Salud, Respuestas de Salud

¿Jabón específico para la zona íntima?

|

Cuando hablamos de higiene íntima es importante recalcar que no se puede utilizar cualquier producto de limpieza, pues la zona íntima tiene necesidades específicas. El pH de la piel cambia, la piel es más delicada en esta zona, y en el caso de las chicas, hay mucosa al alcance de los productos de higiene; todo esto debe ser tenido en cuenta para una correcta limpieza de la zona íntima.

Pero ¿qué es el pH? ¿Por qué cambia en esta zona? ¿Cómo escogemos un jabón adecuado y cómo debemos utilizarlo? Te lo contamos todo en este artículo.

¿Qué es el pH de la mucosa genital?

El agua es una molécula formada por dos hidrógenos y un oxígeno: H20. Esa molécula puede disociarse en dos partes: un hidrógeno solito con carga positiva (H+) o un hidroxilo con carga negativa (OH), y si el agua es pura hay tantos H+ como OH. Pero hay otras sustancias que también pueden aportar o secuestrar H+ y OH, cambiando las propiedades del medio; si al final tenemos más H+ tenemos un medio ácido, y si tenemos más OH tenemos un medio básico.  La escala numérica que mide esto es la escala de pH: de 1 a 6,9 hablamos de un medio ácido, de 7,1 a 14 es un medio alcalino, y el 7 es el pH del agua pura (pH neutro).

¿Por qué importa esto? Porque hay cargas positivas y negativas en el medio, que interactuarán de distinta manera con las moléculas que hay en un tejido. Cambiar el pH de un medio es cambiar sus propiedades, cambiar sus características, y cambiar las reacciones químicas que en él se pueden llevar a cabo. El pH de la piel es de alrededor de 5.5 (varía según algunas zonas) pero el de la mucosa genital es diferente:

  • En las mujeres el pH de la vulva está entre 3,5 y 4,7. Puede cambiar durante problemas vaginales como la candidiasis (más ácido) o la vaginosis (más básico).
  • En los hombres el ph de la zona genital está entre 5-5.5, un poco más bajito que el de la piel de otros sitios.

Entre los cambios de pH y la delicadeza de la zona, la higiene íntima de ambos sexos tiene “trucos” que hay que conocer. Comencemos con la higiene íntima femenina…

Higiene íntima de las mujeres

La piel de la vulva es diferente del resto de la piel en pH, hidratación, fricción que soporta y permeabilidad. La piel no está tan keratinizada como en otras zonas, el estrato córneo es más fino, y hay folículos pilosos grandes, lo cual explica la delicadeza de la zona. Las bacterias de la zona son más parecidas a las vaginales que al del resto de la piel: son bacterias propias de medio ácido, sobre todo Lactobacillus. Las secreciones vaginales, si no se limpian, pueden acumularse y resultar irritantes. Y la higiene diaria debe tener en cuenta todo esto:

  • El jabón debe estar formulado teniendo en cuenta el pH y la delicadeza de la zona.
  • El jabón se aplica en la vulva, jamás en la vagina. La vagina se limpia sola con sus propias secreciones, así que no hay que hacer llegar el jabón al interior, ni hacer duchas vaginales con productos antisépticos, ni dirigir la alcachofa de la ducha hacia el interior vaginal.
  • Con limpiar una vez al día es suficiente. Limpiar más veces sin una justificación médica puede ser más perjudicial que otra cosa.
  • Evita las esponjas, pues son un posible foco de crecimiento de bacterias que no quieres aplicar en una piel tan delicada. Las manos, el jabón íntimo y el agua son más que suficientes.
  • Las toallitas de bebé están formuladas para bebé, no para mujeres. Evita su uso regular (puede ser puntual).
  • Evita productos desodorantes o muy perfumados, pues pueden resultar irritantes.

Cuanto más te alejes de estas pautas, más fácil es que la zona íntima se irrite.

Higiene íntima de los hombres

La zona íntima de los hombres tiene una piel delicada. Es suficiente con limpiar la zona una vez al día en la ducha, y es importante retirar el prepucio suavemente para permitir que el agua pueda limpiar el glande correctamente. Olvidarse este paso lleva a la acumulación de esmegma, una secreción blanquecina compuesta de células muertas, sebo natural de la piel y humedad. El esmegma acumulado, además de tener un olor característico que puede resultar muy desagradable para un compañero o compañera sexual, favorece la irritación del prepucio, el glande, o ambos.

El jabón que se utilice debe ser un jabón suave, que no irrite y que respete el pH de la zona. El jabón de piel normal tiene un pH similar al de la piel genital y “cubriría esa base”, pero puede resultar un poco irritante porque está diseñado para la piel del resto del cuerpo, más robusta. Es por eso que los chicos también se benefician con el uso de un jabón íntimo en vez de un “jabón de cuerpo normal”.

¿Cómo es el jabón íntimo ideal?

El jabón íntimo ideal respeta el pH de la zona genital, con lo cual es más ácido que los jabones de piel normal. Su poder de limpieza es el adecuado para retirar la suciedad de la zona, pero no para irritar o desecar mucosa. Y cuida la zona, aportando hidratación y cuidado a una piel de por sí delicada.

Nuestro ecovital Sens® Sabó Intim cumple con todo esto y más, pues su fórmula contiene:

  • Syndet. Los syndets son limpiadores suaves no jabonosos, por lo que no irrita la piel.
  • Ácido láctico. Por un lado, acidifica al jabón para respetar el pH íntimo de los dos sexos, y por el otro, ayuda a las bacterias propias de la vulva (son bacterias que producen y se benefician del ácido láctico)
  • Extracto de aloe vera. Ayuda a cuidar una zona delicada de por sí y a minimizar pequeñas molestias que puedan aparecer.
  • Extracto de Epilobio angustifolium. Es un excelente calmante y antibacteriano, con lo que protege la zona genital de la irritación.

¿Hay otro tipo de jabones íntimos?

Hemos hablado de los jabones íntimos para situaciones “estándar”, es decir, higiene de zona íntima sana, pero hay jabones especiales para situaciones de extrema sensibilidad, candidiasis, etc. Por ejemplo, existen jabones alcalinos (pH mayor a 8) diseñados para momentos de candidiasis o irritación en los que el pH es muy ácido. El jabón alcalino compensa la acidez, acercándola al pH normal y calmando síntomas como ardor, dolor o picor. También hay jabones que casi parecen cremas, de tan suaves que son, para sensibilidad máxima. Y también se formulan jabones especiales para niños y niñas, que tienen características diferentes por no haberse desarrollado sexualmente aún.

Si ves que tu jabón íntimo no resulta adecuado, o tienes dudas sobre tus productos de higiene íntima, puedes pedir consejo a tu farmacéutico de confianza. En la farmacia sabrán recomendarte y aconsejarte para una excelente higiene íntima.