Vitaminas

Potasio

El potasio es fundamental para la vida. El equilibrio del potasio en el interior y el exterior de las células es tan importante que buena parte de la energía que gasta una célula la invierte en el mantenimiento de este equilibrio. Los desequilibrios del potasio impactan varios órganos, particularmente la salud cardiovascular. Te contamos en este artículo la importancia del potasio para nuestro cuerpo, dónde obtener potasio y algunos cuidados básicos para evitar problemas por falta de potasio.

¿Qué hace el potasio en nuestro cuerpo?

El potasio es un mineral que está involucrado en varios procesos celulares:

  • Transporte de moléculas al interior de la célula.
  • Generación de impulsos eléctricos (la conexión neuronal, la contracción de los músculos y otras funciones corporales están controladas por impulsos eléctricos).
  • Control del volumen de la célula (hidratación/deshidratación de las células).

Buena parte de las funciones del potasio se cumplen a través de una proteína clave para la vida de todas las células de nuestro organismo: la bomba Na+/K+/ATPasa (“bomba sodio-potasio-a-te-pe-asa”). El potasio también está involucrado en el control de la piruvato kinasa, una enzima involucrada en el metabolismo de los carbohidratos.

¿Qué es la bomba  Na+/K+/ATPasa?

La bomba  Na+/K+/ATPasa es una proteína que está anclada a la membrana celular de todas las células de nuestro cuerpo. Tiene una función muy clara: sacar 3 iones de sodio del interior de la célula hacia el exterior y meter 2 iones de potasio en el interior celular. Esto genera un desbalance entre el interior y el exterior celular: hay mucho más sodio fuera de la célula que dentro y hay mucho más potasio dentro de la célula que fuera. Mantener este desbalance en un sistema biológico gasta energía ¡y mucha! Una neurona puede gastar hasta un 70% de su energía manteniendo este desequilibrio de sodio y potasio entre ambos lados de la membrana. Muchas funciones, como la conducción eléctrica del corazón y de los músculos, funcionan bien cuando los niveles de sodio y potasio a ambos lados de las células cumplen con este desequilibrio.

¿Por qué es importante este desnivel? Porque tiende a nivelarse en cuanto puede, cosa que la célula utiliza como fuente de energía. Pensemos en las presas hidroeléctricas: almacenan agua para liberarla y, al liberarla, se genera energía hidroeléctrica. En la célula pasa algo igual: acumular sodio y potasio sería el equivalente de “acumular agua” y al liberarlos, se genera energía que la célula aprovecha de diferentes maneras. La liberación y nivelación de sodio se da cada vez que se abre una “puertecita” en la membrana celular, “puertecita” que suele ser una proteína compleja que lleva a cabo trabajos en la célula. Por ejemplo:

  • Existen proteínas que, cuando abren el paso al sodio y al potasio, usan la energía del “desnivel” para generar impulsos eléctricos en el sistema nervioso.
  • Existen proteínas llamadas transportadoras que aprovechan el desnivel de sodio y potasio en célula para “colar” otras moléculas. Es el caso de la glucosa en el intestino; los transportadores de glucosa intestinales coordinan el movimiento de sodio junto con el de la glucosa. Sin estos transportadores la glucosa se quedaría en el intestino y no podría entrar en nuestro cuerpo.

Estos dos son ejemplos de las muchas funciones dependientes de la bomba de sodio y potasio en nuestro cuerpo. El latido cardíaco, la absorción de nutrientes, la presión arterial y la eliminación de residuos metabólicos requieren la actuación del potasio para funcionar.

¿Qué alimentos contienen potasio?

¡Muchos! Es difícil que falta el potasio cuando consumimos una dieta variada. Entre los alimentos  ricos en potasio contamos con:

  • Vegetales de hoja verde, como las espinacas.
  • Frutas como las uvas, las moras, el plátano o los cítricos.
  • Tubérculos y raíces tuberosas como las patatas y las zanahorias.
  • Lácteos y derivados como el yogur.

La EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) considera que la población adulta necesita unos 3,5 gramos de potasio diarios para suplir sus necesidades.

¿Necesitamos suplementos de potasio?

A veces sí, a veces no. La eliminación de potasio está controlada por los riñones en un proceso que depende mucho de la ingesta de potasio; si aumenta la ingesta se elimina más potasio, y si falta potasio se ahorra potasio para que no se pierda por la orina. También se pierde potasio por las heces y por el sudor, pero el riñón es la vía mayoritaria.

Hay situaciones en las que se pierde más potasio y se puede necesitar usar suplementos:

  • Ejercicio intenso; por el aumento de sudor se pierde más potasio.
  • Diarrea; de ahí que el suero de rehidratación oral (ej: Sueroral®) contenga sales de potasio.
  • Problemas renales que llevan a una mayor pérdida de potasio en la orina.
  • Problemas digestivos (diarrea crónica, abuso de laxantes) que llevan a una mayor pérdida de potasio en heces.
  • Uso de medicación (diuréticos, corticoides) que llevan a una mayor pérdida de potasio.

Los casos de ejercicio y diarrea puntual podemos gestionarlos en la farmacia; los problemas de salud crónicos debe gestionarlos el médico.

Pero cuidado: no debemos tomar potasio “a paladas” porque podemos caer en una hiperpotasemia. La hiperpotasemia puede comenzar como un cosquilleo ligero en manos, pies y músculos, pero su expresión más grave es la arritmia cardíaca, un fallo en el ritmo de contracción del corazón. Por suerte es algo muy raro en gente sana porque el riñón lo elimina correctamente, pero en personas con cierta predisposición (uso de diuréticos ahorradores de potasio, abuso de antiinflamatorios, problemas renales) es más fácil que aparezca.Los suplementos de venta libre suelen tener cantidades bajas de potasio para asegurar el aporte sin causar daño, pero no debes tomarlos en grandes cantidades ni durante mucho tiempo sin hablar con un profesional de la salud.

facebook twitter linkedin