Probióticos infantiles

Hemos hablado de los probióticos, de sus beneficios para la salud de la familia y de los alimentos y complementos con probióticos en diferentes artículos previos. Y en este artículo queremos centrarnos en los más peques de la casa ¿pueden ellos también beneficiarse del uso de probióticos? ¿Qué problemas de salud infantiles pueden mejorar con los probióticos? ¿En qué momento deberían tomarlos? Te lo respondemos todo en este artículo.

 

 

Tratamiento de la gastroenteritis aguda infantil

 

Cuando un niño tiene gastroenteritis aguda el tratamiento fundamental es la rehidratación: hay que evitar que el niño se deshidrate por culpa de la pérdida de agua y sales que se pierden con la diarrea. Aunque la Coca Cola® o el Aquarius® son remedios caseros muy populares, el mejor tratamiento es la solución oral preparada según fórmula de la OMS, mucho más adecuada para estos casos. A la rehidratación puedes añadir el tratamiento con probióticos, pues se ha visto que acortan la duración de la diarrea.

Cuidado: hablamos de gastroenteritis aguda, una diarrea de corta duración y usualmente autolimitada. Es la típica diarrea de los niños que tienen esa edad en la que se llevan todo a la boca, o cuando han comido algo nuevo cuando están de vacaciones, o “la pasa” del cole o la guardería… Si la diarrea cursa con fiebre, con mucho malestar o se prolonga muchos días, es una diarrea que requiere consulta con el pediatra.

 

 

Tratamiento de la diarrea por antibióticos

 

Los antibióticos matan una gran cantidad de bacterias, pero no saben diferenciar las bacterias patógenas de las que son buenas para nosotros y matan a todas las bacterias sensibles que encuentran a su paso. Este mecanismo es el que está detrás de la diarrea por tratamiento antibiótico, un efecto adverso muy frecuente, pues la muerte de las bacterias intestinales que ayudan con la digestión se traduce en una digestión deficiente. Una estrategia para evitar esta diarrea es el uso de probióticos junto con el tratamiento antibiótico; repoblando el intestino rápidamente con las bacterias correctas mejora el control de la diarrea.

 

 

Control de infecciones respiratorias

 

Algunas cepas de probióticos han demostrado utilidad en las infecciones del tracto respiratorio superior. Algunos beneficios incluyen el acortamiento de días con síntomas y la disminución de episodios de síntomas tipo resfriado o gripe durante el invierno. También hay estudios que muestran una disminución de empeoramientos, bajando los casos en los que se receta el uso de antibióticos.

 

 

Prevención de alergias

 

Se ha visto que puede haber un beneficio para la salud de la piel de los niños con dermatitis atópica cuando se utilizan probióticos. Parecería que hay menos casos de dermatitis, de eccemas y de otros tipos de alergia cuando las madres en el tercer trimestre de embarazo, las madres que dan pecho y los propios niños toman ciertas cepas de probióticos.  Queda aún mucho por investigar, por lo que los probióticos se les recomiendan a las familias de los niños que están en alto riesgo de desarrollar algún tipo de alergia.

 

 

Probióticos para niños prematuros

 

Se ha visto que los probióticos pueden resultar de utilidad para reducir las enfermedades y las muertes de los niños prematuros. De hecho, muchas veces se utilizan mientras el niño está aún en el hospital, y se puede recomendar su uso en casa. Pero cuidado: es importante coordinar con el pediatra el uso de probióticos, sobre todo mientras el niño prematuro es pequeño, por varias razones:

  • El sistema inmune de un niño prematuro, así como su flora bacteriana normal, no son los mismos que el de un niño nacido a término. El desarrollo del probiótico en el cuerpo del pequeño puede diferir de lo descrito en ensayos clínicos en niños nacidos a término.
  • Los efectos adversos de los probióticos no han sido ampliamente estudiados, y menos en niños prematuros. El paso de probióticos a la sangre o la producción de metabolitos bacterianos que el niño no pueda procesar son algunos de los puntos que preocupan en esta población.
  • Los probióticos no son medicamentos sino complementos alimentarios, por lo que están sujetos a la regulación de los complementos y no a las buenas prácticas de fabricación de los medicamentos. Esto lleva a variaciones en la calidad de los complementos, por lo que no cualquier marca o producto puede ser adecuada para un prematuro.

Todo esto no significa que no se puedan usar, sino que hay que tener cuidado con la cepa que se escoge, en qué cantidad, y qué marca o presentación se utiliza. Aunque el bebé ya haya crecido y esté en casa, la coordinación entre pediatra, farmacéutico y familia es fundamental para la dispensación del mejor probiótico para un niño prematuro.

 

 

¿Qué probiótico debe tomar el niño en cada caso?

 

Dependiendo de los síntomas, es mejor escoger un producto u otro. El probiótico que sirve para la diarrea no tiene por qué ser el mismo que funciona para la piel atópica, de hecho, es de esperar que sean diferentes. Se han registrado e investigado muchas cepas: por ejemplo, dentro de nuestra línea de suplementos te ofrecemos Ecovital Compleat Sistema Digestiu infantil, compuesta de tres cepas de origen humano:

  • Lactobacillus gasseri KS-13: estabiliza la microbiota beneficiosa intestinal, mejora la función inmunitaria y reduce la congestión nasal en rinitis alérgica.
  • Bifidobacterium bifidum G9-1: contribuye a la reducción de la incidencia de la diarrea aguda en niños, a la restauración de la flora intestinal después del tratamiento con antibióticos y reduce casos de estreñimiento.
  • Bifidobacterium longum MM-2: regula los síntomas asociados al síndrome del intestino irritable, los síntomas digestivos asociados al estrés, y  acorta y disminuye la severidad de la diarrea aguda.

 

Ecovital Compleat Sistema Digestiu infantil se comercializa en comprimidos que el niño puede chupar o que un adulto puede disolver en algo de agua, con un agradable sabor a vainilla. Pero hay más productos en el mercado; algunos tienen otro sabor, otros se comercializan con diferente presentación, otros aportan diferentes beneficios… tu farmacéutico de confianza te ayudará a escoger el que mejor se adapte a las necesidades de tu pequeño.