Salud, Respuestas de Salud

¿Qué es la adrenalina?

|

La adrenalina o epinefrina es una molécula que actúa como neurotransmisor, como hormona e incluso como medicamento. Químicamente hablando es una catecolamina, una molécula relativamente sencilla, y es la responsable de preparar a nuestro cuerpo para reaccionar en situaciones de estrés. Pero, ¿Cómo se sintetiza la adrenalina? ¿Qué efectos causa en nuestro cuerpo? ¿Por qué se utiliza como medicamento? Te contamos todo esto en este artículo.

¿Por qué la adrenalina es una hormona?

Porque cumple con la definición de “sustancia química secretada por una glándula que alcanza el o los órganos en los que actúa a través de la sangre”. La adrenalina es sintetizada por la médula de las glándulas suprarrenales. Cuando nuestro cerebro recibe un estímulo para activar nuestro cuerpo (deseo de hacer deporte, huir de un agresor, defendernos en una situación de riesgo, un golpe emocional) se “da la orden” a las glándulas suprarrenales de liberar adrenalina a la sangre. El transporte sanguíneo lleva a la adrenalina por todo el cuerpo para que interactúe con órganos que contienen receptores adrenérgicos; la unión de la adrenalina con estos receptores estimulará cambios bioquímicos en el interior de las células de los diferentes órganos.

Los efectos de la adrenalina son muchos y muy variados, entre ellos:

  • Corazón: aumenta el ritmo cardíaco, la contractilidad cardíaca, y la conducción eléctrica. El corazón se prepara para bombear más y mejor.
  • Arterias: se contraen los músculos de las arterias, aumentando la tensión. La sangre y los líquidos se reparten mejor por el organismo.
  • Ojos: se favorece la midriasis (apertura de la pupila). Entra más luz al ojo, vemos mejor lo que nos rodea.
  • Pulmones: aumenta el ritmo respiratorio y se dilatan los bronquios. Somos capaces de ingresar más oxígeno, necesario cuando “nos activamos”.
  • Hígado: se estimula la glicogenolisis, es decir, el consumo de glucógeno (macromolécula que sirve como reserva de glucosa). Tenemos más energía disponible para gastar.
  • Páncreas: aumenta la secreción de glucagón y baja la secreción de insulina.  Entre ambos aumenta la cantidad de glucosa disponible en sangre.
  • Piel: se contraen los músculos piloerectores, es decir, “se nos ponen los pelos de punta”. Los humanos no aprovechamos mucho esta posibilidad, pero en los animales aún es útil como defensa.
  • Tejido adiposo: se estimula la lipólisis. Más energía disponible para los músculos, esta vez proveniente de las grasas y no de los azúcares.
  • Intestinos: se relaja el músculo intestinal y aumenta el tono del esfínter anal. Los momentos de huida o pelea son malos momentos para ir al baño. Lo mismo pasa con el tracto urinario.
  • Útero: la adrenalina puede retrasar el parto. En momentos de riesgo parir es mala idea.

Todas estas reacciones están muy coordinadas y permiten que todos nuestros órganos se activen en coordinación con el fin de aumentar nuestra capacidad de movimiento, facilitar la huida o la defensa contra atacantes.

¿Por qué la adrenalina es un neurotransmisor?

Porque es capaz de transmitir un impulso nervioso en la sinapsis neuronal, es decir, de una neurona a otra. Existen neuronas que utilizan adrenalina en el hipotálamo y en el tronco encefálico (dos órganos de nuestro sistema nervioso central) pero son muy pocas en comparación con las neuronas que usan otros neurotransmisores. Las neuronas que usan adrenalina en el sistema nervioso central están relacionadas con el control central de la presión arterial y con la integración de estímulos para lograr una respuesta cognitiva y/o emocional adecuada en diferentes situaciones

¿Por qué la adrenalina es un medicamento?

Porque hemos sabido aprovechar los efectos de la adrenalina para más de una situación médica:

  • La anestesia inyectable (lidocaína, artecaína, mepivacaína) se combina con adrenalina para controlar la zona en la que la anestesia es activa. Al anestesiar una parte del cuerpo queremos que se pierda sensibilidad sólo en la parte en la que vamos a trabajar, no que la sangre reparta la anestesia y acorte su efecto. La adrenalina genera vasoconstricción local, dificultando que la sangre se lleve la anestesia y permitiendo que la anestesia permanezca durante más tiempo en el sitio de la inyección.
  • La adrenalina es útil para contrarrestar los síntomas de un shock anafiláctico. En las alergias severas se produce una vasodilatación importante con bajada de tensión, broncoconstricción, cierre de la garganta por edema y otros síntomas debido a una reacción inmune exagerada. La adrenalina por vía intramuscular relaja las vías aéreas, sube la tensión y participa en el control del edema, ayudando a revertir el shock anafiláctico.
  • La adrenalina inyectable es útil en la reanimación cardiopulmonar (junto con otras medidas) ya que estimula al músculo cardíaco. Puede inyectarse por vía intramuscular, intravenosa o incluso intracardíaca.
  • El Epistaxol® es un medicamento para parar el sangrado nasal. Contiene adrenalina, que gracias a su efecto vasoconstrictor cierra los vasos sanguíneos que se han roto y disminuye la pérdida de sangre.
  • El efecto dilatador sobre la pupila del ojo (midriasis) se aprovechó para diseñar colirios para el tratamiento del glaucoma de ángulo abierto y la hipertensión ocular; fueron parte del arsenal terapéutico básico hasta que surgieron moléculas mejores. Hoy en día se utiliza en algunas cirugías intraoculares para fijar la pupila durante el procedimiento.

Cada una de estas funciones tiene una dosis y una preparación diferente, pues no es lo mismo reiniciar el corazón que parar un sangrado, ni poner un medicamento en un sitio “sucio” como la zona anterior de la cavidad nasal que en una zona estéril como el interior de los ojos o las venas. Algunos de estos medicamentos te los puedes aplicar tú mismo o pedirle a alguien de tu familia que lo haga, como el Epistaxol® o las inyecciones contra las reacciones alérgicas, mientras que otros sólo los aplican médicos y enfermeros. También para utilizar medicamentos que contienen adrenalina puedes contar con tu farmacéutico de confianza, que sabrá ayudarte a utilizar correctamente tu medicación.