La vitamina B2: la riboflavina

¿Qué es la riboflavina?

 

La riboflavina es una coenzima que participa en la transformación de las vitaminas B9 y B6 en su forma activa, tiene actividad antioxidante y tiene una función importante en el metabolismo de lípidos, aminoácidos y carbohidratos. Está formada por una base nitrogenada llamada flavina y por una pentosa llamada ribosa, de ahí su nombre. También se la conoce por los más antiguos nombres de vitamina B2, vitamina G o lactoflavina.  Su estructura química le da un color amarillo y fluorescencia bajo la luz ultravioleta, propiedades que le permiten ser de utilidad en la industria. Es además responsable del color amarillo intenso que presenta la orina cuando se toman cantidades altas de vitamina B2.

 

 

¿Dónde encontramos la riboflavina?

 

La riboflavina aparece en muchos alimentos. Los vegetales de hoja verde como la espinaca, los espárragos y el brócoli son ricos en vitamina B2. El trigo integral, el maíz y la avena están entre los cereales más ricos en riboflavina. La carne, el hígado y los lácteos también tienen altas cantidades de vitamina B2.

 

La cocción por calor no suele afectar la vitamina B2, aunque la exposición al sol puede destruirla. Esto significa que los alimentos cocinados, esterilizados o enlatados conservan muy buena parte de su contenido de vitamina B2, pero los alimentos envasados en vidrio transparente como la leche embotellada o algunas conservas pueden perder más de la mitad de la riboflavina original. Parte de la vitamina B2 puede perderse en el agua de cocción o al descongelarse un alimento, ya que su estructura le permite disolverse en agua.

 

 

¿Qué función cumple la vitamina B2 en nuestro cuerpo?

 

La riboflavina se combina con otras moléculas para formar otras dos moléculas de interés: el flavín adenosin dinucleótido (FAD) y el flavin mononucleótido (FMN). Estas dos son las verdaderas coenzimas, es decir, son las dos estructuras que se combinan con otras proteínas para poder cumplir funciones en nuestro metabolismo.

Básicamente el FAD y el FMN son capaces de transportar electrones a través del sistema respiratorio de una célula y a lo largo de otras varias cadenas de reacciones metabólicas… sin entrar en bioquímica profunda, los electrones son una moneda de cambio que se puede traducir en energía cuando se utilizan adecuadamente en la célula. Es por ello que el FAD y el FMN son fundamentales para nuestra vida: sin ellos, son muchas las células que ven afectado su proceso de obtención de energía.

 

 

¿Qué pasa si nos falta la vitamina B2?

 

Necesitamos alrededor de 1,0-1,8 mg diarios de riboflavina para cubrir las necesidades de un cuerpo adulto. La razón más importante para que nos falte la vitamina B2 es la mala dieta, pero no es la única. El alcoholismo dificulta la absorción de riboflavina, el ejercicio vigoroso aumenta las necesidades, y los diuréticos o la hemodiálisis pueden aumentar su eliminación.

La carencia de vitamina B2 se nota primero en células con un alto nivel de recambio, como la piel y las mucosas, pero si no se resuelve la carencia el problema se puede extender a otros sistemas. En nuestra época es muy posible ver una deficiencia subclínica de riboflavina, es decir, niveles bajos en sangre que impiden el funcionamiento ideal del metabolismo pero que no se traducen en síntomas.

Los signos clínicos de la carencia de vitamina B2 son mucho menos frecuentes, ya que solamente aparecen luego de 3 o 4 meses de carencia sostenida de la vitamina. Pueden incluir lesiones en la piel como la queilitis angular (lesiones en las comisura de la boca), glositis (inflamación de la lengua), edema en la mucosa oral, dermatitis en la zona genital, anemia (por la inflamación de la mucosa intestinal que no deja absorber hierro) y signos neurológicos debido a la pérdida de mielina en los nervios como dolor y pérdida de sensibilidad. En casos más severos pueden aparecer cataratas, condición que no es reversible con la suplementación de vitamina B2.

 

 

Suplementación con vitamina B2

 

La vitamina B2 se comercializa como riboflavina libre o como FMN; en estos casos puedes ver que la etiqueta pone “FMN”, “riboflavina-5-fosfato” o incluso “flavin mononuclétido”. La toxicidad de la riboflavina es muy baja y no es de esperar ver problemas de sobredosis con esta vitamina, pero consulta con tu farmacéutico antes de tomar dosis altas de riboflavina.

 

Un caso especial de suplementación con vitamina B2 es el caso de los recién nacidos con hiperbilirrubinemia, es decir, exceso de bilirrubina en sangre. Como la bilirrubina es fotosensible  el tratamiento de esta condición consiste en exponer a los recién nacidos a luz ultravioleta para que la bilirrubina extra que tienen se destruya. Pero como la riboflavina también es sensible a la luz UV este tratamiento puede aparejar una carencia de vitamina B2 en el bebé; para compensar esta pérdida y mantener su salud se suplementa su alimentación con vitamina B2 en cantidades acordes a su peso.

 

Otro caso interesante de suplementación con vitamina B2 consiste en su utilización para disminuir la frecuencia de ataques de migraña. Algunos adultos sufren menos migrañas al mes cuando utilizan dosis diarias de vitamina B2 de 200-400 mg durante unas semanas. Ha demostrado ser más eficaz que placebo en algunas situaciones pero no es útil para todos los pacientes, por lo que te recomendamos hablar con tu médico antes de tratar tus migrañas de esta manera.