Belleza y cuidados personal, Respuestas de Salud

¿Para qué sirve el ácido glicólico?

|||

El ácido glicólico es la molécula más pequeña de la familia de los alfahidroxiácidos, o AHAs. Se utiliza mucho en cosmética, tanto en productos de venta libre como en uso profesional, para el tratamiento de manchas, del acné, de arrugas, de cicatrices, de estrías y de otros problemas que requieren la renovación de la piel ¿Por qué es tan bueno? ¿Cómo debe utilizarse? ¿Qué precauciones hay que tener al aplicarlo? Te lo contamos todo en este artículo.

 

 

¿Qué es el ácido glicólico exactamente?

 

El ácido glicólico es una molécula compuesta por un esqueleto de dos carbonos, es decir, es una molécula muy pequeñita. Un carbono contiene un ácido orgánico (de ahí el nombre “ácido”) y el otro carbono tiene un grupo hidróxido, de ahí el nombre: alfa (“al lado del carbono ácido”)-hidroxi (“grupo hidróxido”)-ácido. Su tamaño y su estructura le permiten penetrar en la piel un poco más que otros AHAs y puede interaccionar con facilidad con ciertas células y proteínas de la piel, pero no es antioxidante ni es tan bueno actuando en zonas muy grasosas como otros AHAs justamente porque la estructura tan pequeña no le da elementos para hacerlo.

El ácido glicólico se puede obtener naturalmente al fermentar la caña de azúcar, pero por temas económicos el que se utiliza en cosmética suele provenir de síntesis química.

 

 

¿Qué efectos causa el ácido glicólico en la piel?

 

El ácido glicólico debilita la unión entre las células de la epidermis, con lo que es un excelente renovador de la piel. También es capaz de penetrar hasta la dermis y estimular la proliferación de fibroblastos, es decir, aumenta el número de células capaces de sintetizar la matriz de la piel. La síntesis de colágeno, de ácido hialurónico y otras moléculas también aumenta en presencia de ácido glicólico. Curiosamente el ácido glicólico no es capaz de retener agua por sí solo pero, en combinación con otros productos y gracias a los cambios que estimula, su uso conduce a una piel más hidratada. Cuando se aplica ácido glicólico se observa que:

  • Disminuye manchas.
  • Disimula marcas de acné.
  • Actúa como antiarrugas, disminuyendo las arrugas y los efectos del fotoenvejecimiento.
  • Es un excelente peeling, dejando la piel más renovada y luminosa.
  • Permite el mejor acceso de otras moléculas a la piel, de ahí que se utilice para optimizar el tratamiento del acné, de las estrías u otros problemas de piel.

Pero el ácido glicólico también tiene su “lado oscuro”, pues puede resultar irritante. Aplicar productos con ácido glicólico puede causar picor y rojez. Además, es fundamental utilizar protección solar durante un tratamiento con ácido glicólico, ya que se ha visto que la combinación de ácido glicólico con luz ultravioleta inhibe la proliferación de células de la piel y favorece su apoptosis (una forma de muerte celular). En resumen, usar ácido glicólico sin fotoprotección causa el resultado opuesto al deseado.

 

 

¿Cómo se utiliza el ácido glicólico?

 

Los productos cosméticos al alcance de público general suelen ser limpiadores, sérums, cremas o geles con una concentración entre 5-25% de ácido glicólico. Conviene empezar siempre por la menor concentración y, si la piel lo tolera bien, podemos cambiar a dosis más concentradas. En consulta dermatológica se usan concentraciones más altas, incluso al 70%, pero debido al daño que puede causar estas potencias no se comercializan para el uso cotidiano. Sea cual sea la concentración, aplica el producto con ácido glicólico por la noche y utiliza protector solar durante el día para evitar problemas.   

Los productos que se aclaran suelen tener menos efectos que los productos que se dejan en la piel (limpiador vs crema, por ejemplo). Pero también es verdad que, si se retiran, no irritan tanto. Cada producto está formulado para un tipo de uso y la variedad permite encontrar aquel que mejor se adapta a tus necesidades.

Es importante tener cuidado al combinar el glicólico con otros productos: por ejemplo, ciertos productos para el acné contienen retinoides y, “si te pasas” con el tipo y cantidad de productos que te aplicas, la irritación puede ser importante. Y si tienes una piel muy sensible quizás el glicólico no es el AHA para ti; existen otras opciones, como el ácido lactobiónico, que otorga algunas de las ventajas del ácido glicólico sin causar tanta irritación.

Si crees que el ácido glicólico es una buena opción para ti consulta a en tu farmacia de confianza.  Los farmacéuticos podemos ayudarte a integrar este producto a tu rutina de belleza para obtener los mejores resultados y de una forma que no te irrite.