Dolor en la planta del pie: ¿A qué se debe?

 

El dolor en alguna parte del sistema osteomuscular es causa de consultas frecuentes en la oficina de farmacia. En parte por la gran cantidad de personas que salen a correr en esta época, y en parte porque la farmacia es un establecimiento muy accesible para la población, estamos viendo cada vez más la consulta ¿qué puedo tomar para el dolor en la planta del pie? Aunque no somos médicos ni fisioterapeutas tenemos cierta formación en ortopedia y podemos ayudarte a resolver el dolor hasta que consultes a un profesional con conocimientos más específicos. Incluso existen farmacias que tienen servicio de ortopedia y pueden ayudarte a diagnosticar y tratar mejor la causa del dolor en la planta del pie, acción fundamental para una buena curación del dolor.

 

Causas frecuentes del dolor en la planta del pie

 

Algunas causas frecuentes del dolor en la planta del pie, entre varias otras, pueden ser:

 

Fascitis plantar

La fascitis plantar es la inflamación de la fascia, que es una banda de tejido grueso que se encuentra en la planta del pie conectando el talón con los dedos del pie. Puede presentarse como un dolor agudo y punzante en el arco o talón del pie, que aparece al principio del día antes de empezar la actividad o al cambiar la posición. Suele empeorar luego del ejercicio, pero no durante el propio movimiento. Es muy común en corredores, personas con sobrepeso y personas que utilizan calzado inadecuado.

 

Espolón calcáneo

Es un crecimiento de hueso en forma de pico que aparece en la cara delantera del hueso calcáneo, el hueso que se encuentra en la parte inferior del talón. No siempre causa dolor, por lo que mucha gente no nota su presencia hasta que le hacen una radiografía. Cuando el espolón calcáneo causa dolor la sensación es punzante e intensa, como si pisaras una piedrecilla al caminar.

 

Metatarsalgia

Es la inflamación de los metatarsianos, es decir, de algunos o todos los huesos largos que se encuentran en la parte anterior del pie y llegan hasta la base de los dedos. Son uno de los puntos de apoyo del pie, junto con el talón, sobre todo al propulsarnos al caminar. La inflamación de esta zona origina un dolor fuerte, continuo en intenso en la planta del pie justo a continuación de los dedos, que empeora al ponerse de pie, correr o caminar. Puede haber también sensación de piedra en el zapato en esta zona, entumecimiento u hormigueo en los dedos de los pies.

 

Tendinopatías

Los tendones son los tejidos encargados de insertar los músculos a los huesos. Hay varios tendones en nuestro pie, y si se inflaman por exceso de ejercicio, mala pisada, mal calzado, lesiones, etc, puede aparecer dolor en el pie, en distintas zonas según sea el tendón afectado.

 

Artrosis

La artrosis es una enfermedad producida por el desgaste de las articulaciones. Requerirá ser diagnosticada para instaurar un tratamiento adecuado, que puede ser farmacológico o de otra naturaleza.

 

Artritis reumatoide

La artritis es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmune ataca por error al tejido articular en vez de atacar virus, bacterias y otros visitantes no deseados. El control de la enfermedad requiere el uso de medicación adecuada para mantener a raya al sistema inmune.

 

Gota

La gota es la enfermedad que se produce por el depósito de cristales de ácido úrico en los tejidos. El ácido úrico es un producto que se produce por el normal metabolismo de unas sustancias llamadas purinas, pero cuando los niveles en sangre aumentan por diferentes motivos, los cristalitos de ácido úrico aparecen en las articulaciones, sobre todo en la base del dedo gordo, causando mucho dolor. El dolor se trata con antiinflamatorios y medicamentos para tratar el ataque de gota y la hiperuricemia se trata con medicación y dieta, de modo que el ataque de gota no vuelva a repetirse.

 

¿Qué puedo hacer si me duele la planta del pie?

 

Si te aparece dolor e inflamación en la planta del pie y no sabes bien por qué ha aparecido, puedes:

 

  • Utilizar analgésicos de venta libre: el ibuprofeno por vía oral es un excelente antiinflamatorio. La vía tópica puede ayudar también a contener la inflamación y el dolor, tanto por la medicación como por el masaje. Existen opciones como el diclofenaco, el etofenamato, el árnica, los salicilatos, y varios otros.

 

  • Utilizar hielo para calmar la inflamación, 15 minutos 3-4 veces al día. No apliques el frío directamente sobre la piel, sino utilizando un paño entre el hielo y la piel.  Evitarás así las quemaduras por frío. Puedes utilizar las bolsas reutilizables de gel de frío/calor, que ya vienen con su bolsita de tela.

 

  • Darle reposo a la zona adolorida, en la medida de lo posible. Además de evitar ejercicios de alto impacto como correr o caminar varios km, puedes utilizar plantillas de gel que absorben el impacto que se produce en el pie al caminar. Dependiendo del dolor que presentes el diseño de la plantilla puede variar.

 

  • Utilizar un buen calzado: mientras dure el malestar evita tacones, calzados muy desgastados y cualquier zapato que veas que empeora tu sensación de dolor.

 

  • Realizar ejercicio de bajo impacto en la zona del pie, como la natación.

 

Si aplicas estas medidas y el dolor en la planta del pie te dura más de una semana te recomendamos que busques un profesional del pie, ya sea una farmacia con ortopedia, un fisioterapeuta, o un médico de cabecera, ya que en una farmacia estándar no podemos diagnosticar el origen del problema. Podemos darte analgésicos y consejos para mejorar hasta que consultes con un profesional, pero cada una de las patologías que mencionamos antes tiene diferencias en su tratamiento, y es importante iniciar el tratamiento completo cuanto antes.

Un último consejo: evita el sobrepeso. El sobrepeso es un factor que empeora la sobrecarga del pie, empeorando prácticamente todas las condiciones que hemos listado.