Vitaminas, Respuestas de Salud

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes son un grupo de moléculas que protegen a nuestro cuerpo del daño oxidativo. La vitamina E, los polifenoles de la uva, la vitamina C, la luteína, el licopeno del tomate… muchas moléculas pertenecen a la categoría de los antioxidantes. Pero ¿qué es exactamente el daño oxidativo? ¿Por qué hay tantas moléculas antioxidantes? ¿Podemos “pasarnos” de antioxidantes? Resolvemos las dudas más frecuentes respecto a los antioxidantes en este artículo.

¿Qué es el daño oxidativo?

El daño oxidativo es el daño que sufre una molécula por procesos de oxidación. La palabra óxido nos hace pensar en un metal corroído… pero en química el concepto es más amplio. Oxidación es lo que le pasa a un átomo (muchos átomos, no solamente un metal) cuando pierde electrones en una reacción química; esos electrones que faltan dejan a ese átomo incapaz de interactuar con otros átomos y moléculas de la misma manera que lo hacía antes, forzando cambios en la molécula original. Por ejemplo, cuando un metal se oxida pasa de ser un material duro y resistente al paso del tiempo a ser un material que mancha, que se deshace al tocarlo y que no da tanto soporte como un metal sin oxidar.

En los sistemas vivos pasa algo similar.  Varias reacciones químicas que se dan en nuestro organismo, ya sea como resultado de nuestro propio metabolismo o tras la exposición a factores como la luz solar, el humo de tabaco o ciertas toxinas, generan moléculas llamadas radicales libres. Los radicales libres son moléculas que pueden robar un electrón a nuestras moléculas orgánicas con mucha facilidad, desestabilizándolas, cambiando su capacidad de interaccionar con otras moléculas e impidiendo que cumplan su función. Cuando esto pasa decimos que las moléculas han sufrido daño oxidativo. El daño oxidativo se ha relacionado con enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedades respiratorias o enfermedad de Parkinson entre otros problemas de salud.

¿Cómo funcionan los antioxidantes?

Los antioxidantes son moléculas que reaccionan con mucha facilidad con los radicales libres, desactivando su capacidad de daño. Son un verdadero escudo, pues absorben ellos el daño para evitar que nuestras moléculas sean afectadas. Sus estructuras les permiten interactuar con muchos tipos de radicales libres, evitando el daño oxidativo allí donde pueda aparecer.

¿Qué tipos de antioxidantes hay?

¡Muchos! Algunos antioxidantes son sintetizados en el cuerpo humano, mientras que otros son exógenos y provienen de la dieta. La lista de antioxidantes es muy larga:

  • Vitaminas. Las vitaminas C y E son dos antioxidantes muy buenos. Se aprovechan como antioxidantes en aplicaciones medicinales, cosméticas y alimentarias.
  • Moléculas vegetales. Muchas frutas, verduras y plantas con valor medicinal son ricas en antioxidantes. Flavonoides, carotenos, catequinas y otras moléculas son utilizadas como complementos alimenticios y como materia prima en los cosméticos
  • Enzimas. Las enzimas son proteínas que permiten que se realice una reacción química con facilidad. Las enzimas antioxidantes suelen tener un átomo metálico en su interior como el cobre, el zinc o el selenio, átomo metálico que resulta fundamental para llevar a cabo su función.

¿Es bueno tomar antioxidantes?

Sí, pero sin pasarse. Muchos antioxidantes provienen naturalmente de nuestra dieta, como las vitaminas y los minerales. También se comercializan antioxidantes para tomar como complemento alimentario, pues hemos visto beneficios de salud tomando antioxidantes (hemos hablado más en artículos al respecto, como el de la vitamina C, la vitamina E o la coenzima Q10). Pero tampoco conviene tomar antioxidantes en cantidades mayores a las recomendadas por las autoridades sanitarias y alimentarias:

  • Dosis masivas de antioxidantes no protegen más nuestra salud que “dosis normales”, pero el comprarlas sí afecta a nuestro bolsillo.
  • Dosis altas de beta-caroteno (una forma de vitamina A) puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón en fumadores.
  • Dosis elevadas de vitamina E podrían aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

Si crees que los antioxidantes te serían de utilidad, coméntalo con tu farmacéutico de confianza. En tu farmacia te ayudarán a valorar si necesitas o no añadir antioxidantes a tu dieta, sabrán recomendarte cuál o cuáles pueden beneficiarte y te indicarán cómo tomarlos correctamente. 

facebook twitter linkedin