Salud, Respuestas de Salud

Diferencias entre test de antígenos y PCR

|||

Ambos son tests que nos permiten saber si una persona se ha contagiado de covid-19. Y aunque tienen cosas en común, la metodología y la utilidad de cada uno son diferentes. Veamos….

¿Cómo funciona exactamente la PCR?

PCR son las siglas en inglés de Polymerase Chain Reaction, “reacción en cadena de la polimerasa”. Explicamos detalladamente su funcionamiento en este artículo pero, resumiendo, podemos decir que la PCR busca material genético del virus, específicamente el ARN viral. La muestra más común para la PCR es el hisopado nasofaríngeo (“el palito por la nariz”) pero también se puede utilizar saliva, un hisopado bucofaringeo (“el palito por la garganta”) o un hisopado rectal. ¿Por qué rectal? Porque nuestro cuerpo elimina virus por el sistema digestivo, durante más días incluso que por el sistema respiratorio.

¿Cómo funciona un test de antígenos?

Un test de antígenos detecta una proteína viral (usualmente la proteína N). Las muestras suelen ser un hisopado nasal (en el caso del test de autodiagnóstico el palito “no va tan al fondo” de la nariz como en el caso de la PCR o los tests profesionales) o salivales. Los tests son muy parecidos a una prueba de embarazo, pues tienen una tira de material poroso que mostrará una rayita de color o dos rayitas, sólo que en vez de recoger orina se aplican unas gotitas de líquido en un huequito de la tira.

Las reacciones que se dan son los siguientes:

  • El hisopo se pone en contacto durante un tiempo establecido por el fabricante con un líquido adecuado para hacer el test, de modo de extraer los virus que han quedado impregnados en el hisopo.
  • En la primera parte del test hay un material poroso con una “zona de purificación” con reactivos que permiten preparar la muestra para las reacciones que vienen: hay productos que controlan el pH, detergentes que eliminan productos no deseados, etc. Cada marca utiliza una mezcla diferente.
  • Pasando la zona de purificación el material poroso contiene anticuerpos anti-proteína N marcados con una molécula coloreada (látex, oro, etc). La muestra se mueve a través del material del test, permitiendo el contacto entre la proteína N y el anticuerpo anti-proteína N.
  • El movimiento continuo del líquido en la varita del test arrastra los complejos proteína N-anticuerpo anti-proteína N hasta la zona de lectura. Una parte de la zona de lectura contiene otro tipo de anticuerpos anti-proteína N fijados al material (es decir, no se pueden mover). Estos anticuerpos captan al complejo formado previamente y lo inmobilizan. Así, las partículas de color se concentran en esa banda, permitiendo al ojo ver una rayita de color que interpretamos como positivo.

Es una reacción compleja, de ahí que sea necesario tener la famosa “rayita de control”. Pasando la zona de purificación, junto con los anticuerpos anti-proteína N, se coloca una proteína que llamaremos A (proteínas de ratón, de cabra, etc) marcada con color y capaz de moverse con el flujo de muestra de la misma forma que la proteína N. La zona de control consiste en anticuerpos “anti-proteína A” fijados al lado de la rayita de reacción: cuando el frente con proteína N y proteína A llegan a la zona de control la proteína A reacciona con sus anticuerpos, aparece el color concentrado y se confirma que la prueba salió bien. Si por algún motivo la muestra no sube por el test, o “algo” sucede, la rayita de control no se verá y el test queda invalidado.

¿En qué se parecen y en qué se diferencian ambas pruebas?

Hay dos grandes similitudes:

  • Ambos permiten diagnosticar la covid-19 en una persona con síntomas o asintomática (aunque con diferente sensibilidad).
  • Ambas tienen un período durante el cual el cuerpo tiene el virus pero no es detectable, de ahí que la cuarentena en caso de contacto estrecho sea de 10 días y no se pueda dejar de hacer aun cuando la PCR o un test de antígeno fueron negativos. Eso sí, este período cambia en cada caso, ya que la PCR detecta cargas virales menores.

Las diferencias son varias:

  • La PCR, debido a los buenos resultados que da (es difícil que haya falsos positivos o falsos negativos) se considera que es la prueba de referencia para diagnóstico. El test de antígenos puede fallar algo más, sobre todo si es de autodiagnóstico (no siempre tomamos bien la prueba pues es difícil “invadir la nariz” sin dolor ni molestias). Por ello a veces se opta por confirmar el resultado de un test de autodiagnóstico con una PCR o con un test de antígeno hecho por personal cualificado (enfermería, farmacia).
  • La PCR es útil durante más tiempo de infección, pues puede encontrar material genético durante muchos días (la PCR que confirma la curación se realiza 10-14 días después del diagnóstico aunque los síntomas se vayan antes). El test de antígenos de autodiagnóstico es de utilidad durante los primeros 5 días de síntomas o los primeros 7 días de infección aproximadamente.
  • La PCR requiere varias horas para dar un resultado mientras que los test de antígenos dan un resultado en 20 minutos. Los laboratorios privados que realizan PCRs suelen tardar entre 24-48 hs entre toma de muestra y entrega de resultados.
  • La PCR requiere personal cualificado; los test de antígenos son lo suficientemente sencillos como para hacerse en casa siguiendo las instrucciones del fabricante.

¿Qué debo hacer: una PCR o un test de antígenos?

Depende para qué lo necesites. Por ejemplo, te contamos los casos más frecuentes que hemos visto a pie de mostrador:

  • Si quieres ver a una persona sensible (abuelos, inmunosuprimidos, etc) es más adecuado un test de autodiagnóstico, porque es rápido y económico, pero hay que tener en cuenta:
    • Un negativo sin síntomas no significa que estés libre de virus y que no contagies. La visita aún debe llevarse a cabo con mascarilla, manteniendo la distancia de seguridad y si es al aire libre, mejor.
    • Un positivo significa que tienes que contactar con tu centro de salud y comenzar la cuarentena.
  • Si tienes síntomas compatibles con covid-19 y estás en los primeros días de infección, aunque los síntomas sean leves, el test de antígeno es una excelente opción para diagnosticar tu cuadro.
  • Si quieres viajar, necesitas lo que el país de acogida te pida. A veces es test de antígenos, a veces es PCR, pero en cualquier caso el resultado tiene que estar certificado por una institución habilitada para tal fin. En este caso no te sirve el test de autodiagnóstico que haces en tu casa, porque no hay quién certifique tu resultado.
  • Si quieres acortar los 10 días de cuarentena, no te sirve nada.
    • La PCR tarda 24-48 hs, con lo que cuando tengas el resultado sabrás que hace dos días eras negativo, pero nada más; hoy ya puedes estar teniendo virus en cantidades suficientes para contagiar a alguien.
    • El test de antígenos es rápido, pero sólo certifica ese momento en el tiempo; los próximos días puede que sí seas positivo. Además, el test de autodiagnóstico puede dar falsos negativos por lo que decíamos más arriba de la dificultad de la toma de muestra. Podrías estar ya enfermo sin síntomas, podrías contagiar y no lo sabrías.

Si tienes más dudas puedes contactar con tu farmacia de confianza, que sabrá indicarte si los tests que vende son adecuados para tu caso o si necesitas acercarte a un laboratorio privado o a un centro de salud.