La cuarentena y la obesidad infantil

Los bloqueos implementados en todo el mundo debido a la pandemia de COVID-19 han impactado negativamente la dieta, el sueño y la actividad física entre los niños con obesidad, según la investigación de la Universidad de Buffalo en Nueva York.

Los niños y adolescentes generalmente aumentan más de peso durante las vacaciones de verano que durante el año escolar, lo que llevó a los investigadores a preguntarse si estar confinado en su hogar tendría un efecto similar en el comportamiento de los niños en el estilo de vida.

“El peso ganado cada verano se acumula año tras año, ya que los niños generalmente no lo pierden cuando regresan a la escuela”, dice Andrew Rundle, quien dirige el proyecto de investigación de obesidad infantil en el Centro para la Salud Ambiental Infantil de Columbia (Universidad). Básicamente, hemos duplicado su tiempo fuera de la escuela, y todos los factores de riesgo de aumento de peso que vemos en el verano se verán aumentados por el cierre”.

“Esta pandemia tendrá múltiples impactos en la salud y el desarrollo de la infancia, uno de ellos que coloca a los niños en mayor riesgo de sufrir obesidad”, dice Rundle. “Es probable que esto tenga impactos duraderos a lo largo de sus vidas”.

 

“La obesidad infantil es lo que me gusta llamar la pandemia engañosa”, dice Joan C. Han, profesora asociada de Endocrinología Pediátrica de la Universidad de Tennessee, quien también dirige el programa de obesidad pediátrica en el Hospital Infantil Le Bonheur en Memphis. “A diferencia del coronavirus, que rápidamente se convirtió en una amenaza mundial, la obesidad infantil se ha extendido más silenciosamente, triplicando gradualmente su prevalencia a lo largo de décadas, pero lo que se podría objetar es aún más mortal y debe tomarse muy en serio”.

 

La investigación en cuestión, encuentra que los niños obesos encerrados en Italia comieron más comida chatarra, vieron más televisión a costa de la actividad física. “Los entornos escolares proporcionan estructura y rutina alrededor de las comidas, la actividad física y el sueño, tres factores de estilo de vida predominantes implicados en el riesgo de obesidad”.

 

 

Sobre la investigación, publicada en abril en OBESITY:

 

Los investigadores encuestaron a 41 niños y adolescentes con obesidad en Verona, Italia, que participaron en un estudio en curso a largo plazo. La información sobre el estilo de vida con respecto a la dieta, la actividad y el sueño se recopiló tres semanas después del cierre nacional obligatorio de Italia y se comparó con los datos sobre los niños reunidos en 2019. Las preguntas se centraron en la actividad física, el tiempo de pantalla, el sueño, los hábitos alimenticios y el consumo de carne roja, pasta, meriendas, frutas y verduras.

Los resultados arrojaron los siguientes datos: los niños comían una comida adicional por día, dormían media hora extra por día, agregaron casi cinco horas por día frente a pantallas de teléfono, ordenadores y televisión; aumentaron drásticamente el consumo de carnes rojas, bebidas azucaradas y comida chatarra. La actividad física, por otro lado, disminuyó en más de dos horas por semana, y la cantidad de vegetales consumidos permaneció sin cambios. Estos resultados confirman el cambio negativo en el comportamiento, lo que indica que a los niños con obesidad les va peor en los programas de estilo de vida de control de peso estando en casa en comparación a cuando participan en su plan de estudios escolar regular.

“Hace poco estuve en un supermercado donde las frutas y verduras frescas estaban bien abastecidas, pero los estantes estaban vacíos cuando llegué a las galletas y bocadillos”, dice Rundle. “La gente estaba cargando helados, galletas, comidas de microondas, y llevando esos alimentos ricos en calorías a sus hogares. Todas las compañías fabricantes de alimentos procesados ​​están informando importantes aumentos en las ventas. Es posible que sentarse en la clase de matemáticas no queme muchas calorías, pero los niños no están merendando”.

“El aumento de peso poco saludable, incluso a partir de los 5 años, crea una trayectoria de aumento de peso durante toda la vida”, dice Rundle, después de haber estudiado a niños obesos hasta la edad adulta de 50 años. Como adultos, tienen altos índices de masa corporal, grasa corporal, así como hipertensión, diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer y derrame cerebral, dice. “Eso es lo que hemos visto a largo plazo, es impresionante”.

“Dependiendo de la duración del bloqueo, el exceso de peso ganado puede no ser fácilmente reversible y podría contribuir a la obesidad durante la edad adulta si no se restablecen comportamientos más saludables. Esto se debe a que la obesidad infantil y adolescente tiende a rastrearse con el tiempo y predecir el estado de peso en la edad adulta”, Myles Faith, PhD, experta en obesidad infantil de UB y coautora del estudio.

 

 

Conclusión:

 

La pandemia de COVID-19 tiene efectos colaterales que se extienden más allá de los de la infección viral directa. Los niños y adolescentes que luchan con la obesidad se colocan en una desafortunada posición que parece crear un ambiente desfavorable para mantener comportamientos de estilo de vida saludables.

Los funcionarios gubernamentales y los encargados de formular políticas deberían considerar los posibles efectos nocivos de los encierros en jóvenes con obesidad al tomar decisiones sobre cuándo y cómo aflojar las restricciones, dice Faith.

También es necesario establecer y evaluar programas de telemedicina que alienten a las familias a mantener opciones de estilo de vida saludables durante los períodos de encierro.

Los expertos instan a los padres a proporcionar a los niños alimentos que incluyan granos integrales, verduras, frutas, proteínas magras y productos lácteos. La sustitución de productos congelados y enlatados bajos en azúcar y bajos en sal es una buena alternativa si los productos frescos son difíciles de encontrar, o si los padres se preocupan por el desperdicio o el deterioro de los alimentos. Evite comprar bebidas azucaradas y meriendas envasados, como patatas fritas o caramelos, difíciles de resistir una vez que están en la casa. Reduzca el tiempo de pantalla y fomente más actividad física, incluso en interiores, si es posible.

 

 

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96221

https://www.washingtonpost.com/health/covid-19-school-closings-may-spur-childhood-obesity-experts-warn/2020/05/08/4bf71326-8e18-11ea-a9c0-73b93422d691_story.html