¿Qué es el cáncer infantil?

 

¿Qué es el cáncer infantil?

 

El cáncer es, explicado muy “por arriba”, un término que se utiliza para designar al problema de salud que se produce cuando un grupo de células de nuestro organismo, en vez de crecer de forma adecuada y ordenada, se salta todos los controles y crece de forma desordenada, independientemente de las necesidades del cuerpo humano como unidad vital. Esto lleva a que el o los órganos afectados no trabajen adecuadamente y consuman más recursos de los disponibles, llevando el cuerpo a un estado no saludable que, sin tratamiento, desembocará en el fallecimiento del paciente. Cuando esto se produce en un niño hablamos de cáncer infantil.

 

¿Por qué diferenciamos al cáncer infantil?

 

El cáncer infantil tiene características que lo separan del cáncer de los adultos:

  • Los órganos afectados no son los mismos. En las mujeres los cánceres más frecuentes son el cáncer de mama y colon y recto. Los cánceres más frecuentes en hombres son los de próstata, colon y recto, pulmón y vejiga. En cambio, los niños sufren más de leucemias, cáncer del sistema nervioso central, y linfomas.
  • La frecuencia del cáncer infantil es relativamente baja, afectando a menos pacientes. Esto dificulta la investigación de algunos tipos de cáncer infantil, ya que cuantos menos pacientes lo sufran, más difícil es obtener información de la enfermedad.
  • El impacto que produce la enfermedad y el apoyo emocional que necesitan las familias y los pacientes no son los mismos: un niño pequeño, un adolescente o un adulto tienen necesidades diferentes y deben ser consideradas adecuadamente.
  • El tratamiento debe hacerse considerando que se le administra a un cuerpo en desarrollo, no a un cuerpo adulto, con los cambios metabólicos que eso implica. Algunas opciones disponibles para adultos pueden no ser tan buenas para un niño.

 

¿Cuáles son las causas del cáncer infantil?

 

Hoy en día no sabemos por qué se produce un cáncer infantil. Se valoran causas genéticas y medioambientales, con un componente de susceptibilidad individual muy importante, pero no hay identificado claramente un factor como el tabaco y el cáncer de pulmón. Esto hace una diferencia más con el cáncer de los adultos: la lucha se da en el área del diagnóstico precoz e instauración del tratamiento, ya que aún no hay nada que podamos hacer para prevenir los casos de cáncer infantil.

 

¿Cómo se trata el cáncer infantil?

 

El tratamiento oncológico que recibe un paciente infantil dependerá de varios factores. Las opciones son las mismas tres que en el cáncer de los adultos: radioterapia, quimioterapia, y cirugía. Escoger uno u otro dependerá del tipo de respuesta de un cáncer a estos tratamientos y del impacto que puede tener el tratamiento en el paciente: por ejemplo, a los niños menores de tres años no se les suele tratar con radioterapia en la zona cerebral para evitar problemas en el desarrollo de este órgano. Es importante mantener una buena comunicación con el equipo médico para saber qué esperar del tratamiento y cómo lidiar con los efectos adversos del mismo.