¿Qué es la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca es una de las tres enfermedades que puede sufrir una persona en relación al gluten. El gluten es la masa proteica que queda después de lavar la harina de trigo con agua, y es muy importante en la industria alimentaria porque cambia la textura de la masa. Por extensión, también se considera gluten a las proteínas obtenidas con el mismo proceso a partir de semillas de cebada, centeno o espelta. En principio no es un problema para las personas, a menos que tengan un problema de salud relacionado con el gluten. En un post anterior, te explicamos bien qué es el gluten, quién puede comerlo sin problemas, y qué pasa si lo sacas de tu dieta sin razón alguna. En este post te explicaremos cómo se produce la enfermedad celíaca, cómo se diagnostica, y cómo se trata.

 

 

¿Cómo se produce la enfermedad celíaca?

 

La enfermedad celíaca es una enfermedad inflamatoria crónica que aparece cuando el gluten presente en alimentos desencadena una reacción del sistema inmune. En el intestino de la persona no celíaca la estructura intestinal actúa de barrera impidiendo que esto suceda, pero las personas susceptibles tiene una alteración en la barrera que permite que el gluten entre en contacto con células del sistema inmune del intestino, activándolo. Los anticuerpos producidos atacan a las células de la pared intestinal, alterándola e interfiriendo con su función.

 

 

¿Qué síntomas presenta un paciente celíaco?

 

Hay varias presentaciones de celiaquía, y los síntomas cambian en cada una.

  • Presentación con síntomas en el área intestinal al consumir gluten: diarrea, gas, cólicos, cambios en la materia fecal, incluso estreñimiento.
  • Celiaquía sin problemas digestivos pero con cansancio, anemia, osteoporosis, úlceras en la boca, dermatitis similar al herpes, o incluso sin síntoma alguno hasta que una analítica o un estudio de tejido intestinal muestran resultados compatibles con el diagnóstico de celiaquía.
  • En los niños es común diagnosticar la celiaquía cuando los bebés comienzan a comer alimentos nuevos y aparecen problemas digestivos, o cuando son ya mayores y presentan un retraso del crecimiento no atribuible a otras causas.

 

 

¿Cómo se confirma el diagnóstico de enfermedad celíaca?

 

Hay varias pruebas que pueden indicar que tienes enfermedad celíaca:

  • Sospecha clínica: tu salud está resentida de forma que apunta a la enfermedad celíaca.
  • Pruebas serológicas: se buscan los anticuerpos relacionados con la enfermedad celíaca.
  • Test genéticos: se buscan los genes asociados a la enfermedad celíaca.
  • Biopsia: es la prueba definitiva, en la que se busca en el intestino el tejido dañado por los anticuerpos.

Finalmente, si al retirar el gluten de la dieta mejoran tus síntomas y se recompone la estructura intestinal, se confirma que tus síntomas se deben a la enfermedad celíaca. Pero a veces el diagnóstico puede ser difícil, ya que no siempre dan positivas todas las pruebas, ni arrojan los mismos resultados de paciente a paciente.

 

¿Cómo se trata la enfermedad celíaca?

 

Retirando el gluten de la dieta, no hay otra manera. Los medicamentos se pueden utilizar para bajar la inflamación del intestino cuando hay problemas que así lo justifican, pero no son curativos, sino que solamente controlan los síntomas. Al retirar el gluten evitarás desencadenar la reacción que origina todos los problemas. Dependiendo de cómo estaba tu cuerpo al diagnosticar la celiaquía, las pruebas serológicas se normalizan 6-12 meses después de suspender el gluten, y el intestino puede tardar hasta dos años en recuperar su estructura normal.

 

Existen algunas formas más complicadas de celiaquía que no responden a la retirada del gluten, pero son menos frecuentes y requieren atención médica más cercana.