Remedios naturales para el estreñimiento

 

El estreñimiento es una alteración del intestino. Ésta se caracteriza por la excesiva retención de agua por parte del intestino grueso, que provoca un endurecimiento de las heces. Este endurecimiento dificulta su expulsión y quienes lo sufren presentan un esfuerzo excesivo o intentos fallidos para defecar, deposiciones duras, y disminución de la frecuencia de las deposiciones semanales.

 

Es difícil catalogar cuándo se tiene o no estreñimiento, ya que cada persona tiene un transito intestinal distinto. Un adulto sano puede defecar desde 3 veces en el día hasta 2-3 veces por semana. Lo importante es que la defecación sea cómoda, fácil, sin dolor ni dificultad para expulsar la materia.

 

Hay diferentes tipos de estreñimiento:

  • Estreñimiento puntual, como cuando viajamos y cambiamos los ritmos del cuerpo.
  • Estreñimiento crónico, presente hace varios meses o incluso años.

 

¿Qué es el estreñimiento crónico?

 

El estreñimiento crónico se da cuando hay menos de tres deposiciones incompletas a la semana y, en al menos una de cuatro deposiciones, pasan dos de estas cosas:

  • Esfuerzo excesivo.
  • Heces duras.
  • Sensación de evacuación incompleta.
  • Sensación de obstrucción o bloqueo anorrectal.
  • Maniobras manuales para facilitar la defecación.

 

¿Qué remedios naturales existen para el estreñimiento?

 

Hay remedios naturales para estreñimiento crónico y para el estreñimiento puntual. Estos remedios variarán un poco en su uso dependiendo de cuál padezcas.

En cualquier caso, en este artículo hablaremos de situaciones generales, por lo que puedes utilizar este artículo como una guía, pero no como un equivalente a un consejo profesional.

 

Remedios naturales para el estreñimiento puntual

 

El estreñimiento puntual suele verse cuando, en una persona que va al baño regularmente, hay algún cambio de dieta o actividad que dificulta la ida al baño. Es muy común durante un viaje no poder ir al baño por razones que van desde el cambio de dieta a la incomodidad de “estar en un baño que no es el mío”. También puede cambiar el hábito de ir al baño en momentos de estrés o el uso puntual de ciertos medicamentos.

Para “forzar la ida al baño” y acabar con el estreñimiento existen varios productos naturales.

  • Por vía rectal: recientemente se han comercializado microenemas a base de miel que estimulan al recto (la parte final del intestino) y favorecen su vaciado.
  • Por vía oral: se pueden recurrir a comprimidos, cápsulas o infusiones a base de cáscara sagrada, sen, frangula, fucus, y combinaciones. Estas hierbas deberán ser tomadas diariamente hasta que se produce una defecación. Cada planta tiene un perfil particular, pero básicamente estimulan el movimiento intestinal y favorecen el volcado de agua al intestino, haciendo que la defecación se produzca y que las heces sean menos duras.

En cualquier caso, la medicación o suplemento se debe detener una vez que se produjo la defecación, ya que no suele ser necesaria luego de resolver la situación de estreñimiento puntal.

 

Remedios naturales para el estreñimiento crónico

 

El estreñimiento crónico se debe intentar resolver, en primer lugar, con dieta y ejercicio.

  • Consume abundantes verduras, frutas, y versiones integrales. Una dieta rica en fibra ayuda al intestino, ya que estimula su movimiento y favorece que las heces sean más blandas.
  • Bebe abundante agua. Ayuda a reblandecer las heces.
  • El ejercicio suave regular, como caminar, favorece el movimiento intestinal regular.
  • Adquirir un hábito en la deposición, acudiendo a hacer de vientre a la misma hora.
  • Si hiciera falta, se puede utilizar semillas de lino o cutículas de semillas de Plantago para favorecer el aumento del contenido intestinal. Estos productos son fuente de fibra, con lo que aportan agua y dan estructura a la materia fecal, aumentando su volumen, y favoreciendo la defecación. Las semillas de plantago pueden utilizarse como complemento a la dieta de forma continuada mientras la dieta no provea la fibra necesaria.
  • Probióticos: mantienen la flora intestinal equilibrada y facilitan el tránsito. Los probióticos pueden mejorar la frecuencia en la defecación y la consistencia de las heces. Se quieres saber más beneficios de los probióticos para el tránsito intestinal puedes consultar nuestro artículo “Beneficios de los probióticos“.

 

El estreñimiento es más común de lo que podemos pensar, hasta el 30% de la población puede llegar a sufrirla. Así que si sufres de estreñimiento, no dudes en consultar con tu farmacéutico que opciones tienes para volver a tu tránsito intestinal normal.