¿La vitamina D disminuye el riesgo de COVID-19?

 

¿Tener un nivel saludable de vitamina D en la sangre puede ayudarlo a evitar la unidad de cuidados intensivos y la muerte si se infecta con COVID-19?

Varios grupos de investigadores de diferentes países han encontrado que los pacientes más enfermos a menudo tienen los niveles más bajos de vitamina D, y que los países con tasas de mortalidad más altas tenían un mayor número de personas con deficiencia de vitamina D que los países con tasas de mortalidad más bajas.

Los expertos dicen que los niveles saludables de vitamina D en la sangre pueden dar a las personas con COVID-19 una ventaja de supervivencia al ayudarlos a evitar la tormenta de citoquinas, cuando el sistema inmune reacciona de forma exagerada y ataca las células y tejidos de su propio cuerpo.

La investigación inicial aún no está totalmente corroborada, y otros expertos dicen que faltan pruebas científicas de que la vitamina D podría prevenir el COVID-19 o hacer que la infección sea más leve.

Los investigadores están tratando de resolverlo: se enumeran al menos 8 estudios en la página clinictrials.gov para evaluar el papel de la vitamina D en la prevención o alivio del COVID-19. Mientras tanto, algunas personas dicen que no hay problema en tomar la vitamina D como precaución. “Siento que si hay algo que podamos hacer en este momento para ayudar a nuestro cuerpo, estoy totalmente de acuerdo”, dice Jackie Wilcox, de 38 años, de Newburyport, MA, cerca de Boston. Su familia, incluido su esposo y sus dos hijos, toman suplementos diarios.

 

 

¿Cómo comenzaron los investigadores a analizar la vitamina D?

 

La vitamina D, es producida cuando el sol golpea la piel, tiene muchos otros beneficios, como la salud ósea y también se encuentra en algunos alimentos y suplementos.

Entre los estudios recientes que encuentran un vínculo entre los niveles de vitamina D y la gravedad del COVID-19, tenemos:

  • Investigadores del Reino Unido evaluaron los niveles promedio de vitamina D y el número de casos de COVID-19, así como las tasas de mortalidad, en 20 países europeos. Los países con un promedio de niveles sanguíneos bajos de vitamina D en la población tuvieron un mayor número de casos y muertes de COVID-19, dice la líder del estudio, Petre Cristian Ilie, MD, PhD, directora de investigación e innovación en el Queen Elizabeth Hospital Foundation Trust en King’s Lynn, Reino Unido.
  • En la Universidad de Northwestern, los investigadores utilizaron modelos para estimar que el 17% de aquellos que tienen deficiencia de vitamina D desarrollarían una infección grave por COVID-19, pero solo sobre el 14% de aquellos con niveles saludables de vitamina D. Estimaron la asociación entre la vitamina D y el COVID-19 severo basándose en un posible vínculo entre la deficiencia de vitamina D y las proteínas C-reactivas, o CRP, un marcador sustituto del COVID-19 severo.
  • En un pequeño estudio, los investigadores de Louisiana y Texas evaluaron a 20 pacientes hospitalizados con COVID-19, y encontraron que 11 de los pacientes ingresados ​​en la UCI tenían deficiencia de vitamina D, pero solo cuatro de ellos no ingresaron en la UCI.
  • Investigadores indonesios evaluaron 780 casos documentados de COVID-19 y encontraron que la mayoría de los pacientes que murieron tenían niveles de vitamina D por debajo de lo normal.
  • Investigadores irlandeses analizaron estudios de la población europea y los niveles de vitamina D, descubriendo que los países con altas tasas de deficiencia de vitamina D también tenían mayores tasas de mortalidad por COVID-19. Esos investigadores pidieron al gobierno que elevara las recomendaciones de vitamina D.

 

 

Investigación previa al COVID-19 sobre los beneficios de la vitamina D

 

Mientras que la investigación sobre la vitamina D y COVID-19 acaba de comenzar, otra investigación ha encontrado que los suplementos de vitamina D pueden ayudar a reducir el riesgo de infección respiratoria. Y los investigadores que analizaron la pandemia de influenza de 1918-1919 descubrieron que los pacientes con niveles saludables de vitamina D en la sangre tenían menos probabilidades de morir.

La investigación que vincula los niveles de vitamina D y la tormenta de citoquinas de COVID-19 también está comenzando, pero no es sorprendente, dice Bart Roep, PhD, Presidente del departamento de inmunología diabética en City of Hope, un centro oncológico en Duarte, CA. La vitamina D, dice, es “el negociador” porque “no suprime el sistema inmunitario, lo modula. La vitamina D hace que las células inmunitarias sean menos inflamatorias”.

Si bien la investigación encuentra que un nivel bajo de vitamina D puede afectar la gravedad del COVID-19, todavía no se sabe si restaurar la vitamina D a niveles normales ayudaría como tratamiento. Tampoco nadie puede decir con certeza que tener un nivel saludable de vitamina D ayudará a evitar el virus.

Un investigador de la Universidad del Sudeste de Filipinas evaluó los niveles de vitamina D en sangre de 212 personas diagnosticadas con COVID-19 y descubrió que el nivel de vitamina D en sangre era más bajo en aquellos en estado crítico y más alto en aquellos con una infección más leve. La conclusión de su artículo, no revisado por expertos, es que los suplementos “posiblemente podrían mejorar los resultados clínicos de los pacientes infectados con COVID-19”.

“Ya sabemos que lo necesitamos para la salud ósea”, dice Ilie, el investigador del Reino Unido. “Esperando la evidencia sobre la vitamina D y el COVID-19, ¿cómo puedo decir esto?, la evidencia puede llegar demasiado tarde para ayudar”.

Pero no todos están de acuerdo en que la vitamina D puede ser útil para dominar el COVID-19. Investigadores del Centro de Medicina Basada en la Evidencia publicaron una ”revisión rápida” de la evidencia el 1 de mayo, concluyendo ”No hubo evidencia relacionada con la deficiencia de vitamina D que predisponga a COVID-19, ni hubo estudios de suplementos para prevenir o tratar el COVID-19“.

Los investigadores también dicen, que si bien existe una “superposición” entre algunos grupos con riesgo de tener bajo contenido de vitamina D y grupos con alto riesgo de contraer el COVID-19, incluidos adultos mayores, personas de color y personas con enfermedades crónicas, esas asociaciones no están probados.

En un estudio reciente revisado, los investigadores que evaluaron a más de 348,000 personas, incluidas 449 con COVID-19 confirmado, no encontraron ningún vínculo entre los niveles de vitamina D y el riesgo de infección, ni tampoco un vínculo que pudiera explicar las diferencias étnicas en el desarrollo de la infección.

 

 

Más sobre la Vitamina D

 

Un simple análisis de sangre puede detectar si sus niveles de vitamina D son saludables o deficientes. Se necesita un nivel de 20 nano gramos por mililitro o más para mantener la salud ósea; menos de 12 nano gramos por mililitro se denomina deficiente.

La vitamina D también ayuda a modular el crecimiento celular y a reducir la inflamación. Algunas investigaciones sugieren que podría ayudar a prevenir y tratar la diabetes, la presión arterial alta y los problemas de azúcar en la sangre, pero los Institutos Nacionales de Salud consideran que la investigación no es clara.

Para mantener un nivel saludable de vitamina D en la sangre, el Instituto de Medicina recomienda que los niños menores de 1 año ingieran 400 unidades internacionales (UI) de vitamina D diariamente, y las personas de 1 año a 70 años ingieran 600 UI. Las personas mayores de 70 años deben recibir 800 UI por día.

La vitamina D está naturalmente presente en pocos alimentos, pero se agrega a otros y también está disponible como suplemento. Tres onzas de salmón cocido tienen 570 UI, mientras que 3 onzas de trucha arcoíris tienen 645 UI. Una taza de leche fortificada con vitamina D al 2% tiene 120 UI.

Pero durante la pandemia, puede ser aconsejable tomar más, dice JoAnn Manson, MD, DrPH, profesora de medicina en la Facultad de Medicina en Harvard University y jefe de la División de Medicina Preventiva en el Hospital Brigham and Women’s. “La cantidad diaria recomendada de vitamina D es de 600-800 UI al día, pero durante este período, un multivitamínico o suplemento que contenga 1.000-2.000 UI al día de vitamina D sería razonable”, dijo a Medscape.

Los expertos dicen que la toxicidad de la vitamina D puede ocurrir con dosis de 50.000 a 60.000 UI diarias. Demasiado puede provocar una acumulación de calcio en la sangre, junto con vómitos, debilidad, micción frecuente y latidos cardíacos irregulares.

Manson también le dijo a Medscape, que ella y sus colegas planean lanzar un ensayo clínico para ver si los suplementos de vitamina D podrían reducir el riesgo de infectarse o hacer que la infección sea menos severa.

  • Las citoquinas son proteínas que normalmente liberadas por el sistema inmunitario, pero, en algunas personas, esta reacción se dispara y provoca una inflamación peligrosa de los órganos.
  • La tormenta de citoquinas se está reportando cada vez más en pacientes con COVID-19, varias semanas después de la infección inicial y está relacionada con muchas muertes.
  • La tormenta de citoquinas es similar a la respuesta inmunitaria observada en personas con enfermedad de Still, un tipo de artritis.
  • Varios medicamentos antiinflamatorios utilizados para tratar la artritis están siendo investigados como posibles tratamientos para el COVID-19.

 

 

Reseña escrita por: Michael W. Smith, MD.

18 de mayo de 2020

 

Fuente: https://www.webmd.com/lung/news/20200518/more-vitamin-d-lower-risk-of-severe-covid-19