Belleza y cuidados personal, Respuestas de Salud

El ácido hialurónico

|

El ácido hialurónico es una molécula de origen natural que se encuentra en todas las especies animales. Es un componente de la matriz extracelular de muchos tejidos: piel, articulaciones, ojos, válvulas cardíacas o músculos tienen ácido hialurónico en su composición. La primera patente de ácido hialurónico fue registrada en el año 1942 para utilizarlo como sustituto de la clara de huevo en repostería. Tuvimos que esperar hasta 1960 para ver un producto de uso médico con ácido hialurónico y hasta 1979 para el primer cosmético. Pero desde esos años se han disparado sus usos en dermatología, traumatología, odontología y farmacología. En este artículo nos centramos en su el uso cosmético del AH: hablaremos de su estructura, origen, funciones y de las diferentes formulaciones que lo llevan.

¿Qué es exactamente el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico (AH) pertenece al grupo de los glicosaminoglicanos (GAGs). Consta de dos moléculas básicas, el ácido β-1,4-glucurónico (un ácido orgánico derivado de la glucosa) y la N-acetilglucosamina (otro derivado de la glucosa). Estas dos moléculas se unen en forma alternada una y otra vez, formando cadenas que tienen diferentes propiedades dependiendo de su tamaño o peso molecular:

  • Cuando hay relativamente pocas moléculas en la cadena hablamos de ácido hialurónico de bajo peso molecular.
  • Cuando hay más moléculas en la cadena hablamos de ácido hialurónico de alto peso molecular.

Las propiedades de las diferentes moléculas de AH cambian a medida que cambia el peso molecular, pero una cosa es común a todas ellas: son capaces de retener varias veces su peso en agua. Esto distingue al AH como un excelente producto hidratante. Hoy en día se obtiene a partir de síntesis bacteriana (de ahí que haya cosméticos veganos con ácido hialurónico) o de la cresta de los gallos. Aunque hay muchos tejidos animales ricos en AH, el de la cresta de los gallos es de un peso molecular alto y muy libre de impurezas, con lo que se puede procesar para inyectar con seguridad a los humanos. Las reacciones alérgicas a este AH son raras, pero igualmente deben testarse por si existiera en el preparado alguna impureza de ave capaz de causar alergia.

¿Qué propiedades tiene el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico que sintetizamos en nuestra la piel cumple la función de retener la humedad natural y de promover el crecimiento y el rearreglo en el espacio de las células (fibroblastos y queratinocitos). El AH de síntesis cambia un poco; es capaz de retener su peso en agua, pero cuánta agua retiene y qué otras propiedades presenta dependerá fuertemente del peso molecular de la cadena de AH que estemos estudiando. Por ejemplo:

  • A medida que hay más moléculas en la cadena el arreglo en el espacio va variando, cambiando la densidad de la molécula. Las moléculas de alto peso molecular son menos densas que lo que esperaríamos si siguiéramos el patrón de las moléculas de bajo peso molecular.
  • A medida que hay más moléculas en la cadena la viscosidad medida en reposo aumenta en forma no lineal. Por ejemplo, multiplicar el peso molecular por dos puede llevar a una viscosidad diez veces mayor, pero multiplicarlo por tres puede llevar a una viscosidad sesenta veces mayor.
  • La viscosidad medida en movimiento, en cambio, baja a medida que aumenta el peso molecular. Eso significa que la resistencia al movimiento del ácido hialurónico cambia si la molécula está en reposo o si ya se ha movido por un esfuerzo. Importa, por ejemplo, cuando pensamos en el movimiento de los músculos de la cara y los usos que queramos darle al AH.
  • La cohesividad, es decir, la capacidad de un gel de ácido hialurónico para no deshacerse, también depende del peso molecular. A mayor peso molecular, mayor cohesividad.
  • La degradación enzimática también depende del peso molecular: a mayor peso parece haber menor degradación.
  • La penetración en la piel es mejor cuánto más pequeña es la molécula. El AH de alto peso molecular se queda en las capas más superficiales de la piel, mientras que el de menor peso molecular llega con cierta facilidad llega a las capas más profundas.
  • Las moléculas pequeñas de AH tienen propiedades proinflamatorias, mientras que las moléculas de AH de alto peso molecular son antiinflamatorias e inmunosupresoras.

La variabilidad de propiedades indicará las diferentes utilidades de las distintas moléculas de AH. Por ejemplo, el AH de alto peso molecular puede formar geles firmes, estables en el tiempo y capaces de mantener una estructura, por lo que se los utiliza para rellenar labios, nariz y arruguitas, además de tener otros usos médicos. Pero hay que inyectarlo porque si no, no llega a la profundidad deseada y no puede causar su efecto. En cambio, para los productos como cremas y sérums tenemos un poco más de juego; a veces se utiliza el AH de alto peso molecular, a veces el de bajo peso molecular y a veces se combinan ambos en un mismo producto.

¿Cuál es el ácido hialurónico de los productos cosméticos?

En cosmética se utilizan varias formas de AH. Los puedes encontrar en la etiqueta como:

  • Hyaluronic acid. Es el “ácido hialurónico” sin más, no aclara el peso molecular. Para saber el peso molecular hay que mirar el resto del envase.
  • Sodium hyaluronate. Es la sal de sodio del AH, una forma cómoda de manipularlo.
  • Hydrolized hyaluronic acid. Es AH hidrolizado, es decir, un AH de alto peso molecular que fue transformado y ahora es AH de bajo o medio peso molecular.
  • Sodium hyaluronate crosspolymer. Es una forma modificada de AH en la que moléculas de bajo peso molecular se unen entre sí para formar una “super red” tridimensional. Esto le permite retener más agua que la forma original y quedarse más tiempo en la superficie de la piel.

Cada uno da un resultado diferente según la concentración a la que se lo utiliza, el peso molecular que finalmente se utiliza y la formulación que lo acompaña.

¿Las diferentes formas de ácido hialurónico dan los mismos resultados?

No: de ahí que diferentes productos con AH causen diferentes efectos en las distintas personas.

El AH de bajo peso molecular penetrará mejor la piel, con lo que retiene agua en capas más profundas y durante más tiempo. Incluso tiene propiedades regenerantes, ya que estimula el crecimiento de la piel. Pero ojo: el uso equivocado de AH de bajo peso molecular puede activar los mecanismos inflamatorios de la piel. La gente que utiliza un producto con AH y ve que la cara se le enrojece, le molesta o le “tira”, puede encontrar una explicación a su problema en este mecanismo.

En cambio, el AH de alto peso molecular es antiinflamatorio y de larga duración, pero no puede llegar a capas profundas de la piel. El AH de alto peso molecular generará productos cosméticos más viscosos, que dejan una piel suave y con menos arrugas de deshidratación, pero esta acción no durará mucho tiempo y se perderá después del lavado de la cara.

¿Y el ácido hialurónico por vía oral?

El ácido hialurónico de bajo peso molecular puede ser absorbido por las células intestinales. El ácido hialurónico de alto peso molecular tiene más problemas para ingresar al cuerpo por gran tamaño, pero como es digerido por bacterias intestinales en trozos más pequeños, finalmente ingresa a nuestro cuerpo como AH de bajo peso molecular. La sangre y linfa hacen llegar estas moléculas a la piel, donde estimulan la síntesis de nuevas células y la síntesis de nuestro propio AH.

Diversos estudios han demostrado que el AH mejora aspectos de la piel como la sequedad y el aspecto de las arrugas. Los diferentes productos que hay en el mercado se preparan con AH de diferente peso molecular y diferentes cantidades de AH, por lo que puede que veas distinto resultado con uno o con otro. Pero lo que sí es común a todos los productos es la paciencia: los productos por vía oral tardan bastante más que los cosméticos en hacer efecto, pudiendo llegar a las seis o doce semanas para ver el efecto final. Gracias a los ritmos de la piel, se calcula que el efecto del AH por vía oral puede mantenerse varias semanas después de parar su ingesta.

¿Cómo puedo escoger un producto con ácido hialurónico?

Si aún no has involucrado al ácido hialurónico en tu rutina de belleza y deseas hacerlo, puedes comentarlo en tu farmacia de confianza. Allí sabrán indicarte qué producto puedes añadir o cambiar en tu rutina de belleza para beneficiarte del ácido hialurónico. También pueden recomendarte AH por vía oral, dependiendo el estado de tu piel y el beneficio que desees obtener.

Y si ya lo usas te recomendamos:

  • No abusar del ácido hialurónico. Tenerlo en todos y cada uno de los productos de tu rutina de belleza puede llevar a irritación de la piel, debido al exceso de AH de bajo peso molecular. Es mejor utilizar un buen cosmético con AH que te resulte, en vez de repetirlo en cada producto.
  • Dejar un poco de humedad en la piel al aplicar un producto con ácido hialurónico. El AH capta agua de donde sea, y si no la retiene del ambiente la retendrá de tu propia piel, sacándola de donde está cumpliendo su función. Dejar húmeda la zona donde aplicas AH facilitará que el AH retenga esa agua y no la humedad propia de tu piel.

Sobre todo, implementa los cambios de a uno y dales tiempo para ver qué sucede. Si en unas semanas la piel ha mejorado, perfecto, puedes dejar el nuevo producto en tu rutina. En cambio, si ha empeorado, elimínalo. Hay muchos productos con AH en el mercado y en la farmacia podemos ayudarte a encontrar uno que se adapte a tus necesidades.