Salud, Respuestas de Salud

Síntomas, tratamiento y prevención de la gonorrea

|

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria Neisseria gonorrheae. La prevalencia en Europa, según la OMS, es de las más bajas del planeta (0,3% de la población europea) mientras que en otros sitios llega casi al 2% (1.9% de mujeres africanas y 1.6% de hombres africanos).  No tiene síntomas “específicos” que puedan indicarte con seguridad que estás frente a esta enfermedad, por lo que el diagnóstico debe hacerlo un médico a través de tus síntomas, las preguntas que te hace y las analíticas de laboratorio que te manda. Te contamos hoy cuáles son los síntomas de la gonorrea, cómo se trata y cómo prevenirla.

¿Cómo se contagia la gonorrea?

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual, por lo que requiere algún tipo de acto sexual sin protección para contagiarse:

  • Sexo anal
  • Sexo oral (tanto dar como recibir)
  • Sexo vaginal
  • Compartir juguetes sexuales sin cubrirlos con preservativo.

Hay una excepción al contagio por vía sexual: una mujer embarazada puede contagiar a su hijo durante el parto, infectándole los ojos u otros órganos.

¿Qué síntomas causa la gonorrea?

Muchas veces no causa síntomas y la persona ignora que está contagiada. Cuando causa síntomas y signos pueden variar según el paciente:

  • Gonorrea en las mujeres: más cantidad de flujo vaginal, dolor al orinar, sangrado vaginal entre períodos menstruales, dolor abdominal, dolor pélvico.
  • Gonorrea en los hombres: dolor al orinar, descarga de líquido purulento por la punta del pene, dolor o inflamación testicular.
  • Gonorrea rectal: picor en el ano, descarga de líquido purulento por el recto, manchas de sangre en el papel higiénico, dificultad para defecar.
  • Ojos: dolor en los ojos, sensibilidad a la luz, lagañas purulentas.
  • Garganta: puede haber dolor de garganta y ganglios inflamados.

Si alguno de estos síntomas te hace sospechar que tienes gonorrea, o un compañero/a sexual los presenta, no dudes en consultar a tu médico. Tu pareja puede tener síntomas, pero tú ser un caso asintomático, por lo que no esperes a que aparezcan síntomas para consultar. La gonorrea no tratada puede desembocar en infertilidad, abortos espontáneos, enfermedad inflamatoria pélvica, artritis séptica (una inflamación de las articulaciones muy dolorosa), endocarditis (infecciones cardíacas) y problemas de piel. Además, la gonorrea sensibiliza al cuerpo y facilita el contagio del VIH. En cambio, si se trata a tiempo, la gonorrea puede curarse.

¿Cómo se trata la gonorrea?

Hasta el descubrimiento de los antibióticos la gonorrea se trató con muchas cosas, ninguna exitosa. Sangrías, baños de vapor, dietas estrictas y tratamientos con sales de mercurio que oscurecían los dientes o intoxicaban al paciente estaban a la orden del día. Recién en el siglo XX apareció un tratamiento efectivo: los antibióticos. Pero la gonorrea fue pasando por varios tratamientos y haciéndose resistente a casi todos ellos. Una breve cronología a nivel mundial de los antibióticos utilizados contra la gonorrea sería la siguiente:

  • Sulfonanamidas, utilizadas allá por la década de 1930
  • Penilicina, cuando en la década de 1940 la gonorrea ya era resistente a las sulfonamidas. Se utilizó hasta 1980 aproximadamente.
  • Tetraciclina (1940 aprox) como alternativa a la penicilina para los alérgicos.
  • Estreptomicina (1960 aprox) cuando la tetraciclina dejó de funcionar en varios casos. A la mitad de la década de 1970 ya no funcionaba en casi ningún caso.
  • Fluoquinolonas (1990 aprox), discontinuadas en la primera década del siglo XXI.
  • Cefalosporinas (década del 2000-actualidad). La más usada es la ceftriaxona. Inicialmente utilizadas por vía oral, hoy se recomiendan como inyectables.
  • Azitromicina por vía oral a partir del 2015 junto con las cefalosporinas (tratamiento dual).

Lamentablemente la gonorrea hoy es considerada una superbacteria y algunas cepas son resistentes a casi todos los tratamientos conocidos. El tratamiento estándar para la gonorrea no complicada durante los últimos diez años en España ha sido:

  • Ceftriaxona inyectable + Azitromicina oral
  • Gentamicina inyectable + Azitromicina oral como segunda opción (cuando hay resistencia bacteriana, no hay disponibilidad del medicamento o se es alérgico a la ceftriaxona)

Pero si la gonorrea está en la garganta o en el recto el tratamiento puede cambiar. Y debido a la resistencia a los antibióticos en las diferentes partes del mundo este plan de tratamiento se adecúa a cada paciente. Se comienza con el tratamiento estándar, pero después hay citas de seguimiento para verificar la curación de la persona, pues pueden desaparecer los síntomas pero seguir habiendo infección.

¿Cómo se previene la gonorrea?

Hay algunas medidas que puedes considerar aplicar durante tus relaciones sexuales para minimizar la posibilidad de contagio de gonorrea y otras enfermedades de transmisión sexual:

  • Utilizar preservativo durante toda la relación sexual, no solamente un rato antes de la eyaculación.
  • Utilizar barreras de látex o poliuretano para practicar sexo oral.
  • Utilizar juguetes sexuales recubiertos con un preservativo, preservativo que ha de cambiarse al cambiar el o la usuaria del juguete sexual.
  • Mantener relaciones sexuales monógamas
  • Realizar analíticas a ambos miembros de la pareja antes de decidir utilizar anticoncepción diferente al preservativo (anticonceptivos orales, DIU, etc).
  • Realizar pruebas de sangre regularmente en caso de tener muchos compañeros sexuales, aunque se utilice preservativo. En este caso no se busca prevenir el contagio, sino prevenir las consecuencias de no tratar a tiempo la enfermedad.
  • Evitar las relaciones sexuales con alguien que manifiesta tener síntomas de gonorrea.

Y si tienes alguna duda sobre tu riesgo de contraer gonorrea no dudes en hablar con tu médico o con tu farmacéutico de confianza. En la farmacia podremos resolver muchas dudas respecto a las enfermedades de transmisión sexual y, si lo vemos oportuno, te derivaremos al médico.