La importancia de la vitamina B6

El nombre de vitamina B6 se le da a tres moléculas con estructura y actividad biológica similar, pero ligeramente diferentes: piridoxina, piridoxal, y piridoxamina. A través de diferentes rutas metabólicas estas tres moléculas forman la misma molécula, el piridoxal fosfato, responsable de las actividades biológicas que asociamos a la vitamina B6.

 

 

¿Qué funciones cumple la vitamina B6 en nuestro organismo?

 

El piridoxal fosfato es una coenzima, es decir, es una estructura que acompaña a una enzima. Las enzimas son proteínas que realizan una función química específica en nuestro organismo, y cuando necesitan de una coenzima son incapaces de trabajar sin ellas. Como el piridoxal fosfato acompaña a una gran cantidad de enzimas, veremos que está muy presente en muchas reacciones de nuestro organismo:

  • Metabolismo de los aminoácidos: los aminoácidos son los “bloques constructores” de gran cantidad de estructuras y enzimas de nuestro cuerpo, y su transformación y aprovechamiento depende de la vitamina B6.
  • Aprovechamiento del selenio de la dieta.
  • Síntesis de niacina.
  • Gluconeogénesis: la gluconeogénesis, es decir, la síntesis de glucosa que se produce en nuestro organismo, requiere de piridoxal fosfato en uno de los pasos intermedios.
  • Neurología: la vitamina B6 está involucrada en la síntesis de los neurotransmisores adrenalina, noradrenalina, serotonina, y GABA, lo que hace del piridoxal fosfato un pilar del buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso.
  • Transporte de oxígeno: el piridoxal fosfato se une a la hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno en nuestro cuerpo, para aumentar la capacidad transportadora de oxígeno de la hemoglobina.
  • Salud cardiovascular: se ha visto que valores bajos de vitamina B6 están asociados a un mayor riesgo de enfermedades coronarias, de hipertensión, y de problemas cardíacos.
  • Inmunidad: se sabe que valores bajos de vitamina B6 impactan en la producción de anticuerpos y en el buen funcionamiento de los mecanismos de defensa, entre otros aspectos clave de nuestro sistema inmune.

 

 

¿Dónde se encuentra la vitamina B6?

 

La vitamina B6 es una vitamina que está muy distribuida en muchos alimentos, es decir, una gran cantidad de alimentos tiene al menos una pequeña cantidad de vitamina B6. Algunos alimentos que destacan en su contenido de vitamina B6 son las carnes, los granos integrales y nueces.

 

Otra fuente de vitamina B6 es la flora intestinal. Nuestras bacterias intestinales nos ayudan a través de dos mecanismos diferentes: por un lado pueden sintetizar vitamina B6, y por el otro “rescatan y reciclan” piridoxal fosfato que estaba destinado a perderse luego de ser utilizado en reacciones del cuerpo.

 

Los seres humanos necesitamos entre 1.2-2.0 mg de vitamina B6, dependiendo de factores como edad o sexo. La abundancia de la vitamina B6 en los diferentes alimentos y la posibilidad de nuestra flora de colaborar con el metabolismo del piridoxal fosfato son las responsables de los buenos niveles de vitamina B6 de los que usualmente disfrutamos los humanos. Las carencias de vitamina B6 no se suelen asociar a un problema alimentario (que los hay, pero son poco frecuentes) sino más bien a problemas de absorción o metabólicos que dificultan el uso de la vitamina B6. Es más común ver que las malas dietas causan niveles sub-óptimos de vitamina B6 que una deficiencia clínica.

 

 

¿Qué pasa cuando hay carencia de vitamina B6?

 

La deficiencia clínica de vitamina B6 puede cursar con síntomas variados. Debilidad, insomnio, problemas de sensibilidad por mal funcionamiento de los nervios (neuropatías), estomatitis, y problemas inmunes se cuentan entre los problemas causados por la falta de vitamina B6. Los niveles subóptimos se ven en enfermedades inflamatorias como la artritis o colon irritable, pero aún no se ha demostrado una relación causal entre el nivel de vitamina B6 y estas enfermedades.

 

Muchas sustancias pueden favorecer la eliminación de la vitamina B6. El alcohol aumenta la eliminación a través de un mecanismo interesante: uno de sus productos metabólicos, el acetaldehído, favorece la separación de piridoxal fosfato de las enzimas con las que trabaja. El piridoxal fosfato libre se elimina con facilidad, bajando el nivel de vitamina B6 de nuestro organismo. Además, el acetaldehído favorece la separación de piridoxal fosfato en fosfato y piridoxal, eliminándose el piridoxal aún más fácilmente. Otra sustancia que dificulta el trabajo de la vitamina B6 es la isoniazida, una molécula utilizada para combatir la tuberculosis. La isoniazida es capaz de unirse directamente a la vitamina B6 impidiendo su transformación en piridoxal fosfato y su buen funcionamiento, por lo que a los pacientes con tuberculosis se les suplementa con vitamina B6 para evitar problemas de salud debidos al uso de isoniazida.

 

 

¿Qué sentido tiene la suplementación con vitamina B6?

 

Si la carencia de vitamina B6 es tan poco frecuente ¿por qué se utilizan complementos alimentarios con vitamina B6? Por un lado, para asegurar que no haya carencia subclínica de vitamina B6, los multivitamínicos añaden la vitamina B6 a su fórmula. Por otro lado, algunos estudios han mostrado que tomar vitamina B6 puede causar beneficios a personas que no tienen carencia de esta vitamina. Entre ellos:

  • Dosis altas, de hasta 200 mg/día, han servido en algunos casos para aumentar la síntesis de glóbulos rojos en pacientes con determinados tipos de anemia.
  • La vitamina B6 parece ayudar a prevenir complicaciones de la diabetes mellitus debidas a la glicación de proteínas y mejora la tolerancia a la glucosa.
  • El síndrome premenstrual puede mejorar con dosis altas de vitamina B6.

Estos beneficios no tienen el mismo nivel de evidencia a su favor que medicamentos más establecidos para estas patologías, y se han visto sobre todo en ensayos pequeños, por lo que a veces es difícil reproducir los resultados en la población general. Consulta con un profesional de la salud si crees que puedes beneficiarte del uso de dosis altas de vitamina B6: no todas las anemias ni todos los casos de diabetes son iguales, por lo que los resultados que puedas obtener pueden variar dependiendo de tu caso particular.