Remedios naturales para las piernas cansadas

La sangre necesita que caminemos y corramos para volver desde los pies hacia el tórax. La contracción de los músculos de la pierna y de la planta del pie ayuda a bombear la sangre hacia arriba, moviendo al líquido en contra de la tendencia a caer que genera la fuerza de gravedad. Cuando no nos movemos tanto, ya sea porque trabajamos sentados o estamos mucho rato de pie, este bombeo no se produce tan bien y la sangre se mueve con más lentitud en las piernas. Esta lentitud favorece que el líquido salga de las venas y vasos linfáticos y se quede en los tejidos de la pierna. El líquido retenido da lugar a los síntomas de las piernas cansadas: hormigueo, pesadez al caminar, tobillos hinchados e incluso calambres. Te contamos en este artículo qué remedios naturales para piernas cansadas existen y cómo funcionan.

 

 

¿Qué remedios naturales para piernas cansadas existen?

 

Existen varias plantas que pueden utilizarse para aliviar los síntomas de las piernas cansadas. La mayoría de ellas actúan evitando el daño a las paredes venosas, para así prevenir ese estado de distensión continúa que mencionábamos antes (acción venotónica). También hay productos naturales que favorecen el movimiento de la sangre y la circulación en las venas. En nuestro mercado encontramos productos para piernas cansadas basados en las siguientes plantas:

  • Castaño de Indias (Aesculum hippocastanum). Las semillas de castaño de indias contienen una molécula llamada escina, molécula con propiedades antiinflamatorias y venotónicas. La escina evita inflamación y daño a la pared venosa. La semilla de castaño de indias también contiene una molécula antioxidante llamada proantocianidina A2, capaz de aumentar la resistencia de los capilares (los vasos sanguíneos más pequeñitos) y de prevenir las arañas vasculares. La corteza de castaño de indias también es útil; contiene una molécula llamada esculósido capaz de aumentar la resistencia de los vasos sanguíneos más pequeños.
  • Ciprés (Cupressus sempervirens). Los extractos de gálbulos maduros de ciprés tienen acción venotónica gracias a moléculas antioxidantes que protegen los vasos sanguíneos.
  • Hamamelis (Hamamelis virginiana). Los preparados de hoja y corteza de hamamelis son ricos en taninos y han demostrado utilidad para aliviar síntomas de piernas pesadas, sobre todo por vía oral.
  • Mirtilo (Vaccinium myrtillus). Los frutos contienen moléculas llamadas antociánidos que alivian los síntomas causados por problemas circulatorios venosos. Várices, pesadez y dolor de piernas se pueden tratar con extractos de frutos de mirtilo.
  • Centella asiática (Centella asiatica). La parte aérea de Centella asiatica es rica en asiaticósido y madecasósido. Han demostrado su utilidad para reforzar las venas en diferentes problemas circulatorios.
  • Ginkgo (Ginkgo biloba). La hoja de ginkgo es rica en flavonoides venotónicos y reforzadores de las paredes capilares.
  • Meliloto (Melilotus officinalis). La parte aérea del meliloto tiene cumarinas responsables de mejorar la circulación de la sangre en las venas y en los vasos linfáticos.
  • Rusco (Ruscus aculeatus). El rizoma de rusco contiene algunas de las moléculas venotónicas más poderosas y facilita el movimiento de la sangre venosa en las piernas.
  • Vid (Vitis vinifera). Tanto los extractos de hoja como de semilla son de utilidad para prevenir la inflamación de las venas en las piernas y para reforzar los capilares.

 

 

¿Qué remedio natural para piernas cansadas puedo utilizar?

 

Los productos para piernas cansadas pueden estar basados en una única planta (“presentación simple”) o en una combinación de varias de ellas (“un compuesto”). Normalmente las cremas y sprays son compuestos, mientras que la vía oral ofrece presentaciones tanto simples como compuestas. Escoger uno u otro depende de tu cuadro de inicio y de la respuesta de tu cuerpo.

La vía tópica alivia con mucha rapidez, sobre todo porque se suele añadir mentol o aceites esenciales con efecto frío a la fórmula, pero repara menos. En cambio, la vía oral es más efectiva a largo plazo para controlar síntomas y prevenir daño. Conviene comenzar a tomar estos preparados durante la primavera para que, al llegar el verano, las venas estén más reforzadas y el calor no tenga un impacto tan alto en los síntomas de piernas cansadas. Pero si sufres de piernas cansadas todo el año se puede valorar el uso continuado de estas plantas medicinales.

Es importante valorar las precauciones de utilización de cada preparado antes de tomarlos. Por ejemplo, el meliloto debe detenerse si aparece hinchazón súbita de una o ambas piernas y no debe utilizarse junto a otros anticoagulantes. El castaño de indias puede dar vértigo, por lo que los pacientes que sufren de vértigos no deberían utilizarlos. Y varias plantas pueden ocasionar molestias gástricas… te recomendamos entonces que consultes en tu farmacia de confianza cuál puede ser la mejor combinación de plantas medicinales para ti.

 

 

¿Puedo hacer algo más por mis piernas cansadas?

 

¡Sí, claro! Además de los productos naturales, hay pequeñas acciones que pueden ayudarte a gestionar los síntomas de piernas cansadas. Entre ellas contamos:

  • Cuidar la ropa y el calzado. La ropa ajustada y el calzado que impide el movimiento natural del pie (tacones, ciertas plataformas) dificultan el movimiento de sangre en las venas, aumentando el cuadro de piernas cansadas.
  • Hacer deporte. Caminar, correr o hacer deportes que muevan las piernas reforzarán la circulación venosa.
  • Utilizar medias de compresión. Las medias de compresión para las personas que trabajan mucho tiempo de pie son una excelente prevención de enfermedades venosas como piernas cansadas, tobillos hinchados o várices.

Los productos naturales complementan estas medidas, pero por sí solos no son tan poderosos. En tu farmacia de confianza podrán ayudarte: cuéntales tu caso, que sabrán recomendarte productos naturales y otras medidas para la buena salud de tus piernas.