¿Qué es la luz azul?

 

Ya no se discute que tenemos que proteger nuestra piel de la acción nociva de los rayos ultravioleta (UV).   Sabemos que además de quemaduras, los rayos UV están involucrados en procesos de cáncer de piel. Pero investigaciones recientes han demostrado que no son los únicos rayos que pueden alterar nuestra piel; te presentamos hoy a la luz azul, y te contamos qué efectos pueden tener sus rayos en nuestra piel.

 

 

¿Qué es la luz azul?

 

La luz azul es la que se emite dentro del rango de luz visible entre los 450-495 nm. Durante mucho

tiempo la fuente principal de luz azul fue la luz solar, pero a medida que aparecieron pantallas e iluminación basadas en la tecnología LED se han sumado fuentes de emisión de luz azul, y con ellas han subido las horas de exposición.

 

 

¿Qué efectos tiene la luz azul en la piel?

 

La luz azul es capaz de producir eritema en individuos de fototipo I-III (pieles más claras, que se queman con más facilidad y pueden llegar a broncearse) y pigmentación no deseada en los fototipos IV-VI (manchas en pieles más oscuras, que se broncean con facilidad y a veces o nunca se queman). También se ha visto que la luz azul es capaz de inducir estrés oxidativo en la piel, con lo que podría estar relacionada con el fotoenvejecimiento.

La luz azul podría explicar los casos de empeoramiento de melasma y pigmentación post-inflamatoria que aparecen aún cuando se ha utilizado protector solar regularmente, ya que los protectores solares han comenzado a utilizar filtros anti luz visible (los ves como HEVL en los envases) solo muy recientemente.

 

 

¿Qué rol cumplen las pantallas de ordenador, móvil y pc en todo esto?

 

Muchos estudios científicos han mostrado que la luz led puede tener un efecto sobre la piel, pero las condiciones y los tiempos no siempre igualan las condiciones de uso en la vida real, por lo que las conclusiones no aplican directamente a nuestro día a día. Pero si ves que tienes manchas sobre todo en el lado de la cara que utilizas el móvil, o si durante el invierno te empeora el melasma, o incluso si ves que la pigmentación de la cara te ha cambiado durante el confinamiento, es posible que la exposición a luz azul te esté afectando.

 

 

¿Qué puedes hacer para protegerte del fotoenvejecimiento causado por la luz azul?

 

Puedes controlar la exposición a la luz azul de alguna de las siguientes maneras:

  • Alejando las fuentes LED del rostro: utiliza manos libres para el móvil, aleja la pantalla del ordenador en la medida de lo posible, etc. Cuanto más lejos está la fuente de luz azul, más energía pierde la luz antes de llegar a tu rostro.
  • Utilizando el modo nocturno de la pantalla del móvil, ya que emite menos luz que el modo normal.
  • Utilizando protectores solares que tengan filtros para la luz visible, aún dentro de casa, si no puedes reducir la exposición a luz azul. Heliocare®, Isdin® o Avène® ya incorporan estos filtros a sus fórmulas.