Métodos para abortar

Alguna vez nos piden medicación para abortar, normalmente sin receta médica. Lamentablemente en este caso no podemos ayudar; ya que en la farmacia solo podemos ofrecer la pastilla del día después, que se puede usar hasta el quinto día después de la relación sexual que puede acabar en un embarazo no deseado.

 

Para después del quinto día, debes acudir a un médico. No porque los farmacéuticos no queramos ayudarte y acompañarte, sino porque un aborto es un procedimiento que necesita seguimiento médico. Te explicamos en este artículo cómo funcionan los abortos en las primeras semanas de embarazo, qué medicamentos se usan, por qué necesitas asistencia médica en este proceso, y por qué algunas opciones que la realidad ofrece no son adecuadas.

 

 

¿Qué métodos para abortar existen?

 

En las primeras semanas de gestación se suele recurrir a uno de estos dos:

  • Uso de medicación para forzar la expulsión del embrión del útero. Suelen utilizarse dos fármacos, la mifepristona por vía oral y el misoprostol por vía vaginal, aunque en ciertos casos se puede recurrir a uno solo.
  • Aspiración del contenido del útero, normalmente bajo anestesia, con o sin la asistencia de fármacos para dilatar el útero.

Que se utilice uno u otro depende fuertemente de lo avanzado que está el embarazo cuando se produce el aborto, aunque algunos factores de la historia clínica de la mujer también deben tomarse en consideración. Un aborto farmacológico no es la mejor opción en caso de llevar un DIU que ha fallado, ni en casos de coagulopatías severas, ni en los embarazos ectópicos (embrión implantado fuera del útero).

 

 

¿Cómo funcionan los fármacos abortivos?

 

La mifepristona es un medicamento que bloquea la acción de la progesterona, facilita el desprendimiento de la placenta, permite la dilatación del cuello del útero y sensibiliza al útero a la acción del misoprostol. El misoprostol termina de dilatar el cuello del útero e induce la contracción uterina, facilitando la expulsión del embrión.
La mifepristona es un medicamento que solo se consigue en hospitales. El misoprostol existe en las farmacias para ser utilizado por vía oral, pues su otro uso autorizado es para prevenir lesiones estomacales y facilitar la cura de úlceras duodenales (era el “protector de estómago” antes que se generalizara el uso del omeprazol) pero solo se vende presentando la correspondiente receta médica.

 

 

Me han dicho que puedo comprar algo en la farmacia para abortar…

 

Hay quien intenta comprar misoprostol en la farmacia para abortar sin ir al médico, pues no faltan en internet instrucciones para abortar solo con misoprostol. Pero esto tiene dos problemas principales:

  • El misoprostol no se vende en farmacias sin receta. Los farmacéuticos estamos bien concienciados respecto a los riesgos del uso del misoprostol sin cuidado médico.
  • Aun si consiguieras obtener misoprostol, te expones a un riesgo de salud. Por un lado, te privas del consejo médico, fundamental en los casos en los que el aborto farmacológico está contraindicado. Por el otro, los resultados cambian, porque el misoprostol fuerza las contracciones, pero te faltaría el efecto facilitador de la mifepristona. El misoprostol sin combinar funciona bien en alrededor del 80% de los casos siguiendo el protocolo adecuado, pero el otro 20% requiere atención médica de urgencia.

Los protocolos que se encuentran en internet solo son útiles para las mujeres que no pueden acceder a un aborto legal de calidad. Siendo que en España el aborto es legal y pueden cuidarte bien desde el inicio del proceso, tienes una opción mejor para tu salud que abortar sola en casa.

 

 

Me venden por internet medicamentos para abortar…

 

No te lo podemos decir más claramente: ¡no los compres! Las farmacias españolas registradas para vender medicamentos online no pueden vender medicamentos que requieren receta médica. Y si compras medicamentos fuera de este canal, compras medicamentos que no tienen las garantías de seguridad necesarias. Nada impide que te manden a casa pastillas sin principio activo, caducadas, con la dosis equivocada, o fabricadas en condiciones no aceptables.

 

 

¿Y los métodos caseros?

 

Aunque hay plantas que tienen acción abortiva, no existen preparados que aseguren que el aborto se producirá correctamente. El boca a boca y posts varios de internet sugieren ponerte aspirinas, perejil u otras plantas en la vagina, así como tomarte tés de plantas varias. Puede que causen un aborto, puede que te intoxiques tú también, o puede incluso que se produzca un sangrado, pero sin que haya aborto, con lo cual ¡menuda broma! Y para qué detallar el riesgo de infección o lesiones permanentes… definitivamente, en este siglo y con las opciones que tenemos en España, los métodos caseros para abortar no son la mejor opción.

 

Como ves, no es que los farmacéuticos no queramos ayudarte en un momento tan delicado, sino que no te haríamos un favor vendiéndote misoprostol sin receta. Hay cosas que requieren atención médica si queremos que salgan bien, y el aborto es una de ellas.