¿Por qué se inflaman las amígdalas?

La inflamación de las amígdalas. Puede que te pase en un lado del cuerpo o en los dos, y suele cursar con dolor de garganta, sobre todo al tragar. Te contamos en este artículo qué son las amígdalas, por qué se inflaman, y qué puedes hacer cuando sufres de amigdalitis aguda (la amigdalitis crónica es totalmente distinto).

 

 

¿Qué son las amígdalas?

 

Las amígdalas, esas dos “bolas” de tejido que vemos al costado de la garganta, se llaman oficialmente “amígdalas palatinas”. Existen otras amígdalas, localizadas una por detrás de la lengua y otra en la parte superior de la nasofaringe; el conjunto recibe el nombre de anillo de Waldeyer, y es una estructura de defensa. Las amígdalas están formadas por una red de células de soporte y colágeno en la que hay linfocitos B, linfocitos T, macrófagos, y células plasmáticas, todas células del sistema inmune. Por su localización las amígdalas pueden captar partículas que ingresan a nuestro cuerpo por la nariz y por la boca, retirando patógenos y coordinando una respuesta inmune contra ellos. Parte de las reacciones de defensa se dan en las amígdalas pero también hay linfocitos que llevan información hacia otras partes del organismo, mejorando la capacidad de respuesta general frente a infecciones.

Las amígdalas palatinas son las más grandes hasta los 10 años de edad, pero luego “involucionan” hasta los 20 años aproximadamente. La actividad máxima se da entre los 4-10 años de edad y va disminuyendo con el paso del tiempo.

 

 

¿Por qué se produce amigdalitis?

 

La función de defensa de las amígdalas es continua, ya que la captación de partículas no cesa. Esta función no cursa con inflamación ni con dolor, es la tarea “normal” de las amígdalas. Pero algunos virus o bacterias tienen especial predilección por las amígdalas y se reproducen en ellas y las inflaman. Entre ellos contamos:

  • Virus: rinovirus, coronavirus, adenovirus, influenza, parainfluenza, herpes virus o Epstein-Barr son algunos de los virus que son responsables de la amigdalitis. Hablamos de cientos de virus diferentes, aunque adenovirus y Epstein-Barr tienen una especial predilección por estos tejidos.
  • Bacterias: Streptococcus pyogenes es la bacteria más común en las amigdalitis bacterianas, pero no es la única. Otros ejemplares son las bacterias responsables de la difteria, de la gonorrea, y otras causantes de infecciones respiratorias.

La causa de la amigdalitis puede ser fácil de identificar en algunos cuadros clínicos, pero en otros es más complicado. Si se sospecha una infección vírica, no se recurre al uso de antibióticos hasta que la duración o intensidad del cuadro indica que puede haber una causa bacteriana. En la práctica, esto significa que muchas amigdalitis se tratan al inicio solamente con productos para controlar los síntomas, no con antibióticos.

 

 

¿Qué síntomas causa la amigdalitis?

 

Una amigdalitis puede cursar con uno o varios de los siguientes síntomas y signos:

  • Dolor de garganta.
  • Dolor al tragar.
  • Fiebre.
  • Inflamación al costado del cuello, sensible a la palpación.
  • Amígdalas enrojecidas, con o sin placas blancas.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar general.
  • En niños pequeños el dolor puede llevarlos a negarse a comer o a babear más de la cuenta.

 

 

¿Qué puedo hacer si tengo amigdalitis?

 

Cuando estás en el primer día de la amigdalitis lo usual es comenzar a utilizar ibuprofeno y algún analgésico-antiséptico de acción local. Las combinaciones más usuales de caramelos o sprays para el dolor de garganta incluyen antivirales, antisépticos y anestésicos, pero también hay con antiinflamatorios o hidrocortisona.  Para los que gustan de los productos naturales existen opciones formuladas a base de llantén, miel, o aceites esenciales.

Es importante recalcar: no utilices antibióticos si no te los ha recetado un médico. Es el médico el que debe decidir si necesitas antibiótico, cuál, y en qué dosis. De hecho, el uso de antibióticos en amigdalitis víricas es contraproducente: no solamente no te curan, sino que matan tus propios probióticos y colaboras con la generación resistencia a los antibióticos. En el caso de una infección por virus de Epstein-Barr el uso de antibióticos puede causar un rash cutáneo, por lo que hay que descartar una infección por este virus antes de proceder a la toma de antibióticos.

 

 

¿Cuándo debo visitar al médico por una amigdalitis?

 

Aunque el ibuprofeno y los calmantes locales ayuden un poco, es conveniente ver al médico en los siguientes casos:

  • Síntomas de más de tres días de duración.
  • Fiebre mayor a 38ºC.
  • Presencia de erupciones cutáneas.
  • Niños menores de dos años.
  • Niños que se niegan a comer o babean.
  • Más de cuatro episodios en un año.
  • Situaciones especiales: polimedicados, anticoagulados, inmunosuprimidos.

 

 

¿Me pueden extirpar las amígdalas con cirugía?

 

La amigdalectomía es la operación a través de la cual se extirpan las amígdalas. Es una operación sencilla pero no está exenta de molestias y cuidados post-operación, así que ya no se hacen tanto como hace unos años. Está indicada en pacientes con varios episodios de amigdalitis aguda en un año o que se complican con abscesos, y suele resultar en una reducción drástica (aunque quizás no total) de estos episodios. No hay evidencia de que se debilite al sistema inmune en la operación, por lo que estaría justificada en los casos en los que las infecciones recurrentes merman la calidad de vida.