Diarrea: síntomas y tratamiento

La diarrea se define como el aumento de las deposiciones en número, volumen y fluidez. Tenemos diarrea cuando hay más de tres deposiciones al día que son muy fluidas, compuestas por un 90% de agua aproximadamente. Si es de corta duración (menos de dos semanas) hablamos de diarrea aguda, mientras que si dura más de ese tiempo la diarrea es crónica. La diarrea puede aparecer por varias razones, pero de alguna forma u otra, todas alteran el equilibrio de secreción y absorción de agua en el intestino, impidiendo que la materia fecal tome la consistencia adecuada.

 

 

Causas de la diarrea

 

Son muchas y muy variadas. Entre ellas encontramos:

  • Agentes infecciosos: La mayoría de los casos de diarrea cuenta con un rotavirus detrás, pero también puede haber bacterias  (Escherichia coli, Campylobacter jejunii, género Salmonella) o parásitos (Giardia lamblia).
  • Fármacos: los antibióticos, el orlistat, la metformina, la leche de magnesia, o algunos antihipertensivos pueden causar diarrea.
  • Intolerancias alimentarias: la imposibilidad de digerir una molécula presente en algunos alimentos causa diarrea, como sucede a los intolerantes a la lactosa.
  • Enfermedades crónicas digestivas: entre ellas, la diverticulitis, la enfermedad celíaca o la enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Diarrea del viajero: el viajero se expone a una flora microbiana distinta a la que está acostumbrado cuando come alimentos o bebe agua en el país al que va, alterando su digestión.

 

 

Síntomas de la diarrea

 

El cambio en la materia fecal suele acompañarse de dolor abdominal, cólicos, sensación de hinchazón y necesidad imperiosa de defecar. Dependiendo de las causas puede también haber fiebre o sangre en la materia, pero es menos frecuente. El gran problema de la diarrea es la deshidratación, es decir, la pérdida de agua y sales que sufre nuestro cuerpo debido a que la pérdida de estos productos a través la materia fecal líquida es muy alta para lo que el cuerpo puede soportar. Un adulto sano puede tolerar bien la diarrea durante unos días, pero para los niños pequeños, las personas mayores, o personas con problemas de salud añadidos puede llegar a ser mortal. Los síntomas de la deshidratación son:

  • Sed intensa. En las personas mayores puede que no se note, porque tienen tendencia a beber menos líquido de lo que necesitan realmente.
  • Sequedad de piel y mucosas. Si pellizcas la piel del dorso de la mano de una persona deshidratada verás que le cuesta unos segundos volver a su sitio, mientras que la piel de una persona sana vuelve rápidamente a su posición.
  • Disminución del volumen de orina, con color más oscuro. En los bebés se ve que el pañal no se moja con tanta frecuencia ni volumen.
  • Mareo o desmayo al ponerse de pie rápidamente.
  • En los bebés además puede notarse llanto sin lágrimas, somnolencia e irritabilidad.

 

 

Tratamiento de la diarrea

 

Cuando un paciente tiene diarrea nos suele pedir “algo para cortarla”. Cuando la diarrea parece ser de tipo agudo y causada por toxinas, virus o bacterias nuestro consejo suele ser “deja que lo que causó la diarrea salga, no lo atrapes en tu intestino”. Puede ser más incómodo a corto plazo, pero a largo plazo es mejor para el organismo. Si es imperioso cortar la diarrea dispensaremos un medicamento que lo facilite, pero se considera una opción menos saludable. Las diarreas crónicas, esas que se producen por brote de alguna patología no infecciosa, si que suelen controlarse con medicamentos que la cortan, ya que la causa de la diarrea es interna en vez de externa.

 

Los medicamentos que cortan o controlan la diarrea son los siguientes:

  • Loperamida. Disminuye los movimientos intestinales, favoreciendo la absorción de agua y sales. La materia puede tomar así su consistencia original. No pueden utilizarla los alérgicos a opioides, ya que está relacionado estructuralmente con esta familia de analgésicos (no quita el dolor ni “coloca” pero causa alergia cruzada). Tampoco se deben utilizar si hay diarrea con sangre, pus, moco, o si hay fiebre mayor a 38ºC. Es un medicamento de venta libre, y entre los medicamentos que la contienen podemos encontrar el Fortasec® o la Salvacolina®, entre otros.
  • Racecadotrilo. Inhibe la secreción de líquidos que causa el aumento de fluidez de la materia fecal. Existen versiones para lactantes, niños y adultos en nuestro mercado, pero sólo la de adultos es de venta libre (Hidrasec®). Un médico debe valorar a los niños menores de 12 años antes de que tomen racecadotrilo.
  • Carbón activado. Es un adsorbente intestinal, que captura en su superficie toxinas y microorganismos. La diarrea cesa porque los causantes ya no están libres para interactuar con la mucosa intestinal. No debe utilizarse al mismo tiempo que otros medicamentos, ya que también es capaz de adsorber los medicamentos e impedir su ingreso en el organismo. Los medicamentos de venta libre que contienen carbón activado en su composición son el Ultra Adsorb® y el carbón vegetal de Arkopharma®, aunque también se comercializan otros productos compuestos por carbón activado que no tienen la consideración de medicamento.
  • Plantago ovata.  Es un laxante y un medicamento para controlar la diarrea a la vez. Como es capaz de absorber varias veces su peso en agua se recomienda para disminuir la fluidez de la materia fecal. Se suele usar en diarreas crónicas, no así en diarreas agudas, y bajo control médico.
  • Probióticos. Es uno de los primeros tratamientos que recomendamos. Los probióticos ayudan a rebalancear la flora intestinal, normalizando el funcionamiento y subiendo las defensas locales del intestino. Es el tratamiento de elección en diarreas causadas por antibióticos. Es importante que comentes en la farmacia cuál es la causa de tu diarrea, si es que la sabes, para que se te recomiende la posología adecuada del probiótico. Por ejemplo:
    • Lactoflora® recomienda que uses sus probióticos durante dos semanas cuando te recuperas de la toma de antibióticos.
    • Lactibiane® te recomienda utilizar sus probióticos específicos para diarrea causada por antibióticos (Lactibiane® ATB) durante al menos diez días
    • Ecovital Compleat Sistema Digestiu® recomienda utilizar una cápsula por día durante el tratamiento antibiótico y al menos unos días más, al menos una caja completa (15 días)

 

Pero no todo es medicamento en esta historia. Hay dos pilares básicos en los que se asienta la curación de una diarrea, y si no los respetas, la curación se enlentecerá.

El primer pilar es la dieta: durante las primeras horas no tomes alimentos sólidos (pero sí líquido) y cuando vuelvas a comer escoge alimentos astringentes. Pollo a la plancha sin piel, huevo cocido, pescados blancos a la plancha, sopa de arroz, tostadas de pan blanco, e infusiones de manzanilla o té con sacarina. Nada de bebidas lácteas, ni fritos, ni azúcares, ni bebidas cola, ya que favorecerán que la diarrea se mantenga. Y no, los medicamentos NO sustituyen a la dieta: un pobre intestino ya inflamado por la diarrea no debe ser puesto a prueba con comida chatarra, ya que es posible que los medicamentos no funcionen, o que la diarrea se corte sintiendo molestias y dolores más intensos. Sólo tienes que hacer dieta un par de días, así que no te desanimes. Luego de que te cures podrás comer lo que quieras con tranquilidad, pero si no te cuidas esos primeros días (usualmente dos o tres) es posible que tengas que convivir con la diarrea y sus molestias durante varios días más.

El segundo pilar es la rehidratación oral. Durante los episodios de diarrea los alimentos que comes entra y sale de tu cuerpo a mucha velocidad, por lo que tu intestino no tiene tiempo para absorber los nutrientes que le has dado. El cuerpo pierde agua, electrolitos (sales de sodio, potasio, y cloruros) y fuentes de energía con la diarrea, así que hay que reponerlos para que no haya un episodio de deshidratación. Hay varios preparados que se pueden utilizar: Sueroral®, Citorsal ®, Oralsuero®, y cualquiera de ellos es superior para reponer electrolitos que un Acuarius® , Gatorade®, Coca-Cola®, o cualquier otra bebida que se te ocurra. Ninguna de estas bebidas comerciales llega a las concentraciones de sodio o potasio recomendado por la Organización Mundial de la Salud para las fórmulas de rehidratación oral. Además, el precio de estas bebidas es sensiblemente mayor a la de los medicamentos en la mayoría de los casos.

 

 

¿Cuándo debes visitar al médico en caso de diarrea?

 

Los siguientes casos de diarrea deben ser valorados por un médico:

  • Persona mayor con patologías asociadas, particularmente por encima de los 75 años.
  • Hay fiebre que ha durado más de dos días, o es superior a 38ºC.
  • Los niños menores de tres años. A veces en la farmacia damos algún tratamiento para comenzar a actuar, pero igualmente hay que consultar al pediatra.
  • La diarrea presenta pus, sangre o moco.
  • El dolor abdominal es intenso y no mejora con las deposiciones.
  • Los síntomas no remiten luego de 3-4 días de tratamiento (2 días en el caso de los niños).
  • Embarazo.
  • Inmunosupresión.

 

Así que ya lo sabes: la próxima vez que tengas diarrea toca cuidar lo que bebes, cuidar lo que comes, y utilizar los productos adecuados para ayudar a tu cuerpo a recuperarse. Los farmacéuticos estamos para ayudarte, no dudes en preguntarnos lo que necesites saber sobre tu caso de diarrea.