El tratamiento de problemas de salud con plantas medicinales es una de las formas más antiguas de tratamiento. La farmacia de la antigüedad utilizaba compuestos vegetales, puros o con una cierta transformación, y dependía sobre todo de las plantas del entorno.

Cada boticario, cada preparador de medicamentos de la antigüedad, conocía las plantas medicinales de su entorno. Muchas veces acertaron con sus propiedades medicinales, otras veces se las atribuyeron erróneamente, pero lo importante era que sabían qué ofrecía la Naturaleza, y qué se podía aprovechar. Pero cuando se quería compartir información empezaban los problemas: ¿quién “bautizaba” a una planta, y qué criterios seguía? ¿Cómo podemos hablar todos el mismo idioma para identificar plantas y animales, y curar sin errores a las personas?

¿Dónde nació la taxonomía?

La disciplina que clasifica a los seres vivos, la taxonomía, tiene raíces en la antigua Grecia. Aristóteles inventó un sistema basado en las capacidades de los seres vivos: separó plantas de animales, y luego clasificó en función de propiedades tales como ¿en qué medio viven? ¿pueden volar? Fue una clasificación binomial que sobrevivió bastante bien a lo largo de los siglos añadiéndose preguntas, pero a medida que se descubrían más especies el sistema iba mostrando sus fallos.

La situación llegó a tal caos que una misma planta podía recibir varios nombres, dependiendo en qué se había fijado uno u otro botanista al nombrarla. La confusión duró hasta el año 1735, en el que Carl von Linné, o Linneo, publicó una propuesta de clasificación de los seres vivos que, de cierta manera, sigue vigente hasta hoy.

¿Quién fue Carlos Linneo?

Carlos Linneo nació en Suecia en el año 1707. Desde pequeño mostró afición por las plantas, cosa que su padre estimuló enseñándole el nombre de las plantas que tenían en el jardín familiar y dándole un trozo de jardín para cultivar.

Estudió medicina en Lund y en Upsala, y sus primeros trabajos académicos giraron alrededor de la botánica. Realizó inventarios de jardines e invernaderos, trabajó en jardines botánicos, y estudió los sistemas de clasificación realizados por los botanistas anteriores.

La obra de Carlos Linneo, el Sistema naturae

Todo esto fue la antesala del Sistema naturae, una obra en la que propone un sistema de clasificación de los seres que encuentra en la Naturaleza. Carlos Linneo, publicó una primera edición en el año 1735, y la última edición supervisada por él se publicó entre 1766-1768.

En su obra Linneo propuso la clasificación en tres reinos (animal, mineral y vegetal) y luego subdividió cada uno de estos reinos en subcategorías o “taxones” llamadas orden, clase, género y especie, a partir de características que podía observar en los seres vivos. Los últimos dos taxones, género y especie, son los que se utilizan para identificar a los seres vivos.

Esta clasificación fue tan útil que se mantiene hasta el día de hoy: se han creado nuevas clases, se han añadido nuevos taxones, e incluso se han cambiado algunas clasificaciones a medida que se conoce mejor al ser vivo que se estudia, pero la nomenclatura para “bautizar” las especies creada por Linneo aún se utiliza. Por ejemplo el hipérico, llamado también “Hierba de San Juan”, o “St. John’s Wort” en países de habla inglesa, recibe el nombre de Hypercum perforatum L., basado en su género y especie respectivamente. La L indica “Linneo”: Linneo la clasificó y le dio el nombre, y así conocemos hoy internacionalmente a la planta.

La obra Species plantarum

En el año 1753 publica el Species plantarum, libro en el que clasifica más de 7300 especies vegetales utilizando su sistema. Muchos alumnos suyos viajaron alrededor del mundo y le enviaron nuevas plantas para que clasificara, dando a conocer su nuevo sistema con los viajes. A Linneo se le conoce como “el padre de la botánica moderna” por estos trabajos: su simplicidad, clasificando plantas en función de aspectos sencillos de mirar en una flor, supuso un cambio importante para la botánica de los años siguientes.

La taxonomía fue ajustándose en los siguientes siglos, pero el siguiente gran cambio se produjo alrededor del año 1940, cuando se propuso agrupar a los seres vivos en función de ancestros comunes que tienen las distintas especies.

La tecnología que permite estudiar en ADN facilitó esta nueva forma de clasificar los seres vivos, ya que se pueden buscar elementos comunes en el código genético. Pero el sistema de Linneo no ha sido desbancado completamente, sino que coexiste con el nuevo, demostrando el genio del padre de la botánica.

https://en.wikipedia.org/wiki/Carl_Linnaeus
https://hipertextual.com/2018/09/carlos-linneo-responsable-catalogar-homo-sapiens-resto-especies