Tipos de enfermedades

Para curar, prevenir o lidiar con una enfermedad es importante saber varias cosas acerca de ella. ¿Qué la ha causado? ¿Cuánto tarda en aparecer? ¿Qué factores favorece que aparezcan? ¿A qué órganos ataca? ¿Se irá sola, o es necesario tratarla con medicamentos? Estas clasificaciones permiten obtener información rápidamente sobre la enfermedad, enfocando el trabajo de una u otra forma.

 

Hay muchas formas de clasificar una enfermedad, y te explicamos algunas aquí.

 

 

Tipos de enfermedades según el lugar en el que se producen

 

La clasificación anatómica se refiere al órgano o al cuerpo en el que se producen. Es la clasificación que utilizamos cuando hablamos de enfermedades cardíacas (del corazón), enfermedades renales (del riñón), o respiratorias (de nariz, pulmones, o varios órganos del aparato respiratorio).

 

 

Tipos de enfermedades según la fisiología involucrada

 

En este caso se clasifica y considera a las enfermedades de acuerdo al desarreglo funcional que se produce. Aquí encontramos las enfermedades metabólicas como la gota (problemas en el metabolismo del ácido úrico) o la diabetes (problemas en el metabolismo de los carbohidratos), y algunos tipos de problemas respiratorios.

 

 

Tipos de enfermedades según cómo aparece la enfermedad

 

Las enfermedades pueden aparecer porque algo en la información genética indica que se sufrirá la enfermedad, o porque algún cambio luego del nacimiento causó la enfermedad. Las enfermedades que están en el código genético desde el nacimiento pueden verse desde el nacimiento, como el síndrome de Down, o pueden tardar en aparecer, como la diabetes tipo dos que aparece en un adulto cuyos padres y tíos tuvieron la misma enfermedad. En cambio, otro tipo de enfermedades aparecen por factores no relacionados con la genética, como un resfriado o un déficit de vitamina D.

 

 

Tipos de enfermedades según el proceso patológico que sigue la enfermedad

 

Este tipo de clasificación considera la naturaleza del proceso de la enfermedad. Por ejemplo:

  • Las enfermedades neoplásicas tienen en común la pérdida de control del crecimiento celular en un órgano. Los cánceres entran en esta clasificación.
  • Las enfermedades autoinmunes se producen cuando el sistema inmune ataca estructuras propias, en vez de limitarse a las extrañas a nuestro cuerpo. La psoriasis, algunos problemas de tiroides, el lupus, o la diabetes tipo I son enfermedades autoinmunes.
  • Las enfermedades inflamatorias tienen en común un proceso bioquímico inflamatorio. El asma, la periodontitis, la sinusitis o la enfermedad de Crohn son enfermedades de tipo inflamatorio.

 

 

Tipos de enfermedades según su posibilidad de contagio

 

De acuerdo a la posibilidad de contagio podemos clasificar las enfermedades en transmisibles o no transmisibles. Las transmisibles pueden contagiarse y requieren cuidados específicos para que no se pasen de persona a persona: el cólera, la tuberculosis, o el SIDA son ejemplos de ello. Las enfermedades no transmisibles no se contagian, sino que depeden de factores genéticos, ambientales, o incluso de hábitos: el infarto de miocardio, el asma, o el cáncer son enfermedades no transmisibles.

 

 

Clasificación de enfermedades para su estudio epidemiológico: CIE, DSM, etc.

 

¿Has visto alguna vez un número al lado del diagnóstico en tu informe de alta? Por ejemplo:

  • 365.04 Hipertensión ocular

 

Esos códigos clasifican a las diferentes enfermedades conocidas, de manera de poder hacer un estudio poblacional de las enfermedades con facilidad. Hay varios sistemas de clasificación. Este en particular se llama CIE-9, o Clasificación Internacional de Enfermedades versión 9, y lo instauró la OMS en el año 1977. El CIE-10 también existe , aunque la codificación es muy distinta, y coexiste con la versión 9.  Por ejemplo, la hipertensión ocular en el CIE-10 tiene 4 códigos:

  • H40.051 Hipertensión ocular, ojo derecho
  • H40.052 Hipertensión ocular, ojo izquierdo
  • H40.053 Hipertensión ocular, bilateral
  • H40.054 Hipertensión ocular, ojo no especificado

 

La salud mental también tiene su manual de clasificación epidemiológica, el DSM (por la sigla en inglés Diagnostic and Statistic Manual of mental disorders, “manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales). Aunque el CIE también tiene una parte dedicada a problemas mentales, el DSM es más específico de psiquiatría y está dedicado a profesionales de este campo. En este momento está vigente el DSM versión 5.

 

Todo este trabajo se realiza para poder cuidarnos mejor: cuanto mejor estudiemos las enfermedades, más fácilmente podremos atacarlas y mantener nuestra salud.