Diferencia entre el protector solar facial y el corporal

Buscando crema solar habrás visto en las estanterías unos solares que se identifican como “solares para el rostro” y otros que son “solares para el cuerpo” o “para rostro y cuerpo”. A golpe de vista la gran diferencia es el tamaño: los solares de cuerpo están entre los 150-300 ml, mientras que los faciales están entre los 30-70 ml. Pero ¿qué otras cosas los diferencian? ¿Por qué es importante que existan ambos? Todo tiene su razón de ser, y te lo contamos aquí.

 

 

¿Qué diferencia hay entre un solar facial de uno corporal?

 

Es verdad que un protector solar corporal tiene un determinado factor de protección y ese factor evitará quemaduras tanto en el cuerpo como en el rostro. Pero hay aspectos del tratamiento facial que quedarían descuidados con un protector “general”, como por ejemplo:

 

  • ¿Me dejará la cara brillante después de ponérmela?
  • ¿Me dejará la cara muy blanca, o con un aspecto adecuado?
  • ¿Es compatible con los otros productos de belleza que utilizo, o recarga mucho mi rostro al final de mi rutina de belleza?
  • ¿Cómo queda el perfume de la crema corporal en mi rostro?¿Lo sentiré en la nariz, pasará desapercibido, o todo el que me salude sentirá olor a coco?
  • ¿Es compatible esta crema con el uso de maquillaje, o la textura lo dificulta?
  • Si estoy con tratamientos que agreden la piel ¿se adapta la fórmula de la crema corporal a mis necesidades faciales actuales?

 

Las cremas faciales responden a todas estas preguntas con honores, aportando un plus de cuidado al rostro. Hay cremas faciales específicas para el acné, para la piel muy seca, para la piel madura, para la piel con manchas, para las pieles alérgicas, para las pieles sensibilizadas por tratamientos… ¡es cuestión de encontrar la tuya!

 

 

¿Para qué sirven las cremas de cuerpo entonces?

 

Las cremas de cuerpo están diseñadas para cubrir otro tipo de necesidades. Para empezar se envasan en tamaños mayores para que rindan varias aplicaciones, ya que el cuerpo necesita el equivalente a un vasito de café en cada aplicación (unos 30 ml). Además las texturas permiten un buen deslizamiento en una superficie extensa, como las piernas o la espalda, cosa que en el rostro no es necesario. Los activos son diferentes, ya que no hay necesidad de matificar o maquillar el cuerpo, pero sí es más aceptable un perfume agradable o un efecto brillo, glitter o glow.

 

En caso de no tener otra cosa en la playa puedes utilizar una crema de cuerpo en el rostro porque te protegerá de las quemaduras, pero para el uso diario es mejor proteger cada parte del cuerpo con lo que le funciona mejor.

 

 

¿Qué me ofrece la farmacia para cuidar mi rostro del sol?

 

Las diferentes marcas de solares que puedes encontrar en la farmacia tienen varias opciones para proteger tu rostro del sol. Entre las marcas más vendidas encontramos los solares de las marcas Isdin, Avène y Heliocare:

  • Avène aprovecha su agua termal como producto estrella en todas sus formulaciones, confiriendo un “plus” calmante a todos sus productos solares. Particularmente para el rostro tiene una variedad de texturas que van desde ligeras o más cremosas, con o sin color, y productos con activos específicos para piel grasa, antiedad, o con filtros anti-polución.
  • Heliocare basa sus productos en la tecnología Fernblock®, un activo de origen natural que mejora la protección y la reparación del daño solar. Además protege en las zonas de radiación IR y visibles, que están relacionadas con el fotoenvejecimiento. Sus productos se adaptan bien a pieles secas, pieles grasas, y pieles normales, y ofrecen opciones con y sin color.
  • ISDIN tiene varios productos con texturas maravillosas para proteger el rostro: el ISDIN Fusion Water es una emulsión super ligera y está entre los más vendidos del canal farmacia, pero también tiene otras opciones. Gel-crema para pieles con brillo, polvos minerales con color, crema compacta con color, productos solares con activos antiedad, protección antimanchas, o incluso productos minerales para las pieles más sensibles… la línea es muy completa.

 

Las cremas solares “con color” no suelen tener la potencia de un maquillaje cobertor, sino que emparejan y unifican el tono de piel. Si necesitas una cobertura importante es mejor utilizar un maquillaje con filtro solar, o incluso utilizar la crema solar por encima de tus cremas y sérums de belleza para luego utilizar el maquillaje que deseas. Incluso hay solares en aerosol que te permiten maquillarte primero y utilizar el solar después… en definitiva, los protectores solares faciales te abren un mundo de posibilidades que los solares corporales no te ofrecerán. Tu farmacéutico puede ayudarte a navegar por esta oferta, seleccionando junto a ti el solar para el rostro que mejor se acomoda a tus necesidades y a tu rutina de belleza.