Remedios naturales para regular el ciclo menstrual

¿Puedo regular el ciclo menstrual con productos naturales?

 

Cuando las mujeres hablan de “regular el ciclo” suelen referirse a una o varias de estas acciones:

  • Pasar de ciclos menstruales de días variables a ciclos menstruales de días regulares.
  • Pasar de ciclos menstruales anormalmente dolorosos a ciclos más “regulares” o “normales”, que no interrumpan tanto nuestra rutina.
  • Regular la longitud de los días que menstruamos, usualmente con el deseo de menstruar menos días.
  • Asegurar la ovulación cuando se busca un embarazo.
  • Evitar sangrados intermenstruales.
  • Disminuir los síntomas del síndrome premenstrual.

Es importante definir a cuál de todas estas acciones nos referimos, buscar qué causa está detrás de tus síntomas, y definir qué intensidad tienen los síntomas para buscar una solución adecuada. En algunos casos puede ayudarte un producto natural, pero en otros será necesario recurrir a medicación como pastillas anticonceptivas, hormonas, o analgésicos potentes. Empecemos por el principio…

 

¿Por qué se originan estas diferencias en el ciclo menstrual?

 

Los ciclos menstruales estándar van de 28 a 35 días, pudiendo durar el sangrado entre 2-7 días continuados. Varias situaciones pueden estar detrás de un ciclo menstrual alejado de lo ideal. Entre ellas encontramos:

  • Uso de anticonceptivas que no van del todo bien.
  • Perimenopausia, es decir, estar llegando a la menopausia.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Problemas tiroideos.
  • Ovario poliquístico.
  • Problemas uterinos como los miomas o la endometriosis.
  • Obesidad.
  • Problemas con la conducta alimentaria como la bulimia o la anorexia.
  • Uso de medicamentos como anticoagulantes, aspirina, o antiepiléticos.
  • Estrés.

Cada uno de estos tiene diferentes soluciones. Si notas problemas con tu ciclo menstrual es importante que hables con tu ginecólogo, pues es el médico quien debe diagnosticar el origen del problema. A partir de un buen diagnóstico te recomendarán un tratamiento, que podrá o no complementarse con productos naturales según tu caso.

A modo informativo te comentamos algunos productos naturales que tienen cierta evidencia en la regulación del ciclo. Y decimos “cierta” porque los ensayos clínicos realizados suelen ser pequeños, o la metodología no es la mejor, con lo que es difícil que la evidencia que aportan sea de la mejor calidad posible.

 

 

Fenogreco

 

Las semillas maduras y secas de fenogreco o alholva  (Trigonella foenum-graecum) ha demostrado actividad positiva en los sofocos de la menopausia, como hipoglucemiante, y como regulador del ciclo. Un ensayo mostró que un extracto hidroalcohólico estandarizado de fenogreco mejoró parámetros de funciones hormonales y ováricas del ciclo femenino, mejorando la regularidad del ciclo y la fertilidad femenina en mujeres con ovario poliquístico.

 

 

Maitake

 

El maitake (Grifola frondosa) es un hongo más conocido por su función inmunoestimulante y sus ensayos en el área de la oncología. Pero también hay un estudio en el que se vio que un extracto estandarizado de maitake promueve la ovulación en el ovario poliquístico, solo o en combinación con clomifeno, favoreciendo la ovulación en mujeres que habían resistido previamente al tratamiento con clomifeno.

 

 

Agnocasto

 

El fruto de agnocasto o sauzgatillo (Vitex agno-castus) es una de las “estrellitas” de la salud natural femenina, ya que la propia Agencia Europea del Medicamento ha aprobado su uso para controlar los síntomas del síndrome premenstrual (irritabilidad, cambios de humor, dolor de cabeza, pechos hinchados, etc). Diversos ensayos han mostrado la capacidad del agnocasto para disminuir los síntomas del síndrome premenstrual y para regular la duración del ciclo.

 

 

Onagra

 

El aceite de onagra es rico en vitamina E y ácidos grasos omega-6. Tiene una cierta evidencia a favor, aunque no tan potente como la del agnocasto. Se la recomienda para aliviar el síndrome premenstrual, particularmente el dolor de senos. Su efecto suele demorar unas semanas en aparecer.

 

 

Jengibre

 

El jengibre es muy conocido por sus propiedades digestivas y antieméticas. Algunos ensayos pequeños han mostrado resultados promisorios en el tratamiento del dolor menstrual, ya que el jengibre también tiene propiedades antiinflamatorias. 250 mg de polvo de rizoma tomado cuatro veces al día al inicio del ciclo menstrual durante tres días demostró una mejoría de las molestias similar a la obtenida con ibuprofeno 400 mg.

 

 

Vitamina B6

 

La vitamina B6, también conocida como piridoxina, tiene cierta evidencia a favor para aliviar los síntomas del síndrome premenstrual. Dosis de 100 mg se consideran seguras para aliviar síntomas del síndrome premenstrual, incluidos los cambios de humor.

 

 

Calcio

 

Por mecanismos aún no elucidados, se ha visto que una dosis diaria de 1200 mg de carbonato de calcio a lo largo de tres meses mejora los síntomas del síndrome premenstrual.

 

 

Y porque no todo se arregla con principios activos…

 

El ejercicio físico parece ser importante para la salud femenina. Los ensayos son pequeños y los resultados son variables, pero el ejercicio físico regular parece ayudar a disminuir algunos síntomas del síndrome premenstrual como el dolor de cabeza, la hinchazón y molestias digestivas. Se ha asociado también una buena dieta (menos azúcar, menos sal, menos cafeína) a mejoras en los síntomas del síndrome premenstrual, pero los resultados de los ensayos son variables. Por salud general conviene seguir esta línea dietética, pero no podemos prometer que aporte resultados notorios en los síntomas del síndrome premenstrual.

 

 

¿Cuál de todos estos puede resultarte de utilidad?

 

Como verás, hay mucha información, muy variada, y no todos los productos pueden resultarte de utilidad. Para empezar te recomendamos que hables con tu farmacéutico de confianza, que sabrá ayudarte a decidir si eres candidata a fitoterapia o si necesitas un médico y, si corresponde, te ayudará a escoger un producto adecuado.

 

 

¿Cuándo debes ver al médico?

 

Consulta con el médico en estas situaciones:

  • De repente tus ciclos pierden la regularidad usual.
  • Tus períodos duran menos de 21 días o más de 35.
  • Sangras durante más de 7 días.
  • Hay más de 20 días de diferencia entre tu período más corto y tu período más largo.
  • Tienes problemas para quedarte embarazada.
  • Han cambiado la intensidad de los síntomas de tu período menstrual.