Vitaminas durante el embarazo ¿Qué tomar?

Hasta hace unos años era muy común escuchar “ahora tienes que comer por dos” al decir que estabas embarazada. Esa frase ha quedado obsoleta, ya que hoy sabemos no es recomendable que la madre gane peso innecesariamente durante el embarazo. Por el contrario, es necesario que los nutrientes de la dieta sean los suficientes para suplir las necesidades tanto de la madre como del hijo.

Una dieta bien planificada, adaptada a una mujer embarazada, debería bastar para proveer de nutrientes a los dos, pero con el estilo de vida que llevamos muchos ginecólogos prefieren prevenir problemas recetando suplementos con aporte extra de nutrientes. Te contamos en este post cuáles son algunos de los productos más comunes en los complementos alimenticios para embarazada.

Ácido fólico en el embarazo

El ácido fólico en el embarazo es fundamental en cantidades adecuadas. La alta demanda del feto puede causar anemia por déficit de folato a la madre, y la falta de folato en el feto puede causar problemas en el desarrollo del sistema nervioso, específicamente en el llamado “tubo neural”.

¿Cuál es la dosis recomendada de ácido fólico en el embarazo?

La dosis recomendada de ácido fólico durante el embarazo es de entre 0,4-5 mg son, dependiendo sobre todo de la existencia de problemas en embarazos anteriores y del estado nutricional de la madre.

El ácido fólico se receta a la madre incluso antes de la concepción, cuando ya está buscando el niño, para asegurar que no haya carencias desde el inicio.

¿Qué alimentos contiene ácido fólico?

Hay muchos alimentos ricos en ácido fólico, o en su forma química llamada “folato” como por ejemplo:

  • Carnes
  • Brócoli
  • Espinaca
  • Levadura de cerveza

 

Sin embargo, varias formas de cocción pueden disminuir la cantidad de ácido fólico disponible. Además, hay alimentos que cuando se consumen juntos pueden dificultar la absorción de folato, y el estado nutricional de la madre puede dificultar su aprovechamiento, por lo que no se suele confiar en la dieta para asegurar las cantidades de folato necesarias en el embarazo.

Entre los problemas dietarios y la severidad de las consecuencias, esta vitamina se recomienda a todas las embarazadas.

Hierro en el embarazo

El hierro no es una vitamina exactamente, sino un mineral. Se encuentra en los glóbulos rojos combinado con una proteína para formar la hemoglobina, responsable del transporte de oxígeno desde los pulmones al cuerpo.

El hierro también es importante en otras reacciones químicas del organismo y en el transporte de anhídrido carbónico desde todo el cuerpo hacia los pulmones. Durante el embarazo se necesita más hierro para poder oxigenar tanto a la madre como al feto, casi el doble que lo que se necesita normalmente.
Su carencia lleva a una enfermedad llamada anemia ferropénica, por lo que el hierro se ha incorporado a muchos de los complementos para embarazadas existentes en el mercado.

Vitamina D en el embarazo

La vitamina D durante el embarazo permitirá el buen desarrollo de huesos, dientes, ojos, y piel del feto, entre otros.

Su carencia durante el embarazo está asociada a bajo peso al nacer, hipocalcemia neonatal, e incluso preeclampsia. Se añade a las vitaminas prenatales porque la dieta y la exposición al sol a veces no son garantía de suficiencia de vitamina D.

Yodo en el embarazo

El yodo suele añadirse para evitar problemas de hipotiroidismo congénito en los niños, ya que el buen funcionamiento de la glándula tiroides depende de tener cantidades adecuadas de yodo para sintetizar hormona tiroidea.

Sin embargo, no hay que pasarse. El exceso de yodo está relacionado con problemas tiroideos también, con lo que el médico puede recetar un complemento con yodo o sin yodo en función de las necesidades de cada mujer.

Calcio en el embarazo

El calcio es otro mineral fundamental en el embarazo, ya que permite el buen desarrollo de huesos y dientes del feto. No es muy común que esté presente en los complementos prenatales porque el calcio suele ser fácil de obtener de la dieta. Entre los alimentos ricos en calcio encontramos:

  • Lácteos
  • Brócoli
  • Sardinas
  • Alimentos fortificados con calcio

 

Es raro que haya una carencia de este mineral en la dieta de una embarazada. Si el médico cree que necesitas un complemento con calcio lo usual es recetarlo en una forma farmacéutica que sólo te aportará calcio.

Otros suplementos durante el embarazo

El complemento básico es el ácido fólico, y los demás nutrientes que mencionamos suelen estar en casi todos los complementos. Pero es posible que los complementos que tomas contengan más nutrientes, ya que cada marca comercial se diferenciará añadiendo diferentes vitaminas, o minerales, o ácidos grasos omega 3.

Tu médico te ayudará a escoger entre unos y otros, pero recuerda que estos suplementos no deben sustituir a una dieta balanceada.