Salud, Belleza y cuidado personal

Anestesia para muelas en farmacia

Anestesia para muelas

“Me duelen las muelas” es la expresión coloquial que utilizamos cuando sentimos un dolor de dientes, encías o mandíbula que se origina en la zona posterior de la boca. Es un dolor que origina muchas consultas en la oficina de farmacia, ya que es un dolor muy molesto y puede llegar a interferir con el sueño o con las tareas diarias. Hemos hablado más del dolor de muelas, sus causas y algunas posibles soluciones en este artículo, pero esta vez nos centraremos en la anestesia, una parte muy útil del tratamiento contra el dolor de muelas y disponible sin receta en las oficinas de farmacia.

¿Cuál es la anestesia para muelas disponible en la farmacia?

En la farmacia podemos dispensar diversos medicamentos a base de anestésicos para el dolor de muelas. Dentispray®, Hurricaine®, Normodent®… todos ellos son medicamentos basados en anestésicos como la lidocaína o la benzocaína, considerados unos excelentes anestésicos locales.

¿Cómo funciona la anestesia para muelas de la farmacia?

Tanto la benzocaína como la lidocaína pertenecen a la familia de los anestésicos tipo amida bloqueadores de los canales de calcio:

  • “tipo amida” se refiere a una estructura química específica, el enlace amida, basada en una cierta configuración en el espacio de átomos de carbono, oxígeno y nitrógeno (para más información puedes buscar “grupo amida” en internet).
  • Bloqueador de canal de sodio se refiere a una forma en especial de actuar: cuando el cuerpo recibe un estímulo doloroso, se inicia un mecanismo bioquímico que incluye el movimiento de iones sodio de un lado a otro de las membranas neuronales. Este paso no es posible sin la ayuda de canales específicos que lo permitan, ya que las membranas son barreras para el paso de iones. Podríamos describir estos canales como una estructura de “túneles” que se abren o se cierran, facilitando el movimiento de iones sodio y permitiendo la transmisión del estímulo doloroso desde el diente o la encía hasta el cerebro. Cuando la anestesia entra en contacto con estos túneles los bloquea de forma tal que el sodio no se mueve y la neurona no es capaz de transmitir la señal de dolor. La anestesia, por lo tanto, bloquea la sensación pero no cura el origen del dolor.

Todos los anestésicos locales terminados en “-caína”  pertencen aeste grupo (lidocaína, benzocaína, prilocaína, tetracaína, bupivacaína…). Los medicamentos de venta libre a base de anestésicos siempre son de uso tópico, es decir, se venden como sprays o geles para aplicar directamente sobre el diente o la encía.

¿Cómo se debe utilizar la anestesia para muelas de la farmacia?

La anestesia local actúa suprimiendo el dolor rápidamente. Puede utilizarse 3-4 veces al día aplicándose directamente sobre el diente adolorido. Es importante tener en cuenta estas limitaciones de la anestesia:

  • No debe aplicarse sobre heridas o lesiones extensas de la boca. La anestesia local, si entra al torrente sanguíneo y actúa por vía interna, puede afectar el correcto funcionamiento del latido cardíaco. ¿Por qué? Porque hay canales de sodio que participan en la transmisión de los impulsos nerviosos que transmiten la señal de dolor, y hay canales de sodio que participan en la transmisión de los impulsos nerviosos que hacen latir al corazón. La interferencia con los canales de sodio cardíacos son la base del funcionamiento de la lidocaína como antiarrítmico… pero ese ya es otro medicamento, con otros usos, que no ampliaremos aquí. Y si hay dolor por llagas extensas o lesiones grandes en la boca, también hay soluciones, pero son diferentes a la anestesia en spray.
  • No debe utilizarse justo antes de comer o beber: la anestesia podría dificultar el control fino de la deglución de los alimentos, permitiendo que la comida o la bebida baje por la vía respiratoria en vez de la digestiva.
  • No debe utilizarse en caso de alergia a los parabenos o a ciertos tintes de pelo. El grupo amida de la anestesia está presente también en estas moléculas, de ahí que la alergia a parabenos o tintes con esta estructura pueda también significar alergia a los anestésicos tipo amida.

Por ello…

Es importante recordar que la anestesia para muelas que se dispensa en oficina de farmacia calma la sensación de dolor pero no sustituye a un correcto diagnóstico y tratamiento instaurado por un dentista. Será el dentista el que valore si estamos frente a una caries que hay que reparar, un absceso que requiere antibiótico y drenaje, o un daño del esmalte que se traduce como sensibilidad dental.

Me duele la muela, ¿qué puedo hacer?

Frente a un dolor de muelas de súbita aparición te recomendamos que comentes tu caso en tu farmacia de confianza. Los dolores de muela pueden ser muy distintos en uno u otro paciente y, como profesionales de la salud que somos, los farmacéuticos sabremos recomendarte lo que mejor te sirva para aliviar tu dolor de muelas hasta ver al dentista: quizás la anestesia se complementa bien con antiinflamatorios (Ibudol®, Espididol®, Endolex®), quizás puedas encontrar alivio utilizando productos contra la sensibilidad dental (Bexident®, Dentaid®) o incluso puede que te convenga recurrir a geles con antiséptico para evitar que los problemas vayan a más antes de visitar al dentista. Cuentas con tu farmacia de confianza para ayudarte a controlar el dolor de muelas hasta la curación del problema que lo ha causado.

facebook twitter linkedin