Remedios naturales, Respuestas de Salud

¿Qué es y para qué sirve la miel de manuka?

La miel ha sido utilizada por varias culturas antiguas como remedio frente a heridas y quemaduras: hay registro de su uso en el Antiguo Egipto, en la medicina tradicional china, y entre los antiguos hebreos. Hoy sabemos que la miel es antibacteriana, antioxidante, y antiinflamatoria. Desde hace unos años ha destacado una miel en particular, la miel de manuka, como un excelente producto para cuidar heridas complejas como  quemaduras y úlceras. ¿Qué es exactamente la miel de manuka? ¿Para qué sirve? ¿Puedo poner miel de manuka en una herida? Estas y otras dudas te las resolvemos en este artículo.

¿Por qué es buena la miel para las heridas complejas?

La ciencia detrás del uso de la miel para cuidar heridas y úlceras la conocemos hace poco. La miel es buena para una herida compleja (como las quemaduras o las úlceras) porque:

  • Contiene peróxido de hidrógeno y fenoles, capaces de controlar la proliferación de bacterias.
  • La concentración de azúcares y productos en la miel dificulta el crecimiento bacteriano y favorece el movimiento de líquidos en la herida, favoreciendo la cicatrización.
  • El pH ácido de la miel impide que actúen algunas enzimas que destruyen el tejido de la herida.
  • Tiene actividad antiinflamatoria.
  • Favorece el crecimiento de células del tejido epitelial.
  • Es un excelente desbridante (favorece la eliminación del tejido muerto presente en la úlcera o quemadura).

Pero no todas las mieles son iguales y, de entre todas las mieles, la que más destaca es la miel de manuka.

¿Qué es exactamente la miel de manuka?

La miel de manuka es una miel que se produce cuando las abejas utilizan el néctar de la flor de manuka (Leptospermum scoparium), una planta nativa de Nueva Zelanda y Australia. Al menos el 70% del néctar que utilizaron las abejas debe provenir de esta planta para que la miel resultante pueda ser considerada miel de manuka. Además de compartir con otras mieles sus propiedades antisépticas y regeneradoras, la miel de manuka destaca por su contenido en metilglioxal, un compuesto de gran poder antiséptico. Cuanto más metilglioxal, más antiséptica es la miel. La escala con la que se nos indica que la miel de manuka tiene más o menos poder antiséptico son las UMF (“Unique Manuka Factor”). Hay bibliografías o webs que indican que por encima de 10 UMF la miel de manuka ya es más potente que otras mieles, pero todavía queda investigar mucho sobre su potencia y sus propiedades.

¿Para qué sirve la miel de manuka?

La miel de manuka es muy útil para tratar heridas complejas. Ha dado buenos resultados en úlceras de origen vasculares o por presión, aunque algunas lesiones de pie diabético no han respondido bien; se sospecha que esto es porque el metilglioxal facilita que la glucosa reaccione con el colágeno de las proteínas, alterando el lecho de la herida y dificultando la cicatrización.

Verás que algunas webs recomiendan la miel de manuka para bajar el colesterol, tratar problemas gastrointestinales, prevenir caries, o incluso tratar diabetes y problemas inflamatorios, y hay estudios pequeños con resultados muy buenos, pero la evidencia aún no es tan fuerte como para recomendar su uso en forma generalizada. Es un producto caro como para experimentar y posiblemente encuentres productos más económicos que te den el resultado que buscas. Frente a una inquietud de salud puedes consultar con tu farmacéutico de confianza para saber qué productos hay con evidencia científica a su favor.

 

¿Es conveniente comprar miel de manuka para poner en una úlcera que no cierra?

Definitivamente NO. Y no porque la miel de manuka sea mala, sino por otras razones:

  • La miel de manuka que venden en frasco para comer, por más UMFs que tenga, no está preparada para ser puesta en el lecho de una herida compleja. Lo que se le exige a un producto que se consume por vía oral para ponerlo en el mercado no es lo mismo que se le exige a un producto que irá a una herida. Usualmente los productos para heridas se esterilizan con radiación, cosa que no se suele hacer con la miel para uso alimentario.
  • Las heridas complejas (quemaduras, úlceras) reciben ese nombre justamente porque son difíciles de tratar y requieren personal entrenado para ello. En función del aspecto y la profundidad de la herida el profesional de salud (usualmente un enfermero o enfermera) decidirá qué productos pone en la herida, con qué apósito la cubre, qué antisépticos o antibióticos pone (si es que hacen falta), qué utiliza para desbridar… y así con todo lo que tiene que ver con el cuidado de la herida. Los productos que se usan deben ser compatibles entre ellos y ser capaces de trabajar juntos para que haya una buena cicatrización; si por tu cuenta manipulas la herida y pones miel de manuka puede que no ayudes, e incluso puede que compliques la cicatrización.

Recientemente han salido al mercado productos como gasas, cremas o apósitos impregnados de miel de manuka, aptos para poner en el lecho de la herida. Puedes valorar con enfermería su uso, pero siempre cuenta con el consejo del profesional especializado antes de tocar una herida compleja.