Tipos de cáncer de mama

Aunque hablamos del “cáncer de mama” en general y como si fuera uno solo, en realidad hay muchos tipos. Se clasifican en función del sitio en el que se inician, según cuánto se han extendido, y según la bioquímica de las células cancerosas. Estos tres factores influirán en el tratamiento, que se adaptará a la situación de cada paciente.

 

 

Tipos de cáncer de mama según el tejido de inicio

 

La mama es un órgano adaptado a la producción y emisión de leche. Básicamente consta de lóbulos que generan leche, conductos que la transportan al pezón, tejido fibroso que sostiene la mama en su sitio y tejido adiposo que da a la mama su volumen y forma. Según qué tejido da inicio al cáncer podemos hablar de:

  • Carcinoma ductal in situ: es un tipo de cáncer que se da en los ductos de leche, pero que no sale de su lugar para invadir tejido de alrededor (de ahí el latín “in situ”).
  • Carcinoma lobular in situ: es un crecimiento de células anormales en los lóbulos que fabrican la leche y, aunque no es exactamente un cáncer, sí es un indicador de posibilidad de cáncer en el futuro.
  • Carcinoma ductal invasivo: es uno de los cánceres de mama más comunes. A diferencia del anterior, puede salir del ducto e invadir el tejido de alrededor. Puede hacerlo de diferentes maneras; cuando el tejido es una especie de moco con células en suspensión es un cáncer mucinoso, si es un cáncer organizado en estructuras parecidas a un tubo es un cáncer tubular… y así podemos contar hasta 5 tipos diferentes de carcinoma ductal.
  • Carcinoma lobular invasivo: es un cáncer que comienza en los lóbulos que fabrican la leche pero es capaz de salir hacia afuera, pudiendo incluso llegar a los nódulos linfáticos cercanos y a otras áreas más lejanas del cuerpo.
  • Cáncer de pecho inflamatorio: es un cáncer raro y agresivo, en el que la mama se hincha, enrojece y empeora en días o incluso horas.
  • Enfermedad de Paget mamaria: es una forma poco frecuente de cáncer de mama que comienza en el pezón y se extiende a la areola.
  • Tumores filoides: son tumores del tejido conectivo (fibras y adiposo) que suelen ser benignos.

 

Los hombres también pueden sufrir cáncer de seno, ya que tienen tejido mamario (sin desarrollar como las mujeres, pero lo tienen). Cuando sucede, suele ser un carcinoma ductal invasivo; los in situ son poco frecuentes, y los lobulares son muy raros debido a la falta de desarrollo del lóbulo en la mama masculina.

 

 

Tipos de cáncer de mama según la inmunohistoquímica

 

La inmunohistoquímica es la palabreja que define pruebas con las que se buscan determinadas proteínas en un tejido utilizando anticuerpos específicos (de ahí que añadamos el “inmuno”, por el uso de anticuerpos). Dependiendo de los genes que exprese un cáncer, es decir, de qué proteínas es capaz de sintetizar la célula alterada, hay 5 tipos diferentes de subtipos moleculares de cáncer de mama. Los elementos que se buscan son:

  • Receptores hormonales: los receptores son proteínas capaces de interactuar con otras moléculas, en este caso estrógeno o progesterona.
  • Receptores Her-2: Her-2 es una proteína llamada “factor de crecimiento epidérmico humano 2” y controla el crecimiento de las células mamarias. A mayor cantidad de receptores Her-2, mayor posibilidad  tiene el cáncer de crecer.
  • Ki-67: es una proteína que controla el crecimiento de las células, por lo que mayor cantidad de esta proteína se asimila a una mayor velocidad del crecimiento del tumor.

Cada una de estas proteínas se clasifica como “positiva” o “negativa” en un tejido tumoral. Existen paneles que miran otros genes, pero son más complejos y no los hablaremos aquí. Lo importante es que saber que, según cómo se combinan los resultados positivos y negativos se habla de un tipo u otro de célula, y se asocia a un mejor o peor pronóstico de la enfermedad.

 

 

¿Y con todo esto qué hacemos?

 

Todo esto es información, información que permitirá definir un tratamiento adecuado para ganar la batalla contra el cáncer. Por ejemplo, no tiene sentido bloquear la síntesis de estrógenos en una mujer que tiene un cáncer con células negativas para los receptores hormonales, porque cambiar las hormonas no influye en un cáncer que no depende del nivel de hormona circulante para funcionar. En cambio, bloquear los estrógenos funcionará muy bien en una mujer con células positivas para los receptores hormonales, ya que sí se interferirá con el mecanismo bioquímico de las células.

Y aún con todo esto, hay más información que considerar. Escoger un tratamiento también depende de la edad de la persona, si es pre o post menopáusica, si hay o no metástasis… realmente cada tratamiento se adapta mucho a cada persona, poniendo a disposición de cada paciente todas las herramientas posibles para que su tipo de cáncer frene su desarrollo, sea eliminado y se impida su retorno en los próximos años.

 

Aunque los estudios y elecciones de tratamiento no se hacen en la oficina de farmacia, los farmacéuticos entendemos sobre medicamentos, sus efectos adversos, sobre la gestión de las molestias de los tratamientos, y sobre otros varios detallitos que pueden ir apareciendo después de que tengas tu diagnóstico. Así que, también en estos momentos, puedes contar con el apoyo de tu farmacéutico de confianza para compartir tus dudas, acompañarte y ayudarte a mantener tu calidad de vida.