Resfriado en niños: ¿Cómo podemos evitarlo?

 

De cara al frío, y visto el continuo paseo de virus que hay en una guardería y en el cole, es frecuente que en las farmacias nos pidan consejo para evitar que los más peques de la casa se resfríen. Es difícil prevenir el contagio del resfriado entre los niños por completo, pero hay cosas que podemos hacer para minimizarlo. Por un lado, están las medidas higiénicas básicas, y por el otro existen productos inmunoestimulantes, inmunomoduladores o con propiedades antivirales que se pueden utilizar en niños. Entre ambos es posible bajar la incidencia de los resfriados de los niños, o al menos mitigar su intensidad y reducir su duración.

Las opciones que te comentaremos pueden resultar muy útiles, pero es importante considerar la edad del niño, si es asmático o alérgico a algo, el tiempo que se puede utilizar cada producto y algunos otros puntos antes de comenzar a utilizarlos. Por ello te animamos a que hables con tu pediatra o con tu farmacéutico de confianza antes de comprar un producto; estos profesionales sabrán recomendarte lo que mejor le puede funcionar a tu peque para prevenir un resfriado.

 

Vitaminas y minerales

 

Hay algunas vitaminas y minerales que se asocian al correcto funcionamiento del sistema inmune, como la vitamina C, la vitamina D o el zinc. La evidencia hasta ahora indica que, si la dieta aporta las dosis diarias recomendadas de estos nutrientes, el sistema inmune funcionará mejor que si hay carencias. Y lo ideal es obtener los nutrientes de nuestra dieta, pero si no fuera posible, o si quedan dudas sobre lo bien que estamos montando la dieta del niño, se puede recurrir a suplementos para garantizar el aporte diario de vitaminas hasta que hagamos los ajustes necesarios a la dieta del niño. Es común que los suplementos para prevenir los resfriados aporten vitamina C, D o zinc en las cantidades diarias recomendadas, pero no en cantidades masivas, ya que las dosis altas en niños no están recomendadas durante largo tiempo si no hay atrás una recomendación del pediatra.

 

Equinácea

 

Tanto la raíz como la parte aérea de Echinacea purpurea y dos de sus parientes (E.pallida y E.angustifolia) son útiles en casos de infecciones de las vías respiratorias altas.  Los extractos de estas plantas tienen capacidad inmunoestimulante y viricida y pueden prevenir y acortar la duración del resfriado común y la gripe. En el mercado existen una gran variedad de presentaciones, pudiendo comprarse jarabes, gominolas o gotas con equinácea sola y combinada con vitaminas y otros productos naturales. Muchas presentaciones están adaptadas para niños de corta edad y los sabores son bastante pasables. Peeeeroooo… como buen producto natural que es, la equinácea es muy efectiva, pero tiene sus “problemillas”.

 

La Agencia Europea del Medicamento publicó un informe en el año 2012 en el que no se recomienda el uso en niños menores de 12 años porque su uso seguro no ha sido lo suficientemente documentado en esta población. Ha habido casos de alergias severas en niños, particularmente niños con piel atópica o alérgicos a plantas de la misma familia que la equinácea, por lo que la Agencia considera que el potencial riesgo al utilizarla supera los posibles beneficios.

 

¿Y por qué se siguen comercializando preparados para niños con equinácea? Pues porque hay niños que no tienen problemas y se han beneficiado con el uso de la equinácea, y el riesgo no es tan alto como para que la Agencia haga una retirada de estos productos. De hecho, luego de la publicación de este informe se han aprobado medicamentos para niños que contienen equinácea. Así que si ya le has dado extracto de esta planta a tu hijo no te preocupes, no es para tanto, pero sí te recomendamos que este invierno hables con un profesional de la salud antes de darle equinácea a un niño menor de 12 años.

 

Productos derivados de hongos

 

Existen setas cuyos extractos tienen actividad inmunoestimulante, y sus preparados se utilizan en niños de forma segura para evitar resfriados y otras afecciones. El pleurotus (Pleurotus oleatus), el reishi (Ganoderma lucidum) o el shiitake (Lentinula edodes) entran en esta categoría. No suelen dar problemas (son hongos alimentarios) a menos que haya alguna alergia o intolerancia. Se comercializan solos o en combinación, ya que hay sinergia con la vitamina C o con otros extractos naturales. Dentro de esta categoría encontramos el Imunoglukan® o el Reishi Neo Peques®.

 

Aceites esenciales

 

Existen aceites esenciales con capacidad inmunomoduladora, viricida o bactericida, por lo que son una opción interesante para prevenir los resfriados de los niños. Cada AE tiene su actividad terapéutica, su vía correcta de administración (tópica, inhalada u oral) y su dosis correcta, por lo que si quieres utilizar aceites esenciales puros para prevenir el resfriado de los niños es mejor que hables con un profesional experimentado. Para facilitarnos la vida se comercializan preparados ya prontos, con combinaciones sinérgicas de aceites esenciales, que actuarán correctamente en nuestro cuerpo y además serán muy agradables de utilizar. Dentro de esta categoría encontramos la marca Pranarom®, que nos ofrece Prana BB defensas naturales para aplicar diluido en aceite vegetal masajeando los pies de los bebés a partir de tres meses o la sinergia de aceites esenciales PranaBB difusión purificator® apta para uso en difusor.

 

Probióticos

 

El tratamiento con probióticos ha cogido fuerza en los últimos años, ya que somos cada vez más conscientes de la importancia que tienen algunas “bacterias buenas” en nuestra salud. La ingesta de diferentes cepas de probióticos favorece que nuestro sistema inmune funcione mejor a través de varios mecanismos: producción de moléculas bactericidas, competición por el espacio vital en nuestro cuerpo, inmunomodulación… queda mucho aún por estudiar, pero los géneros más conocidos y utilizados en productos de farmacia son Saccharomyces, Bifidobacterium y Lactobacillus. Los preparados de probióticos para evitar los resfriados en los niños suelen incluir vitaminas o productos naturales para potenciar su acción. Un ejemplo de estos productos es Lactoflora® primera etapa.

 

Própolis

 

El própolis es una mezcla resinosa que proviene de la colmena de la abeja. Las abejas lo fabrican para asegurar la integridad y la salubridad de la colmena, ya que es una mezcla compleja con propiedades antisépticas, antioxidantes, antiinflamatorias y posiblemente inmunomoduladora. Hay una cierta evidencia que indica que el própolis puede ser útil para prevenir o acortar resfriados en niños y en adultos, pero aún no se conoce la dosis adecuada. Las diferentes presentaciones utilizan diferentes cantidades de própolis y suelen asociarlas a otros productos para prevenir o acortar el resfriado, y rara vez está solo en un producto infantil. Un ejemplo de este tipo de productos es el Propolaid® Propolbaby.

 

Jalea Real

 

La jalea real es otro producto proveniente de la colmena, pero a diferencia del própolis, la jalea real es alimento de larvas de abejas, particularmente de abejas reinas. Es un producto secretado por las abejas obreras muy rico en minerales, vitaminas, carbohidratos, proteínas y aminoácidos, entre otros micro y macro nutrientes. Se le atribuyen efectos antimicrobianos, pero tampoco en este caso se sabe cuál sería la dosis exacta para obtener una determinada respuesta en el cuerpo de los niños. Las fórmulas con jale real suelen llevar otros productos también, para lograr estimular las defensas de los niños por más de un camino.  Un ejemplo de producto con jalea real es Juanola® Jalea Real Vitalidad y Defensas para niños.

 

Cortagrip®

 

La última opción que te contaremos actúa directamente contra el virus del resfriado. El Cortagrip® es un producto que actúa en la mucosa de la garganta y faringe recubriendo la mucosa, impidiendo que los virus del resfriado ingresen en las células y facilitando el trabajo al sistema inmune. Así disminuyen las opciones de contagio de un resfriado o, si el peque ya se ha contagiado, acorta la duración del proceso. Puede utilizarse en niños mayores de 4 años.

 

Medidas higiénicas – dietéticas para prevenir resfriados en niños

 

Los productos mencionados pueden ser muy útiles, pero no debemos olvidarnos de esos pequeños gestos que pueden ayudar a prevenir resfriados en niños y en adultos.

  • Lavarse las manos al entrar en casa y antes de comer. Buena parte de los resfriados se contagian a través del contacto mano-boca o mano-nariz.
  • Ventilar la casa. El aire renovado evitará la concentración de virus en el ambiente.
  • Utilizar pañuelos desechables, con los niños y con nosotros mismos. Los mocos que se dejan en un pañuelo de tela son un excelente reservorio de virus.
  • No compartir los utensilios y juguetes de los niños con otros, particularmente niños o adultos enfermos.
  • Lavar los artículos del bebé y de los niños pequeños varias veces al día.
  • Mantener una rutina de ejercicio físico al aire libre y adecuada a la edad del niño.
  • La dieta del niño debe ser rica en frutas, verduras, legumbre y pescado, para aportar las vitaminas y minerales que ayudarán a mantener el sistema inmune trabajando en óptimas condiciones.