Remedios naturales, Respuestas de Salud

Remedios naturales para la migraña

|

Los ataques de migraña son trastornos de salud recurrentes en los que aparece un dolor de cabeza intenso que puede estar acompañado de aura, náuseas, sensibilidad a la luz y al sonido. No todas las migrañas son iguales, de ahí que el médico haga el diagnóstico, derive a especialista si hace falta y prescriba la medicación que considera más indicada en cada caso.

El tratamiento de la migraña con productos naturales no es nuevo. Ya en el medioevo, Avicena registró en su libro Canon de Medicina varios tratamientos herbales para la migraña. Pero ¿existen productos naturales efectivos para la migraña? ¿Pueden utilizarse en vez de los medicamentos prescritos? Hablamos de estas y otras dudas respecto a los remedios naturales para la migraña en este artículo.

¿Existen productos naturales para la migraña?

Existen productos naturales que han sido investigados con métodos científicos en el ámbito de la migraña, pero ninguno ha demostrado efectividad superior a placebo en ensayos clínicos grandes y/o bien organizados. Es decir, aunque tienen un uso tradicional asociado, o han demostrado cierto beneficio en pequeños ensayos, no han demostrado sus bondades a un nivel de confianza tal que se puedan recomendar con la misma certeza que ciertos medicamentos para la migraña, o incluso que otros productos naturales para otros usos. Como ejemplo, podríamos decir que tenemos mucha más confianza en la efectividad de la valeriana como planta tranquilizante que en la efectividad de estas plantas que mencionamos para el tratamiento de la migraña.

¿Cuáles son los productos naturales que se han utilizado y estudiado para la migraña?

¡Muchos! Resumimos aquí la evidencia de algunos productos que están “dando vueltas” por Internet.

  • Matricaria. Es una de las que tiene más evidencia a su favor, y no es demasiado concluyente. La parte aérea de Tanacetum parthenium ha demostrado en algunos ensayos reducir la frecuencia de los ataques migrañosos, así como los vómitos asociados, la gravedad de los ataques y la necesidad de analgésico, pero en otros estudios que intentaron repetir el resultado no logró el mismo éxito. Se  utilizan 100-200 mg de material vegetal seco, entre 1-3 veces al día, durante varios meses para poder ver el beneficio (cuando lo hay). Se debe descansar, bajando la dosis poco a poco el mes anterior al descanso.
  • Grifonia. Las semillas de Griffonia simplicifolia son ricas en 5-HTP, precursor de la serotonina. Tradicionalmente ha sido utilizada para tratar la cefalea, pero no hemos encontrado ensayos clínicos al respecto que confirmen este uso. No debe mezclarse con fármacos relacionados con la serotonina (antidepresivos, hipérico, carbidopa) ni con benzodiacepinas (diazepan, Rivotril®, Orfidal®) por los efectos adversos que puede causar la mezcla.
  • Sauce. La corteza de sauce (Salix sp) es rica en compuestos salicílicos con actividad analgésica, aunque otras moléculas podrían explicar sus buenos resultados. Usada tradicionalmente para varios dolores (incluida el dolor de cabeza) aún no tiene ensayos clínicos específicos para migraña.
  • Menta. El aceite esencial de Mentha x piperita se utiliza tradicionalmente para el dolor de cabeza tensional, aplicándose al 10% en la frente y en las sienes, pero no tiene estudios específicos en migraña que demuestren su éxito.
  • Petasites hybridus. Esta planta, llamada Butterbur en el envase original de varias empresas comercializadoras de productos naturales, ha dado buenos resultados en la prevención de ataques de migraña. Pero contiene productos tóxicos para el hígado que deben removerse durante el procesamiento del material vegetal, de ahí que aún los médicos no lo recomienden activamente para el tratamiento de la migraña. No debe utilizarse junto a medicamentos anticolinérgicos (consulta a tu farmacéutico al respecto porque la lista es larga) y, cuando se utiliza, se recomienda la monitorización del hígado mediante el control de las enzimas hepáticas y los valores de bilirrubina.
  • Rosa moqueta. Las friegas de aceite de rosa mosqueta se han descrito como tratamiento tradicional para la migraña. Los estudios hechos son pequeños y no han demostrado beneficio superior a placebo.
  • Manzanilla dulce (Matricaria chamomilla). En un ensayo pequeño una formulación en gel a base de aceite esencial de camomila vehiculizada en aceite de sésamo (no un aceite esencial cualquiera, sino obtenido de cierta forma y con activos bien caracterizados y medidos) demostró cierto éxito en la migraña sin aura cuando el gel se aplicaba en las sienes, en la frente y en la zona detrás de las orejas.
  • Ginkgo. Los estudios respecto a Ginkgo biloba no son muchos. Demostraron cierto éxito, pero como no estaban bien diseñados (no había comparación con placebo) no se puede decir que el Ginkgo funcione mejor que un placebo en el caso de la migraña.
  • Jengibre (Zingiber officinale). Por un lado, el jengibre es un tratamiento conocido para las náuseas, de ahí que muchos pacientes lo utilicen para tratar las náuseas de la migraña. Por el otro, un ensayo pequeño (100 pacientes) comparó 250 mg de polvo de raíz de jengibre con 50 mg de sumatriptán para el tratamiento de ataques de migraña sin aura. Este ensayo encontró que, luego de dos horas, el dolor bajaba de forma similar en ambos grupos.

¿Puedo añadir estos tratamientos a mi tratamiento habitual de migraña?

No sin hablarlo con un profesional de la salud. Ya sea tu médico o tu farmacéutico de confianza, ambos podrán orientarte respecto a la conveniencia de añadir estas plantas a tu tratamiento. Hacer cambios sin asesoramiento profesional no es recomendable por varios motivos:

  • Efectos adversos. Los productos naturales no están libres de efectos adversos. Hemos mencionado algunos, pero hay más.
  • Resultados esperables. Cada caso es diferente, por lo que habrá quién pueda cambiar o añadir tratamientos y habrá quien no pueda.
  • Estandarización de los productos naturales. En toda la oferta del mercado de productos naturales hay que encontrar el producto natural que es igual o que más se parece a lo que se usó en cada ensayo clínico. Como muchos productos naturales no son medicamentos, no están obligados a tener siempre la misma cantidad de principio activo. Por ejemplo: no todos los aceites esenciales de manzanilla tienen las mismas cantidades de apigenina, bisabolol o azuleno, principios que se creen que estarían detrás del efecto analgésico de la manzanilla. Tu farmacéutico puede ayudarte a escoger un producto adecuado para el uso que quieres darle.

Y sobre todo: NO DEJES LA MEDICACIÓN QUE TE RECETÓ TU MÉDICO SIN HABLARLO CON ÉL O ELLA. Dejar la medicación ya es harina de otro costal y corresponde hacerlo junto con tu médico, para evitar sufrir más dolor del necesario y para evitar perder los beneficios que tu tratamiento actual te reporta.