¿Sufro de caída o de rotura del cabello?

Los dermatólogos definen la caída de cabello “problemática”, o “alopecia”, a partir de la pérdida de cien cabellos por día o más. Por debajo de ese límite se considera normal, ya que cada pelo pasa por una fase de renovación en la que se cae y vuelve a crecer posteriormente.

 

¿Cómo diferenciar la rotura o caída del cabello?

 

Es importante que diferencies la caída de cabello de la rotura del cabello: en ambos casos encontrarás que pierdes pelo, pero una cosa es que se caiga de raíz y otra que se rompa el pelo porque la fibra es débil y se parte. Ambos problemas se verán como volumen de cabello menor, pero la resolución es bien distinta en ambos casos.

 

1. Rotura del cabello

La rotura del cabello sucede cuando la fibra está alterada y no soporta las tensiones a las que se ve sometida. Verás fragmentos de cabello en la almohada o en el cepillo, no cabellos con toda su longitud. Para empezar, el cuidado básico del cabello pasará por el lavado, el cepillado y el peinado adecuados.

El cabello debe lavarse las veces que sea necesario por semana: hay quien tiene el cuero cabelludo muy graso, por lo que no puede estar sin lavar el pelo más de dos días, mientras que otras personas tienen el cabello normal y pueden pasar tres o cuatro días sin lavarlo, sólo cepillándolo. Si escoges un champú adecuado a tus necesidades, y lavas el cabello con la frecuencia que el cuero cabelludo te lo pide, el mito de “el champú reseca” sólo será eso, un mito.

Otro punto crítico es el peinado y el estilismo: los peinados tirantes, el planchado diario y los tintes excesivos debilitan la fibra capilar y favorecen su rotura, por lo que si empiezas a notar rotura capilar disminuye el número de veces que utilizas tintes, plancha menos el cabello y péinalo dejándolo más libre. De esta manera evitarás que el cabello se rompa y mantendrás una cabellera vigorosa.

2. Caída del cabello

Una vez establecido que es caída y no rotura, corresponde buscar la causa de la caída, ya que el motivo de la caída indicará la solución. Hay dos patrones básicos: Las “alopecias difusas”, que se dan cuando el cabello cae en forma pareja de todo el cuero cabelludo, y las “alopecias localizadas”, que dejan huecos en nuestro cabello con un patrón reconocible.

 

La caída de cabello en “efluvio” o “alopecias difusas

La caída de cabello llamada “alopecia difusa” se da cuando notas que pierdes una cantidad de cabello superior a la usual. Mucha gente la describe como una caída “de la cabeza en general”, “de todas partes”, sin que se observe una zona de mayor claridad de cabello. Hay varias causas:

  • Falta de nutrientes en la dieta
  • Posparto
  • Ciertos medicamentos

 

La caída del cabello por falta de nutrientes no es muy frecuente en nuestro entorno, pero sucede cuando comemos mal durante largo tiempo o cuando se hace una dieta de adelgazamiento muy intensa.

 

¿Qué puedo hacer si sufro de “efluvio” o “alopecia difusa?

Esta alopecia por falta de nutrientes en la dieta, se corrige en cuanto se complementa la dieta añadiendo los nutrientes necesarios. Los micronutrientes más conocidos relacionados con la caída de cabello son:

Veremos estos micronutrientes en muchas fórmulas para corregir la caída de cabello. La cistina, un aminoácido también común en estos suplementos, se añade porque es uno de los componentes principales de la proteína capilar. En caso de carencia de proteínas el cabello no es una prioridad para el cuerpo, por lo que dirigirá las proteínas hacia donde son más necesarias, descuidando la estructura capilar. La suplementación con cistina asegura que haya suficiente material para sintetizar cabello con una estructura sana.

Durante el posparto las mujeres notan una caída de cabello importante. Esto se debe a razones hormonales: durante el embarazo los estrógenos contribuyeron a crear una cabellera hermosa, pero una vez que las hormonas cambian el cabello cae hasta normalizarse, llegando a tener un volumen similar al que había previo al embarazo. No hace falta preocuparse por esta caída, ni utilizar medicamentos para detenerla. Una buena dieta asegurará que el cabello crezca fuerte y sano, y el ritmo de caída volverá a la normalidad en poco tiempo.

Finalmente, algunos medicamentos pueden causar caída de cabello. Entre ellos encontraremos algunos medicamentos para el colesterol, anticoagulantes, algunos medicamentos para la tensión…. No es muy frecuente que suceda, pero puede pasar que un medicamento, al comenzar a tomarlo, te cause alopecia. La solución variará según el medicamento y la enfermedad que te estén tratando: pueden cambiarte el medicamento, bajarte la dosis, o recomendarte paciencia hasta terminar el tratamiento. En cualquier caso, es una decisión que debes tomar junto a tu médico sin dejar de medicarte por tu cuenta, porque el riesgo para tu salud puede ser importante.

Todas estas causas de caída de cabello son reversibles. Una vez corregida la mala dieta, pasado el posparto, o cambiado el medicamento, tu cabello volverá a su ritmo normal. No es el caso con las alopecias que veremos a continuación, que sí pueden causar calvicie permanente.

 

Caída de cabello por zonas o “alopecia localizada”

 

Este tipo de pérdida de cabello se presenta dejando zonas de cabello más o menos normal, mientras que otras pierden cabello con mucha rapidez, dejando huecos. Hay dos tipos frecuentes: la alopecia areata y la alopecia androgenética.

  • La alopecia areata
    • Se produce en forma de clapa o moneda, dejando una zona sin cabello, debido a un problema autoinmune que afecta al cuero cabelludo. La debe tratar un dermatólogo, que en función del estado de la lesión puede recetar corticoides, minoxidilo, hormonas, o una fórmula magistral que combine todos estos principios activos. En este caso es fundamental ver rápidamente a un dermatólogo, ya que los bulbos que dan origen al cabello pueden atrofiarse y la clapa quedaría irreversiblemente marcada en el cuero cabelludo.

 

  • La alopecia androgenética
    • La más conocida, está relacionada con la acción de los andrógenos (hormona masculina) sobre el folículo piloso, es decir, sobre el origen del cabello. Los andrógenos causarán una disminución del tamaño del folículo hasta que se atrofia del todo y ya no es funcional. Es un proceso muy común en hombres, pero también puede darse en mujeres.

 

El perfil en ambos sexos cambia: en los hombres se ven “entradas” y la coronilla calva, mientras que en las mujeres se pierde el cabello alrededor de la línea media de la cabeza, dejando por la frente una línea de cabello. Este tipo de caída se debe tratar a tiempo, ya que una vez que el folículo se ha atrofiado, no recuperará su capacidad para generar pelo.

 

¿Qué puedo hacer si sufro de “alopecia localizada”?

 

El tratamiento tópico más eficaz para la alopecia androgenética es el minoxidilo. El mecanismo de acción del minoxidilo no se conoce con exactitud.

Se ha planteado una posible alteración del metabolismo androgénico en el cuero cabelludo, o también un efecto vasodilatador que puede aumentar la microcirculación sanguínea alrededor del folículo piloso. No aumentará el número de cabellos, sino que estimulará a los folículos que estaban perdiendo su función para que la recuperen.

Esta recuperación se producirá después de 4 meses o más de tratamiento, y la intensidad varía de persona a persona. Pero si se suspende el tratamiento se detiene la mejoría, y la alopecia pre-tratamiento vuelve en 3-4 meses. En los hombres el minoxidilo se utiliza al 5% y en las mujeres al 2% (se puede usar al 5% pero bajo recomendación médica). Puede causar irritación del cuero cabelludo, sequedad de piel, e incluso una cierta dermatitis.

Otras opciones de tratamiento son los inhibidores de la enzima 5-alfa-reductasa por vía oral. Esta enzima es la responsable de la transformación a forma activa de los andrógenos en piel y otros órganos, con lo que, deteniendo su acción, es posible detener la influencia de los andrógenos sobre la caída de cabello.

Los comprimidos anticaída de venta libre suelen utilizar extractos de sabal (Serenoa repens), calabaza (Curcubita pepo) o alguna otra planta capaz de inhibir la 5-alfa-reductasa. En los casos más severos se puede recurrir a la finasterida, pero por sus efectos adversos su uso debe ser controlado por el médico.

Estas opciones son válidas cuando has notado la alopecia recientemente. Recuerda que estos tratamientos son “una carrera de fondo”, ya que no verás resultados hasta pasados 3 meses. Si notas mejoría puedes continuar, pero si no la notas, no dejes pasar mucho tiempo antes de ir al dermatólogo.