Remedios naturales para las varices

Las varices son un problema debido a un fallo de la función venosa. Por un lado, hay una pérdida de elasticidad de las paredes venosas que lleva a que estén continuamente distendidas en vez de poder adaptar su diámetro a las necesidades del momento. Por el otro, las válvulas que favorecen el movimiento de la sangre desde las piernas hacia el corazón se rompen, dificultando el retorno de la sangre al tórax y al corazón. Con las venas dilatadas y las válvulas dañadas la velocidad de la sangre baja y se crea una zona de acumulación de sangre donde el oxígeno escasea. Comienza la retención de líquido, el daño y la inflamación del tejido que dan lugar a las varices y a sus síntomas.

Una vez que una vena se ha roto y aparece la variz solo se puede eliminar con procedimientos como la cirugía (quitar las venas rotas) o la escleroterapia (rellenar la vena para que no pase sangre por allí, así cicatriza y eventualmente deja de verse y de doler). Pero aunque no haya remedios naturales para hacer desaparecer una variz, sí que hay remedios naturales para que la inflamación y el dolor bajen un poco. Y las mismas plantas pueden utilizarse para prevenir que la variz evolucione cuando solamente estás en el primer estadio del problema, es decir, piernas con retención de líquido, cansadas o con varices muy pequeñas. Te contamos en este artículo cuáles son los remedios naturales para las varices que puedes encontrar en el mercado.

 

 

¿Qué remedios naturales para varices existen?

 

Existen varias plantas que pueden utilizarse para aliviar los síntomas de inflamación de las varices. Sobre todo tienen acción venotónica, es decir, refuerzan la elasticidad de la vena para que no se dilaten. También favorecen la circulación de la sangre. En el mercado encontramos cremas, pomadas, sprays y complementos alimentarios a base de:

  • Castaño de Indias (Aesculum hippocastanum). Las semillas de esta planta contienen una molécula llamada escina, molécula con propiedades antiinflamatorias y venotónicas. La escina evita que la variz se inflame y previene el daño a la pared venosa. La semilla de castaño de indias también contiene una molécula antioxidante llamada proantocianidina A2, capaz de aumentar la resistencia capilar y disminuir la fragilidad de los vasos sanguíneos, previniendo las arañas vasculares. La corteza de castaño de indias también es útil; contiene una molécula llamada esculósido capaz de aumentar la resistencia de los vasos sanguíneos más pequeños.
  • Ciprés (Cupressus sempervirens). Los extractos de gálbulos maduros de ciprés tienen acción venotónica, gracias a moléculas antioxidantes que protegen los vasos sanguíneos. Vemos extracto de ciprés en cremas, geles y sprays para aliviar síntomas de piernas cansadas y para prevenir úlceras varicosas.
  • Hamamelis (Hamamelis virginiana). Los preparados de hoja y corteza de hamamelis son ricos en taninos y se utilizan sobre todo por vía oral para aliviar síntomas de piernas pesadas y de inflamación de varices. Se utilizan sobre todo por vía oral para aliviar síntomas de piernas pesadas y de inflamación de varices.
  • Mirtilo (Vaccinium myrtillus). Los frutos contienen moléculas llamadas antociánidos que alivian los síntomas causados por problemas circulatorios venosos. Varices, pesadez y dolor de piernas se pueden tratar con extractos de frutos de mirtilo.
  • Centella asiática (Centella asiática). La parte aérea de Centella asiática es rica en asiaticósido y madecasósido. Ambas moléculas han demostrado su utilidad para reforzar las venas afectadas por diferentes problemas, varices incluidas.
  • Ginkgo (Ginkgo biloba). La hoja de ginkgo es rica en flavonoides venotónicos y reforzadores de las paredes capilares, de ahí su utilidad en las varices.
  • Meliloto (Melilotus officinalis). La parte aérea del meliloto tiene cumarinas responsables de mejorar la circulación de la sangre en las venas y en los vasos linfáticos, mejorando los síntomas de piernas pesadas.
  • Rusco (Ruscus aculeatus). El rizoma de rusco contiene algunas de las moléculas venotónicas más poderosas y facilita el movimiento de la sangre venosa en las piernas, por lo que es un excelente remedio natural para los síntomas causados por mala circulación venosa en las piernas.
  • Vid (Vitis vinifera). Tanto los extractos de hoja como de semilla son de utilidad para prevenir la inflamación de las venas en las piernas y para reforzar los capilares.

Los productos a base de estas plantas se diseñan para utilizar por vía oral (comprimidos y sobres) o por vía tópica (geles, cremas y sprays). La vía tópica alivia con mucha rapidez, sobre todo porque se suele añadir mentol o aceites esenciales refrescantes con efecto frío a la fórmula, mientras que la vía oral es más efectiva a largo plazo para reforzar las paredes venosas y controlar los síntomas.

 

 

¿Quién puede utilizar estos remedios naturales contra las varices?

 

Es verdad que estos productos ayudan, pero hay varices que están más allá del tratamiento con plantas exclusivamente. Por ejemplo, hay venas comprometidas de tal manera que el tratamiento de la variz debe basarse en productos por vía oral (ya sea plantas o de síntesis) junto con medias de compresión.

También es importante valorar las precauciones de utilización de cada planta antes de tomarla. Por ejemplo, el meliloto debe detenerse si aparece hinchazón súbita de una o ambas piernas y no debe utilizarse junto a otros anticoagulantes. El castaño de indias puede dar vértigo, por lo que los pacientes que sufren de vértigos no deberían utilizarlos. Y varias plantas pueden ocasionar molestias gástricas… te recomendamos que consultes en tu farmacia de confianza cuál o cuáles pueden ser los remedios más adecuados para aliviar los síntomas causados por las varices.

 

 

¿Puedo hacer algo más contra las varices?

 

Para empezar, existen productos cosméticos que disimulan el aspecto de las varices pequeñas y las arañas vasculares. Funcionan como un “maquillaje de piernas”: es un efecto visual y no pueden disminuir el volumen de la vena, pero cubren muy bien los tonos azules y rojos que aún “están planos” y no sobresalen de la pierna. También es importante valorar el calzado y las prendas que utilizas: prendas muy ajustadas o tacones altos dificultan el retorno venoso, empeorando el cuadro. Pero el pilar del tratamiento de las varices son las medias de compresión: los productos naturales no actuarán como sustituto de estas medias.

Estos son consejos generales que pueden ayudarte a gestionar tus varices, pero como hay varios grados de gravedad en este problema te recomendamos que comentes tus síntomas en tu farmacia de confianza. Ellos sabrán ayudarte a valorar tu caso particular y te ayudarán a aliviar los síntomas y a evitar que tu cuadro progrese.