En estos momentos de vuelta a las clases, han aparecido actualizaciones sobre las recomendaciones de ventilación en espacios con flujo de personas. A pesar de que desde los inicios de la pandemia la ventilación natural es y sigue siendo el sistema más recomendado de ventilación, se han publicado recomendaciones que aconsejan complementar la ventilación natural con otros tipos de sistemas.

 

Recordemos en primer lugar como tiene lugar la transmisión del virus:

 

Transmisión por gotas o por contacto: La transmisión de SARS-CoV-2 recordamos que puede ocurrir por contacto directo, indirecto o por contacto estrecho con personas infectadas, mediante secreciones infectadas como la saliva y/o gotas respiratorias que emite la persona cuando tose, estornuda, habla o canta.

Las gotas respiratorias se clasifican en dos tipos, las grandes (entre 5 y 10 µm) y las pequeñas o micro-gotas, de medida inferior o igual a 5 µm, también conocidas como aerosoles. La transmisión directa por gotas respiratorias puede pasar cuando una persona está en contacto estrecho (menos de 1 metro) con una persona infectada con síntomas respiratorios (tos o estornudos) o que esté cantando o hablando. En estas circunstancias, las gotas respiratorias que contienen el virus pueden llegar a la boca, la nariz o los ojos de una persona susceptible y provocar la infección. Es posible también la transmisión indirecta a través de objetos o superficies contaminados por estas secreciones (desde la OMS se acepta esta vía).

Transmisión aérea: La transmisión aérea por aerosoles (gotas pequeñas, micro-gotas menores de 5 micras) se produce por partículas que permanecen suspendidas al aire durante un tiempo variable, a una distancia más grande de 2 metros y especialmente en lugares cerrados con escasa ventilación. Estos aerosoles se pueden generar a partir de la evaporación de gotas más grandes o también cuando se habla o respira. Por el SARS-CoV-2, a pesar de que se han hecho estudios experimentales, la OMS establece que no hay evidencia suficiente sobre la transmisión del SARS-CoV-2 por vía de aerosoles menores de 5 micras fuera de los entornos sanitarios donde se llevan a cabo procedimientos generadores de aerosoles.

 

 

Ventilación natural

 

La solución más inmediata consiste en aumentar la renovación de aire interior con aire exterior sin utilizar instrumentación, es decir, abriendo ventanas y puertas para provocar un flujo de aire. Esta ventilación natural también se puede utilizar como refuerzo del sistema de ventilación propio de edificio. Tendremos que priorizar la ventilación con aire exterior sobre el confort y la eficiencia energética durante la emergencia sanitaria actual de la COVID19. Tendríamos que recurrir a la ventilación cruzada, que consiste en abrir puertas y ventanas de lados opuestos de la tienda, es más efectiva que abrir un solo lado y por tanto preferible. En muy pocos casos conseguimos ventilación suficiente sin ventilación cruzada. El tiempo de ventilación tendría que ser de como mínimo 10 minutos, durante 2 veces al día.

 

 

Recomendaciones generales de ventilación

 

La ventilación es un factor importante para evitar que el virus que causa la COVID19 se propague en espacios interiores. A continuación se presentan algunas medidas en recomendadas por la OMS que pueden mejorar la ventilación interior. Tienen que estudiarse en consulta con un profesional de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

  • Aumenta el porcentaje de aire exterior mediante el modus de ahorro de energía, que permite configurar los sistemas para que utilicen hasta el 100% de aire exterior. Antes de aumentar el porcentaje de aire exterior, comprueba la compatibilidad con la capacidad del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, por lo que hace tanto al control de temperatura y la humedad como la compatibilidad de la calidad del aire exterior e interior.
  • Si es posible, aumenta el flujo de aire total en los espacios ocupados.
  • Desactiva los mecanismos de control de la demanda de ventilación que reducen el suministro de aire en función de la temperatura o la ocupación.
  • Mejora la filtración central del aire:
    • Aumenta la filtración de aire al máximo posible sin que baje significativamente el flujo de aire previsto.
    • Inspecciona la carcasa y los apoyos del filtro para asegurarse de que se ajustan correctamente y trata de minimizar la desviación del filtro.
    • Plantéate poner en marcha el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado con el máximo flujo posible de aire exterior desde 2 horas antes de que se ocupe el espacio y hasta 2 horas después, según las recomendaciones del fabricante.
  • Genera flujos de aire desde la zona de aire más limpio (zona recepción por ejemplo) a la zona de aire sucio (zona azulejos por ejemplo). Por eso, estudia reubicar los difusores o reguladores de admisión y extracción del aire y ajustar las tasas de flujo de admisión y extracción a la zona para establecer diferenciales de presión cuantificables.
  • Asegúrate de que los extractores en las zonas comunes funcionen debidamente y a plena capacidad cuando haya personal en el interior.

En general, en todos los puestos de trabajo, escuelas, alojamientos, etc. tiene que haber aire puro y limpio. La OMS recomienda que se aumente la tasa de ventilación por medios naturales o mecánicos. En caso de que no pueda renovarse el aire, es preciso limpiar los filtros con frecuencia, sobre todo en los lugares donde hay un riesgo mediano o alto de exposición a la COVID-19 para los trabajadores, como pasa con las personas que atienden clientes al comercio minorista.

 

 

¿Y que hacemos ante un positivo?

 

Ante un caso positivo de COVID-19, las autoridades sanitarias recomiendan que el espacio donde se haya alojado la persona sea ventilado durando, al menos 4 horas. La ventilación tiene que empezar al menos dos horas antes de iniciar las tareas de desinfección. Dentro del protocolo de limpieza y desinfección del espacio, se recomienda incluir las rejillas de impulsión y retorno del aire; la extracción, la limpieza y desinfección del filtro de la unidad interior si hay (fancoilSplit); y la limpieza y desinfección de la unidad interior, si existe, pulverizando una solución desinfectando.

 

 

Sistemas de ventilación de la superficie de venta, ¿cuál elegimos?

 

Si la farmacia presenta dificultades para obtener una ventilación satisfactoria, se aconseja el uso de unidades portátiles equipadas con filtros de alta eficiencia (HEPA), ubicadas en los espacios a tratar. Los filtros HEPA tendrán que tener una filtración altamente eficiente del aire, con capacidad de retener los aerosoles en porcentajes superiores al 99,95%, según la norma UNE1822.

Particularmente, consultando la guía del ministerio, nos recuerda que no se pueden usar equipos basados en la generación de ozono en locales presencia de personas y que la OMS también advierte sobre la utilización de lámparas UV-C para desinfectar las manos o cualquier superficie de la piel. Por lo tanto no sería el recomendable este sistema para establecimientos comerciales.

 

 

¿Qué es un filtro HEPA?

 

El término inglés HEPA corresponde a las siglas “HighEfficiency Particulate Air” que lo podríamos traducir como “capturador de partículas de alta eficiencia”. Este tipo de filtro puede eliminar al menos el 99,95% de polvo, polen, bacterias y cualquier partícula al aire con un tamaño de 0,3 micras.

Además de los filtros HEPA, podemos encontrar por debajo los filtros EPA “Efficient Particulate Air” y por encima los ULPA “Ultra Low Pentration Air” Estos tres tipos de filtros se conocen como “filtros absolutos” y vienen regulados por la normativa UNE-EN 1822-1:2020.

Es importante recalcar que un purificador de aire no garantiza la eliminación efectiva de todos los microorganismos patógenos del aire. De hecho, lo más correcto seria decir que el filtro sí que garantiza una eliminación absoluta en función de su clasificación, H13, H14... Lo que no podemos garantizar es que todo el aire de la sala pasará por el filtro. Por lo tanto las medidas como la mascarilla y la higiene de manos son indispensables. Actualmente este tipo de filtros se utilizan en los aviones, quirófanos, salas blancas, filtros por respiraderos y también a secadores de manos eléctricos. No obstante, existe evidencia de que reducen el número de partículas en suspensión.

Si los agujeros del filtro son demasiado pequeños, cuesta mucho hacer pasar el aire por el filtro y tenemos lo que se conoce como pérdida de carga o pérdida/caída de presión, y el motor intentaría mover mucho de aire, pero el filtro no le permitiría. Los purificadores con filtros HEPA, si están bien diseñados, esto ya se ha tenido en cuenta y el ventilador está calculado para poder salvar esta pérdida de carga.

Ahora tendríamos que ver si estos filtros son capaces de bloquear partículas tan pequeñas como un virus, y más concretamente como el virus de la COVID-19. Según la norma EN-1822, los filtros tienen que ensayarse con la partícula del tamaño de máxima penetración (MPPS-Mosto Penetrating Particle Size). Esta norma sitúa el tamaño de la partícula más crítica (MPPS) para cada filtro en una ventana que va desde las 0,12 a las 0,25 micras. Los coronavirus son virus de gran tamaño (dentro del rango de tamaño de un virus). En el caso de la COVID-19, su tamaño se estima entre las 0,12 y las 0,16 micras, por el que según qué filtro HEPA contemplamos podría atrapar incluso virus solos. Por suerte, los virus no se mueven de forma autónoma y generalmente se unen a otro tipo de partículas (sobre todo acuosas), entre ellas las gotas respiratorias, que son el mecanismo principal de transmisión humano-humano. Estas partículas respiratorias tienen una medida superior a las 5 micras. Vemos, por lo tanto, que en este caso la medida está mucho por encima de la medida mínima filtrada por un filtro HEPA (de 0,12 a 0,25 micras) y es aquí, donde los filtros HEPA hacen realmente su trabajo: atrapan las gotas respiratorias (u otras partículas) que tengan adheridos los virus y evitan que salgan del habitáculo, ya sea a un avión, en una habitación de la casa o un lavabo público.

Finalmente tendríamos que saber qué porcentaje de partículas es capaz de bloquear el filtro HEPA y qué porcentaje de partículas pasan a través de él. Una filtración del 100% es imposible, pero este tipo de filtros se quedan cerca: un filtro HEPA H13 es capaz de boquear el 99,95% o superior de las partículas del tamaño de máxima penetración (MPPS).

Es importante por lo tanto, en la selección de estos tipos de sistemas:

  • Decantarse por fabricantes, por el conocimiento de los sistemas y el servicio post-venta.
  • Asegurarse del cumplimiento de las normativas EN-1822 con los certificados correspondientes.
  • Preferiblemente sistemas con filtros HEPA H13 o H14.

Actualmente, hay sistemas con filtros HEPA que permiten certificar la superficie de venta como sala ISO8, equiparable a un quirófano clase C. El equipo tiene que estar certificado y no es sencillo obtener esta certificación. El equipo tiene que tener una construcción muy sólida y estanca.

Artículo con colaboración con:

 

Bibliografía:

https://www.miteco.gob.es/es/ministerio/medidas-covid19/sistemas-climatizacion-ventilacion/guiaderecomendacionesporcovid19ensistemasdeclimatizacion_tcm30-509985.pdf

https://canalsalut.gencat.cat/web/.content/_A-Z/C/coronavirus-2019-ncov/material-divulgatiu/ventilacio-sistemes-climatitzacio.pdf