla y cuidadosamente guardarla hasta su siguiente uso:

 

 

Desinfección de mascarillas N95 y FFP2

 

N95DECON tiene un resumen muy acertado sobre que se debe hacer y que no respecto a la desinfección de las mascarillas FFP2, (https://www.n95decon.org/ ). Esta página está en inglés, por eso te hacemos un pequeño resumen:

 

Lo que no se debe hacer con las mascarillas:

  • Utilizar agua y jabón, ya que puede estropear la mascarilla.
  • No utilizar alcohol para piel, alcohol isopropílico, alcohol en gel, ni limpiadores con alcohol, ya que puede comprometer la integridad de la mascarilla.
  • No utilizar lejía. Según el método escogido han visto que compromete la mascarilla o puede dejar residuos clorados causando problemas a quien la lleva.
  • Dejarla una noche en espera, para después ponértela al día siguiente. El SARS-CoV-2 puede sobrevivir varios días en la mascarilla utilizada.

 

Los métodos investigados que más “prometen” son:

  • Calor Húmedo: se han propuesto ciclos de tiempos variables, entre los 60-80 grados y 50-80% de humedad relativa.
  • Luz Ultravioleta: se utiliza luz del rango ultravioleta C. Debido a las dificultades propias del método (no puede haber sombras en la mascarilla, no puede estar sucia, la energía tiene problemas para penetrar hasta el interior profundo de la mascarilla) no se cree que pueda lograr una desinfección completa y profunda, sino que se utiliza en condiciones muy concretas bajar el riesgo de propagación al reutilizar la mascarilla.
  • Vapor de agua oxigenada: se utiliza vapor rico en agua oxigenada en un proceso industrial peligroso que debe ser realizado por personal entrenado.

 

Son métodos que se deben probar en cada modelo de mascarilla, ya que algunas pueden resistir bien el tratamiento, mientras que otras no, dependiendo de la marca, el diseño, los componentes, etc. Se recomienda contactar con cada fabricante para saber qué se puede hacer con cada mascarilla.

 

El calor seco no está en la lista. El aire seco en un horno de convección durante 30 minutos a 75ºC puede ser utilizado en algunas mascarillas sin destruirlas y sin alterar su ajuste, pero no se sabe si realmente sirve para descontaminar la mascarilla. Es verdad que el coronavirus que está en superficies o tubos de ensayo pueda inactivarse por encima de 56ºC, pero no se ha demostrado que el proceso realmente sea suficiente para matar coronavirus y otros virus y bacterias presentes en el interior de la mascarilla, al que es más difícil de llegar. Para que te hagas una idea, el calor seco que esteriliza, el que se usa para objetos que no aguantan el vapor, es de 120-180 grados en tiempos cortos. Menos temperatura puede requerir más tiempo, y debe verificarse que el procedimiento ha salido bien.

 

 

¿Y si intento los métodos investigados con lo que tengo en casa?

 

El problema de intentar aplicar estos métodos en casa es que no tenemos el mismo equipamiento, y por lo tanto, no controlamos de la misma manera los tiempos, la temperatura, el vapor, la potencia de la lámpara, etc. Es como si un equipo de pilotos probara una autopista con un deportivo Ferrari y nosotros quisiéramos tener la misma experiencia en un Fiat 600, o directamente en una bicicleta. Muchas cosas pueden salir mal, dañando la mascarilla o no acabando de desinfectarla. Por ejemplo, y seguro que hay más:

  • Un exceso de humedad o de temperatura al poner la mascarilla en una vaporeta o en un esterilizador casero puede alterar el ajuste y el filtro interno de la mascarilla; de hecho, 3M no recomienda utilizar autoclave, vapor ni altas temperaturas en sus mascarillas:(https://multimedia.3m.com/mws/media/1824869O/decontamination-methods-for-3m-n95-respirators-technical-bulletin.pdf)
  • Los hornos que se utilizaron para los ensayos de calor seco son aparatos de laboratorio y de hospital, con un sistema de convección que mueve el aire de forma muy similar en el interior del horno. No se puede comparar con los que tenemos en nuestra cocina.
  • Un horno de hogar puede tener fácilmente una diferencia de 10-20 grados entre lo que marca en la pantalla y lo que en realidad sucede en el interior. Puede también tener zonas de calor y zonas frías: lo notas cuando metes un alimento y sale más quemado de un lado que de otro. Esto dificulta mucho el control del proceso: puedes quemar o dejar sin calentar la mascarilla con facilidad.
  • Luz ultravioleta, lo que nos da el sol y nos quema ¿verdad? Casi. La que se utiliza para desinfectar es la luz del rango ultravioleta C…que en la Tierra está bloqueada casi al 100% por la atmósfera.
  • Uno de los puntos débiles del método es garantizar la energía que llega a la mascarilla, y eso depende fuertemente de la distancia a la lámpara. “Más lejos” o “más cerca” y la mascarilla no se descontamina.
  • El vapor de agua oxigenada implica un ciclo controlado de agua oxigenada en fase vapor, no en fase líquida como la que te vendemos en la farmacia o la que puedes conseguir en droguerías. Intentar obtener vapor de agua oxigenada en el microondas o en el horno puede ser peligroso, dependiendo de la concentración de partida y de la potencia del microondas.
  • El vapor de agua oxigenada no funciona igual que rociar la mascarilla con agua oxigenada. No es la misma concentración, ni el mismo nivel de penetración, ni la misma capacidad de desinfección. Aún no se ha demostrado que empapar una mascarilla con agua oxigenada pueda desinfectar realmente la mascarilla.

 

 

Conclusión

 

En este momento no conocemos ningún procedimiento “casero” que adapte lo que se está investigando y funcione garantizando la correcta desinfección y conservación de una mascarilla N95 o FFP2.