Verrugas: ¿Qué son?

Las verrugas son lesiones epidérmicas benignas y frecuentes causadas por el virus del papiloma humano. Existen diferentes presentaciones clínicas y, dependiendo del lugar en el que aparecen y de la resistencia de la verruga, pueden requerir distintos tratamientos para su eliminación. En este artículo nos centraremos en las verrugas comunes y las plantares, qué aspecto suelen tener, cómo se tratan, y cuándo es necesario consultar a un médico para tratar una verruga.

 

 

¿Qué son las verrugas?

 

Las verrugas son el resultado de la infección por uno de los tantos virus del papiloma humano (VPH). Los VPH interactúan con nuestra piel y nuestras mucosas, sobre todo con las capas más externas de nuestra piel (rara vez llegan a la capa basal). Cuando el virus infecta las células de piel llamadas queratinocitos se produce un crecimiento desordenado de estas células y una síntesis desordenada de queratina, dando lugar a una verruga.

 

 

¿Cómo se producen las verrugas?

 

Hay más de doscientas variedades de VPH diferentes, pero no todos son patológicos. Algunos virus causan verrugas genitales, otros causan verrugas plantares, y otros causan la típica verruguita vertical de cara o cuello. Las infecciones se producen sobre todo cuando la piel está rota, pues eso facilita la invasión por parte del virus. El virus se propaga por contacto directo o indirecto; eso hace que las verrugas sean mucho más comunes en niños en edad escolar y adolescentes que en adultos. Las verrugas suelen desaparecen solas en un período de dos años, con más facilidad en el caso de los niños. Solo muy pocas formas evolucionan a carcinoma, y aun así son muy destructivas con el tejido local, pero no hacen metástasis.

 

 

¿Qué tipos de verrugas hay?

 

Hay varios tipos de verrugas, con diferentes presentaciones clínicas.

  • Verrugas comunes. Se ven como nódulos bien delimitados, rugosos, redondeados o irregulares, firmes y de color gris claro, amarillento, amarronado o negro grisáceo que miden de 2 a 10 mm de diámetro. Están causadas por los VPH 2, 4,7 y 75-77.
  • Verrugas filiformes.  Son una variante de las verrugas comunes. Son largas, angostas y suelen crecer sobre los párpados, cara, cuello o labios.
  • Verrugas palmares y plantares. Como están en una zona de alta presión no suelen tener volumen, sino que crecen hacia adentro. Son parecidas a los callos, pero tienen un punteado negro debido a la presencia de vasos sanguíneos (cosa que no pasa en los callos). Pueden ser dolorosas a la palpación o al caminar. Están causadas por los VPH 1, 2 y 4.
  • Verrugas planas. Son lesiones sólidas, elevadas, lisas, planas, de color amarillo-amarronado, rosa o carne. Están causadas por los VPH 3, 10, 26–29 y 41.
  • Verrugas del carnicero. Verrugas que aparecen en las manos de personas que trabajan con carne. Pueden ser más parecidos a coliflores que a verrugas comunes. Está causada por el VPH 7.
  • Verrugas genitales externas: Son lesiones que pueden parecer pequeñas protuberancias color carne, o pueden también tener aspecto tipo “coliflor”. Están causadas por los VPH 6, 11, 40, 42, 43, 44, 54, 61, 72, 81, y 89. Su manejo es diferente al de las demás verrugas.

Los VPH también causan lesiones que no llamamos verrugas como los papilomas, el queratoacantoma o algunos carcinomas que están causados por variantes del VPH no listadas aquí. Las verrugas se identifican por su aspecto: algunas son muy fáciles de diferenciar y podemos tratarlas con productos de venta libre, pero otras pueden ser más difíciles de diferenciar de otros problemas de piel y requerirán diagnóstico por parte del dermatólogo.

 

 

¿Cómo se tratan las verrugas?

 

Las verrugas no suelen causar síntomas, solo muy rara vez causan dolor y desaparecen solas en más de un 60% de casos antes de los dos años. Los pacientes suelen pedir tratamiento más por un tema estético o por eliminar pequeñas molestias, como el roce de la verruga con la piel, que porque haya un dolor intenso. Se suele comenzar con el tratamiento menos molesto, pero si hay recurrencias será necesario pasar a formas más agresivas.

Los tratamientos que ofrecemos en la farmacia suelen ser uno de estos dos:

  • Tratamientos basados en ácidos, como el salicílico o el tricloroacético. Son irritantes que por un lado destruyen la queratina y por el otro estimulan al sistema inmune para actuar localmente.
  • Crioterapia. La crioterapia se basa en congelar las células, pues se destruyen durante el proceso de descongelado.

Son aptos para verrugas en manos y pies, pero no se recomiendan para zonas de piel sensible. Están contraindicados en pacientes diabéticos, con problemas de circulación, o en verrugas que están en piel irritada, inflamada, o herida. Consulta a tu farmacéutico de confianza antes de aplicar un tratamiento sobre una verruga.

Cuando estos tratamientos no funcionan es importante ir al dermatólogo. El médico confirma el diagnóstico  y puede aplicar tratamientos más potentes: su crioterapia es de un frío más intenso que el de los productos de farmacia, puede hacer pequeños cortes para eliminar la verruga, o utilizar productos más agresivos.

Si deseas saber más sobre los tratamientos de las verrugas puedes leer este artículo.

 

 

¿Cuándo tienes que ver al médico por una verruga?

 

Las verrugas se reconocen con mucha facilidad, pero algunos casos deben ser valorados por un médico:

  • Niños menores de 12 años.
  • Verrugas en cara, cuello y zonas de piel delicada. Los tratamientos de los que disponemos en oficina de farmacia son susceptibles de dejar marcas o cicatrices.
  • Verrugas genitales. Estas verrugas son la expresión de una enfermedad de transmisión sexual, por lo que el médico debe valorar al paciente y determinar el o los tratamientos necesarios.
  • Verrugas que no remiten luego de un par de tratamientos. El dermatólogo puede utilizar tratamientos más potentes.
  • Verrugas que duelen, sangran, supuran o se inflaman.
  • Pacientes con tratamientos de venta libre contraindicados: diabéticos, pacientes con problemas circulatorios, neuropatías periféricas o problemas de coagulación.
  • Pacientes inmunosuprimidos.