Enfermedad de Crohn

Dentro del grupo de enfermedades inflamatorias intestinales encontramos a la enfermedad de Crohn. Es una enfermedad autoinmune cuyo diagnóstico ha ido en aumento en las últimas décadas, y se calcula que en España cada año se diagnostican algo más de cien casos cada 100.000 habitantes. Hoy te contamos qué es la enfermedad de Crohn, cómo se trata, y qué cuidados tienes que tener con los alimentos una vez que has sido diagnosticado.

 

 

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

 

Como hemos dicho más arriba, la enfermedad de Crohn es una enfermedad autoinmune, es decir, se produce cuando el sistema inmune se confunde y, en vez de atacar a virus, bacterias y otros enemigos, ataca a alguna parte del sistema digestivo. Puede ser cualquier parte, desde la boca hasta el ano, aunque lo más frecuente es que se localice hacia el final del intestino grueso. El ataque del sistema inmune causa inflamación de la mucosa que puede evolucionar, con el tiempo y sobre todo si no se trata correctamente, a lesiones tipo cicatrices o úlceras en la mucosa intestinal, fístulas (canales que comunican órganos que no están comunicados normalmente), obstrucción intestinal, fisuras anales e incluso es un factor de riesgo para cáncer de colon. No se sabe qué la causa, pero sí se sabe que la historia familiar, el tabaquismo, el abuso de antiinflamatorios y la dieta rica en grasa y alimentos procesados están relacionadas con una mayor posibilidad de padecer enfermedad de Crohn.

 

Es una enfermedad que va por ciclos: a veces el paciente está bien (está en “remisión”) y a veces sufre de “ataques” en los que tiene más síntomas y malestar.

 

 

¿Qué síntomas causa la enfermedad de Crohn?

 

Los síntomas de la enfermedad de Crohn varían de paciente en paciente, ya que dependen de la localización de las lesiones (no es lo mismo tener lesiones en la boca, en el intestino delgado, o en el ano). De forma general podemos decir que la enfermedad de Crohn causa síntomas y signos tanto a nivel digestivo como en otros sistemas, aunque los principales son los que se relacionan con el sistema digestivo y la inflamación:

  • Diarrea.
  • Dolor abdominal.
  • Sangre en la materia fecal.
  • Úlceras en la boca.
  • Fiebre.
  • Fatiga y malestar general.
  • Apetito reducido.
  • Pérdida de peso.

 

Puede haber también placas rojas en la piel, vesículas en el riñón, dolor articular o anemia. En los niños estos dos últimos son más frecuentes que los propios síntomas digestivos; también pueden presentar crecimiento retardado por la mala absorción de nutrientes.

 

 

¿Cómo se trata la enfermedad de Crohn?

 

Los medicamentos que se utilizan en la enfermedad de Crohn intentan controlar, de una forma u otra, la inflamación y los problemas intestinales derivados de ella. Según tengas un caso más moderado o más grave el médico puede recetarte uno u otro:

  • El antidiarreico loperamida (Fortasec®, Diarfin®, Salvacolina® ) o antiespasmódicos como la Buscapina® pueden controlar los síntomas abdominales.
  • algunos antibióticos son de utilidad para controlar los síntomas y la posibilidad de abscesos o lesiones por el crecimiento de las bacterias intestinales sobre el tejido inflamado.
  • La mesalazina o 5-ASA (ácido 5-aminosalicílico) actúa como antiinflamatorio local. Puede utilizarse en comprimidos, espuma rectal o supositorios. Las formas orales suelen ser gastrorresistentes para permitir que lleguen correctamente al intestino grueso. Puede utilizarse en fase aguda y para mantenimiento de la remisión.
  • Los corticoides son antiinflamatorios que son muy apropiados durante la fase aguda, o durante tiempos cortos, pero no son adecuados para mantenimiento de la remisión durante largo tiempo. Suele utilizarse la budesónida porque funciona muy bien localmente y tiene presenta menores efectos adversos sistémicos comparado con el resto de los corticoides, pero puede utilizarse otro si la enfermedad así lo requiere.
  • Los inmunomoduladores evitan la actividad del sistema inmune por varios mecanismos farmacológicos. En este gran grupo encontramos la azatioprina, el metotrexato y agentes biológicos como el infliximab o el adalimumab. La que suele ser de elección en este grupo es la azatioprina, y se cambia o se añaden los demás en función del cuadro clínico de la persona.

 

En algunos casos en los que el daño progresa, aun utilizando correctamente la medicación, el médico puede recomendar cirugía. La cirugía se utiliza sobre todo en los casos en los que hay fístulas, obstrucción o abscesos recurrentes.

 

 

¿Cuándo debes ver al médico?

 

Es importante ver al médico sobre todo cuando tienes dolor abdominal que no cede en varios días, si la diarrea no responde a medicamentos de venta libre como la loperamida, el carbón vegetal o los probióticos, si ves sangre en tu materia fecal, si tienes fiebre de origen inexplicable o si pierdes peso sin razón aparente. Con el diagnóstico podrás tratar tu enfermedad, en vez de tratar solamente los síntomas que percibes, y evitarás lesiones mayores.

 

 

¿Qué puedo comer si me diagnostican enfermedad de Crohn?

 

No hay una dieta específica, ya que las personas con Crohn tienen tolerancias tan variadas como sus cuadros clínicos. Pero a grandes rasgos se ha visto que:

  • Los alimentos integrales pueden dar más problemas debido a la fibra insoluble, que estimula pero irrita la pared intestinal
  • Los FODMAPs (carbohidratos fermentables por las bacterias intestinales) pueden causar gases y retención de agua, empeorando los síntomas. Algunos alimentos con este tipo de carbohidratos son las alcachofas, los brócolis, las manzanas, los lácteos, y las legumbres.

 

Esto no significa que quites de raíz estos alimentos de tu dieta, es solamente información que te puede ayudar a empezar a buscar los alimentos que te van mejor y que te van peor. Una vez que te diagnostiquen Crohn es importante prestar atención a tu digestión para ver qué alimentos te sientan bien, qué alimentos te sientan mal siempre, y qué es lo que te empeora síntomas durante los brotes. Si tienes dificultades con esta gestión puedes consultar a un profesional de la nutrición.